avatar

Última hora El universo del Batman de Robert Pattinson se expandirá con una serie de HBO
'Trine 4': narrativa y personajes. Así nace una nueva historia
HISTORIA, ARTE Y MECÁNICAS

'Trine 4': narrativa y personajes. Así nace una nueva historia

Por Manu Mora
PC XOne PS4 SWITCH
Categoría: Reportaje
30 de Octubre 2019 | 14:00

Hemos hablado de cómo se crea el mundo de 'Trine 4' y ya hemos visto que es a base de colaboración entre los distintos puntos de vista que puede haber dentro del estudio. Guión, arte y mecánicas son las piezas clave para construir una historia. Pero esta tiene que verse luego en algo más tangible para los jugadores. Y es aquí donde entran en escena los personajes.

'Trine' tiene tres personajes principales muy reconocibles. El gran mago Amadeus, el guerrero Pontius y la ágil Zoya son los emblemas que hacen de 'Trine' lo que es hoy día. Sin embargo a veces pasamos por alto a otro gran protagonista en este juego: el mundo.

Tanto Maija como Charllotta coinciden al decir que siempre han tratado el mundo de 'Trine 4' como un personaje más. Es decir, es algo que tiene personalidad, que evoluciona y que quiere contarnos algo. Por ello es tan importante darle profundidad, mostrar que hay algo más allá de lo que podemos tocar con nuestros movimientos. Que este puente que tenemos aquí está aquí por algo y que lo que vemos detrás forma parte de un mundo tan grande como queramos imaginarnos.

Esto, junto a los personajes protagonistas, dan como resultado un combo que nos cuenta la historia de una forma muy curiosa y personal. Y es que el narrador podríamos decir que forma parte de ese "mundo" tan especial.

Los personajes también evolucionan

El hecho de jugar de nuevo (y por cuarta vez) con Pontios, Zoya y Amadeus hace que estos personajes no puedan quedarse estáticos. Hace muchos años que los conocemos y es importante tener algo que decir acerca de ellos.

Si el juego nos presentase al mismo Amadeus que vimos en 'Trine' o 'Trine 2', posiblemente perderíamos interés en él. No hablamos de habilidades o mecánicas, que también. Nos referimos a la personalidad, la evolución, los detalles que hacen de cada personaje algo único e irremplazable.

Es por ello que una de las tareas de ilustradores y guionistas es, precisamente, determinar hacia dónde van los protagonistas en la historia. ¿Qué hacen, qué dicen, cuándo lo sueltan? Todo esto tiene un porqué y está en este trabajo previo que hay a la hora de realizar el diseño.

El mundo

En este sentido, Maija, que lleva trabajando en la saga desde la segunda entrega, tuvo claro desde un principio hacia dónde iban a ir algunos de los personajes. Pontius es, quizás, el que más ha evolucionado desde el primer título. Ya no es ese guerrero tonto y gordo que era más bruto que un arado. Ahora es alguien con quien empatizas, un personaje tierno, abrazable, casi como un abuelo de los que te regalan caramelos y te achucha hasta que no puedes respirar.

El paso de Pontius por los juegos ha ido dejándonos ver esa faceta más tierna, más personal, del personaje. Además, en 'Trine 4' se han esforzado por darle un toque algo más estilizado que en las entregas anteriores. El resultado es que el guerrero es algo más "fiable" o menos "payaso" de lo que era antes. Y es algo que ha gustado, y mucho.

Por su parte, Amadeus también ha ido evolucionando poco a poco. De un mago algo mordaz y creído hemos ido viendo cómo ha pasado a ser alguien con un toque de gentleman. Un señor en toda regla con educación y con un encanto particular. No podemos olvidar que se trata del mayor y más inteligente de los tres.

Esto sumado a su estilo propio pero algo más elegante en esta entrega hacen que el mago consiga un toque más noble, por así decirlo. Eso sí, sin tocar esos elementos tan característicos como son sus colores turquesa y plateado.

Por su parte, Zoya es quizás la que menos evoluciona, pero porque ya tenía una personalidad bastante fuerte en los anteriores juegos y la evolución debe de ser coherente.

En este sentido, le han querido dar un toque más "realista" al personaje y han buscado hacer que sea más adaptable a los escenarios por los que viajan. La forma de hacerlo ha sido dándole una ropa algo más práctica y que permite ver cómo cambia entre distintos escenarios porque, como todos sabremos, no es lo mismo un campo helado que una playa paradisíaca.

Las conversaciones, el punto fuerte de los protagonistas

Estas decisiones a la hora de desarrollar el personaje tienen que ser captados por los jugadores cuando juegan. Y como cada uno somos de nuestro padre y nuestra madre, hay que intentar que lo vean de una forma muy clara.

Algunos de nosotros posiblemente perdamos de vista los detalles más pequeños de los personajes. ¿Os habéis parado a mirar todo lo que lleva Amadeus en su túnica? ¿O cuántos pinchos tiene Pontius en su armadura? ¿Habéis pensado en porqué Zoya lleva un traje blanco?

Son cosas que, a lo mejor, se nos puede pasar por alto. Y para ello los desarrolladores tienen que darle personalidad a los personajes de otra manera. Y qué mejor manera que la que ya conocemos en 'Trine' desde hace tiempo: la conversación.

Los personajes van hablando entre ellos (y el narrador). Comentan, dicen, exponen sus ideas, hacen chistes o comentarios mordaces... cada uno siempre es fiel a su estilo y es algo que nos permite ver cómo son en realidad más allá de las apariencias.

Son estas conversaciones, las que a veces nos hacen reír, pensar o intuir, las que le dan esa dimensión a los tres protagonistas. ¿Cómo reacciona Amadeus ante un problema y cómo lo hace Zoya? Evidentemente lo hacen de una forma distinta, y eso es importante mostrarlo.

Pero es más, podemos ir un poco más lejos. Hemos hablado de que 'Trine 4' tiene cuatro protagonistas (los tres personajes y el mundo). Pero hemos mentido un poco. Hay un quinto personaje que es muy importante, sobre todo para la historia, y es el príncipe. El antagonista de la historia. Y este personaje es algo diferente a todos los demás.

Si bien Pontius, Amadaus y Zoya son protagonistas porque son los personajes que controlamos y con los que tratamos, Selius es alguien a quien veremos bastante poco. No lo podremos manejar y no lo tendremos en escena, pero a pesar de todo, la idea es que acabemos conociéndolo casi tan bien como al resto de protagonistas.

Pero si no aparece y no se le ve, ¿cómo lo podemos hacer? Pues a través de los elementos que ya tenemos en escena.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.