avatar

Exclusiva laSexta cancela su debate para las elecciones madrileñas a raíz del incidente entre Monasterio e Iglesias
Xbox Time - 'Titanfall' un año desde la llegada de los titanes
XBOX TIME

Xbox Time - 'Titanfall' un año desde la llegada de los titanes

XOne
Categoría: Reportaje
14 de Marzo 2015 | 11:37

Ahora viene quizás la parte más romántica del artículo, podríamos decir, y es que ha llegado el momento de explicar por qué a día de hoy lo pasamos bien jugando a 'Titanfall', y la verdad es que las respuestas que pueda daros son muy obvias, y fácilmente deducibles o visibles para todo aquel que le haya dedicado algo de tiempo al juego.

Lo primero que vale la pena destacar de 'Titanfall' es que, al tratarse de una experiencia cien por cien centrada en el multijugador online, todo ésto se cuidó y se trató con especial mimo, llegando a ser uno de los escasos juegos que utilizan servidores dedicados a día de hoy en consola. Muchas son las compañías, que dicen, aseguran y prometen que sus juegos tendrán servidores dedicados, pero cuando llega la hora de la verdad, las palabras se las llevó el viento y aquí no ha pasado nada. 'Titanfall' cuenta con servidores dedicados repartidos para distintas zonas del mundo (tienes varios en Europa, América...), y eso se nota a la legua a la hora de jugar. Las partidas en el juego de Respawn Entertaiment transcurren a las mil maravillas, y es muy muy difícil encontrarse con una partida que funcione mal, así que en este aspecto, un diez.

El segundo punto positivo que destaco del juego son los diseños de los mapas. Personalmente, pienso que la inmensa mayoría de ellos están increíblemente bien diseñados. Nos encontramos con mapas que son capaces de cuadra a la perfección la convivencia de los pilotos y de los Titanes, una tarea realmente dura de conseguir pero que funciona genial gracias a las habilidades que tienen los pilotos. Los mapas son enormes, para aprovechar y poder disfrutar de ellos cuando estamos montados en el titán, pero lejos de ser tediosos y pesados a la hora de moverte como humano, son increíblemente divertidos, porque tienes un montón de agujeros, casas, tejados, paneles, etcétera, para sacar a relucir tus habilidades con el parkour. De esta forma te plantas de una punta a otra del mapa en un santiamén, además en cada nueva partida se encuentra algún nuevo agujero o rendija que no habías visto en un principio. Y si a esto le añades el uso de una habilidad especial que puede ponerse el piloto como es el Estimulante, que permite moverte durante un tiempo limitado a una velocidad mayor, esto es todavía mucho más divertido. Yo me llego a pasar partidas en las que apenas toco el suelo, además puedes montarte en titanes aliados, tirolinas... Como añadido especial solo comentar que los mapas de DLC son aún mejores que los originales y merece mucho la pena descargarse el Pase de Temporada, y más aún si tenemos en cuenta que lo han puesto gratis el pasado miércoles (11 de marzo), que es cuando se cumplía un año del lanzamiento del juego en territorio americano.

Razones para seguir jugando

El tercer motivo para romper una lanza a favor de 'Titanfall' es la comunión entre titanes y pilotos. Cuando hay titanes de por medio es como jugar a otro juego totalmente distinto dentro del propio título, cambia la jugabilidad, el modo de moverse, absolutamente todo. Esto se disfruta muchísimo cuando después de una serie de partidas de modos como Cazapilotos, uno juega unas partidillas a Último Titán en Pie. Además, los titanes juegan un factor clave y esencial en el transcurso de las partidas, y el utilizar un titán en el momento oportuno puede hacer cambia por completo el signo de la partida y voltearla a tu favor, mientras que un uso prematuro o equívoco solo facilitará más a la debacle de tu equipo. Estos mechas gigantes son el motivo principal por el cual mucha gente cayó en las redes de 'Titanfall' en su día, y no es de extrañar porque es una auténtica pasada. Aquí también podemos añadir el buen trabajo hecho con las armas, que si no hay un arsenal tan vasto como en los juegos de hoy en día, hay un buen número de armas, bien distintas entre ellas y perfectamente balanceadas, que te permiten afrontar las partidas jugando de la forma que mejor se adapte a ti.

Para acabar con esto, merece también una especial mención el hecho de que cuando uno juega a 'Titanfall' todas las partidas resultan distintas, no juegas dos iguales ya que durante el transcurso de la misma van sucediendo distintas fases que pueden hacer cambiar el resultado final por completo. He perdido la cuenta de la cantidad de veces que jugando una partida parecía que íbamos a perder de paliza, y acabar ganando, no te puedes despistar un segundo si no quieres besar la lona.

También juegan un papel importante en esta aleatoriedad las cartas que otorgan habilidades o armas extras, aunque a veces no tienen una influencia positiva en el juego. Si a todo esto le añades el extra de jugar con amigos las partidas ya se vuelven una auténtica locura, sobre todo si te coordinadas medianamente bien, a la hora de lograr los objetivos de equipo, los momentos de sacar titanes, etcétera. La verdad es que, jugado con gente conocida, el juego gana muchísimo, porque se amplían las posibilidades. Por ejemplo, en Captura la Bandera uno puede llevar con su titán al compañero a la base enemiga y traerlo de vuelta, cosas de este estilo que si juegas con gente random es bastante más complicado de realizar.

Razones para seguir jugando

Realmente 'Titanfall' fue un adelantado a su tiempo, dio de pleno en la diana con su fórmula jugable y marcó una diferencia brutal en la forma de presentar a las masas los nuevos shooters. Este estudio fue el primero en romper con el factor más clásico o estandarizado, dejando a un lado la típica jugabilidad "plana" (en el sentido de que se disputa solo en el suelo) y apostando por una jugabilidad vertical y mucho más frenética, de la cual beben algunos de los títulos más importantes del sector a día de hoy como pueden ser 'Call of Duty: Advanced Warfare' o 'Halo 5: Guardians'.

Cuando juegas a un juego de este tipo tienes que prestar atención a cualquier pequeño detalle: en una pared, en un tejado, en el aire, etcétera. Además, el uso del parkour y el jet pack otorga a 'Titanfall' un sello muy personal (y que está perfectamente implementado en el juego), junto a la inclusión del primer gran atractivo que eran esos titanes gigantes, consiguiendo hacer que dentro del propio juego convivan dos jugabilidades totalmente distintas como son la de piloto, en el momento en el que vamos a pie, saltando y corriendo por todos lados, así como la de titán, cuando nos subimos en nuestro mecha a destrozarlo absolutamente todo. El juego te invita a estar constantemente en movimiento, aprovechando la agilidad y las habilidades del personaje, además de encontrarte en un mundo vivo en el cual puedes ver a los bots de los distintos equipos combatiendo encarnizadamente. Todo ello está adornado con un toque que recuerda a las típicas películas de acción, en las cuales el protagonista mantiene contacto con algún compañero que está en la base o realizando tareas de control/seguimiento en la lejanía mientras se infiltra en alguna base o instalación enemiga, todo ello queda destacado por ese momento inicial en el cual recibimos una charla que nos pone en situación de cuál va a ser nuestra misión, y el epílogo final en el cual deberemos evacuar la zona o acabar con el equipo adversario según el resultado de la partida.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.