avatar

E3 2016: Teorías sobre 'Death Stranding', ¿de qué trata el nuevo juego de Hideo Kojima?
4 16
KOJIMA

E3 2016: Teorías sobre 'Death Stranding', ¿de qué trata el nuevo juego de Hideo Kojima?

PS4
Categoría: Reportaje
15 de Junio 2016 | 17:00

Norman Reedus: El elegido, el mesías

El personaje de Reedus es "el elegido" desde el punto de partida. Más allá de que el vídeo se centre exclusivamente en su despertar, lo que denota que Reedus tiene un bagaje importante en este universo cuando despierta y encuentra a cinco figuras acechándolo desde la altitud del cielo.

Death Stranding

Cuando desnudo se incorpora podemos ver una enorme cicatriz en su vientre, y a partir de este punto se abren dos grandes teorías: la más extendida es la del embarazo, y la que nosotros proponemos es la de la desconexión.

Teoría del embarazo y la desconexión

La del embarazo viene a asumir que la cicatriz del personaje de Reedus es la grotesca cesárea a la que se ha visto sometido el hombre para dar a luz al bebé que está a su lado. El bebé sigue llevando adherido un cordón umbilical, y Reedus llora cuando lo toma en brazos.

La segunda teoría en cuanto a la cicatriz, la teoría de la desconexión, propondría lo siguiente: El cordón umbilical del niño no es un cordón en sí, sino que se trata de un cable sintético. Un cable que está unido a algún elemento que hay mar adentro y que absorbe la vitalidad de quien está conectado. Igual al del niño, el personaje de Reedus también habría estado conectado a ese cordón, por lo que la cicatriz no es de cesárea, sino que haberse arrancado el cable del vientre. De esa forma, Reedus sería fugitivo por dos vías, fugitivo porque se zafó de su juego de esposas y fugitivo porque se zafó de esa conexión vital.

Death Stranding

Si miramos con atención las ballenas de la costa, todas muertas, los hilos que están a su alrededor no serían tripas, sino que también serían cables similares a los que tiene el niño. Si fuesen tripas debería ser una maraña de tejido, pero en este caso todos los cables conducen de manera directa mar adentro. Además, y en apariencia, ninguna de las ballenas está abierta en canal.

La alegría de Reedus al ver al niño, por lo tanto, no sería alegría porque sea su hijo, sino por ser un ser una vida en medio de la destrucción. El niño no tarda más que unos segundos en morir, y vemos como, igual que los cordones de las ballenas, las huellas de sus manos se dirigen también al mar.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.