avatar

Análisis de 'Dirt Rally': el mito del género ha vuelto
EN LA ÉLITE DE LA CONDUCCIÓN

Análisis de 'Dirt Rally': el mito del género ha vuelto

XOne PS4
Categoría: Analisis
27 de Abril 2016 | 16:35

A lo largo de la historia de los videojuegos, dos han sido las franquicias que han mandado entre los aficionados a los rallies: 'Colin McRae Dirt' de Codemasters, y 'WRC' de Evolution Studios. Tras la adquisición de la licencia oficial en manos que seguramente podrían sacar más provecho de ella, la esperanza del rally residía en que los primeros retomaran la senda adecuada tras el incomprensible 'Dirt Showdown', un arcade de conducción bueno, pero que poco tenía que ver con la esencia de esta modalidad del automovilismo. Afortunadamente, Codemasters ha cumplido con su cometido, regalando un videojuego que no solo es homenaje al piloto británico que en su momento prestó su nombre al videojuego, sino a todos los aficionados del rally. La espera ha valido la pena.

Dirt Rally

'Dirt Rally' no es un juego nuevo ni mucho menos, ya que hace ya más de un año que apareció en PC -el 27 de abril en concreto-, en Early Access, lo que sirvió para que Codemasters recibiera el feedback necesario para pulirlo y convertirlo en lo que fue en diciembre, cuando su versión completa se puso a la venta en Steam. Ahora, los poseedores de una PlayStation 4 y una Xbox One recibimos esa versión totalmente pulida gracias a meses de trabajo a partir de aquel juego previo.

A falta de licencias, simulación exigente

'Dirt Rally' no hace muchas concesiones al jugador, y es que desactivar las pocas ayudas disponibles hacen que el modo de dificultad pase de ser difícil a algo que podría llamarse "maestro del volante". Cualquiera que haya jugado a 'WRC 5' o 'Sebastien Loeb Rally EVO' va a encontrarse con algo radicalmente diferente para bien, y es que cuesta mucho llegar a dominar y entender la conducción de este juego. No hablamos solo de las físicas o el diferente manejo de cada uno de los vehículos, sino saber adaptarse a cómo se conduce de verdad un coche de rally. No hay ni un solo trazado en todas sus etapas en el que podamos relajarnos, y la tensión que han acumulado mis manos al ponerme al mando y volante de este juego bien puede corroborarlo.

Dirt Rally

Al principio me pasaba de velocidad en las rectas. Al fin y al cabo, son rectas. Por contra, apuraba tanto la frenada en las curvas que el coche salía volando o directamente despeñado. Las horas te hacen ver que no es así como se conduce, sino todo lo contrario: hay ocasiones en que las rectas son nuestro peor enemigo por exceso de confianza, y es que hay que recorrerlas con una suavidad extrema ya que el mínimo bache hacer perder el control y con ello, unos valiosísimos segundos que nos alejarán del objetivo. La misma suavidad hay que aplicar a las curvas, aunque siempre arriesgando para arañar tiempo y dominando totalmente el derrape.

Pero es que cuando consigues comprender esto y no sufres accidentes graves, lo único que consigues es llegar a meta con el coche intacto pero aún así, a varios segundos del líder. Pongamos una decena o más. Hasta este punto es exigente 'Dirt Rally'.

A pesar de la ausencia de la licencia oficial del Campeonato del Mundo de Rally -los coches sí son modelos reales-, la cantidad de trazados no es poca, y mucho menos su variedad. Desde los escenarios nevados de Suecia a Gales, pasando por los estrechísimos trazados de Montecarlo, cada uno de ellos nos hace adaptarnos a su superficie y con ello, cambiar nuestra manera de conducir. La nieve, la tierra, la grava... cada terreno requiere una estrategia diferente y hace que el coche se comporte también de forma distinta. La adaptabilidad es otra de las virtudes que tenemos que poseer para triunfar en 'Dirt Rally', no solo al entorno sino también a los vehículos. Los 46 coches pueden no suponer una cantidad abrumadora, pero tenemos la garantía de que no hay siquiera dos que se conduzcan exáctamente igual.

Dirt Rally

Al carecer de minimapa con el recorrido, el copiloto se convierte en clave, ya que es la única manera de saber qué nos espera en los próximos metros. Se ha implementado especialmente bien, con un doblaje decente -lejos del histriónico de 'Sebastian Loeb Rally EVO'- y su ritmo es el adecuado para prepararnos con la suficiente antelación. Como constante, el apartado sonoro es genial, sobre todo cuando hablamos del motor de los coches o de las ruedas al derrapar sobre asfalto, ya que la banda sonora es irrelevante y apenas juega un papel interesante.

Una cantidad sorprendente de competición

Como decía antes, la ausencia de licencia oficial limita mucho a la hora de crear contenido a todos los niveles, pero Codemasters se ha esforzado por dotar a 'Dirt Rally' de una oferta de modos de juego bastante considerable. Dentro de Trayectoria Profesional vamos a encontrar principalmente todas las competiciones necesarias para estar entretenidos durante mucho tiempo. Solo en el apartado campeonatos nos vamos a encontrar con las tres modalidades disponibles: Pikes Peak, Rally Cross -con multijugador online con un funcionamiento espléndido- y cómo no, los rallies propiamente dichos.

Dirt Rally

Evidentemente, en esta tercera categoría solo vamos a poder empezar accediendo a un coche de gama baja y rallies de solo 4 etapas, haciendo necesario llegar a un mínimo de puntos para desbloquear el siguiente nivel, cosa que no es sencilla en absoluto. Según subimos de categoría, la cantidad de etapas es mayor, así como su extensión en kilómetros. No hay que preocuparse solo de correr y hacer buenos tiempos, sino también de gestionar los recursos del equipo en forma de ingenieros, a los que podemos contratar y mejorar a coste de créditos, la moneda del juego -tranquilos, no hay microtransacciones-. También cada dos etapas hay que reparar el vehículo con un límite de tiempo pero afortunadamente el staff del equipo hace unas recomendaciones bastante eficientes que conviene seguir a no ser que uno sea un verdadero aficionado y sepa en qué le repercute arreglar un aspecto del coche en detrimento de otro.

El progreso es importante no solo como conductores, sino que acumulando kilómetros se desbloquearán nuevos huecos en cada ingeniero para nuevas mejoras. Este puede que no sea un sistema demasiado profundo, así como el de la gestión del equipo en general, pero sí da la sensación de que se ha puesto empeño en crear algo más que una simple sucesión de tramos.

Dirt Rally

Pero también dentro de Trayectoria Profesional tenemos las pruebas diarias, semanales, mensuales y especiales, con dificultad creciente. Este contenido parece heredado de muchos juegos online, e incluso free to play, y que básicamente invitan a volver a 'Dirt Rally' de cuando en cuando porque siempre tiene algo nuevo que ofrecer. Y como mencionaba antes, tenemos también pruebas de rally-cross para hasta 8 jugadores sin rastro alguno de lag, lo que otorga una experiencia competitiva fantástica y con resultados impredecibles debido al comportamiento, también impredecible, de nuestros rivales en carrera.

Codemasters vuelve a ponerse al frente del género

En una edición del podcast de Zonared de hace unas semanas, un buen amigo nos preguntaba si convenía comprar 'WRC 5', 'Sebastian Loeb Rally EVO' o esperar a este 'Dirt Rally'. Tanto mi compañero Xose Llosa -que analizó el primero- como yo mismo -que hice la review del segundo-, le recomendamos esperar al juego de Codemasters, y lo hicimos prácticamente a ciegas. Esto es más que nada porque pensamos que ninguno de los juegos que ya probamos llegaba al nivel deseable para recomedárselo a alguien, lo que también hace que afirmar que 'Dirt Rally' es el mejor simulador de rallies no sea mucho decir. Diré que es el mejor que he probado en años, para que de verdad parezca que estoy hablando de un juego excepcional.

Gráficamente es el techo de este subgénero, claro, pero jugablemente es también una verdadera delicia que cualquier fan de las cuatro ruedas no debería dejar pasar. Llegados a este punto, cada consola tiene su exclusivo que además es el mejor juego de conducción disponible: 'Driveclub' en PlayStation 4 y 'Forza Motorsport 6' en Xbox One, y justo por detrás situaría 'Project CARS' y 'Dirt Rally' exáctamente en el mismo escalón. Estamos de enhorabuena porque al menos la disciplina del rally ya tiene su juego digno en esta nueva generación.

9,0

Lo mejor:

- Simulación exigente y conducción exquisita. - Cantidad y variedad de tramos y competiciones. - Comportamiento de los vehículos en cada diferente terreno. - Rally-cross online divertidísimo. - Gráficamente muy solvente, con modelos fantásticos de los coches. - El documental Colin McRae Legend incluido en la edición especial.

Lo peor:

- Con la licencia del mundial estaríamos hablando de un juego redondo. - Cierta escasez de coches en cuanto a número - Se echa en falta un homenaje dentro del juego a Colin McRae.

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.