avatar

Crítica de 'Aladdin', la mejor versión live action de Disney
NUEVA VISIÓN

Crítica de 'Aladdin', la mejor versión live action de Disney

Por Manu Mora
Categoría: Analisis
27 de Mayo 2019 | 12:00

Disney continúa aprendiendo a base de palos lo que tiene y lo que no tiene que hacer. Y parece que con 'Aladdin' ha conseguido llegar un paso más allá en esta nueva tanta de versiones de sus clásicos, pero en live action.

Lo hace porque ha conseguido diferenciar lo suficiente la original de la actual. Lo hizo con 'Maléfica', con 'El Libro de la Selva' o con 'La Cenicienta', y le salió bien. Pero cuando se metió con sus grandes historias, como 'La Bella y la Bestia', acabó siendo presa de su propio éxito.

Ahora con 'Aladdin' Guy Ritchie ha querido darle un toque algo diferente y nos ha traído a un os personajes más trabajados y con bastantes diferencias con los originales, aunque siguen manteniendo su esencia.

Volvamos a Agrabah

Disney no terminaba de convencernos con los tráilers que había ido liberando sobre la película a lo largo de estos meses. Unas escenas aparentemente inferiores a las de la versión original nos dejaban con el miedo en el cuerpo.

Sin embargo, finalmente el metraje consigue darle la vuelta a todo y mostrar un verdadero espectáculo visual que nos muestra una Agrabah llena de vida, aunque con algunos fallos.

Agrabah

Sí que es cierto que la ambientación, más oriental y colorida que el original, consigue llevarnos a un mundo realmente fantástico. La ciudad rebosa de vida y de carisma y los escenarios están muy cuidados... excepto en algunos momentos.

La escena en la que se presenta a Jasmine, por ejemplo, peca de parecer un gag de humor de fin de año. Algunos trajes, sobre todo del principio, parecen demasiado acartonados y poco reales. Y los personajes más secundarios no terminan de estar conseguidos ni de ofrecer nada de empatía.

Pero, por suerte, la película consigue recuperarse rápidamente de ese impresionante bajón tras poder escuchar la nueva versión de "Arabian Nights" con Will Smith a la cabeza. De ese momento en adelante, la cosa mejora y acabamos viendo un verdadero espectáculo que, al menos para un servidor, la convierte en el mejor live action que ha hecho Disney hasta la fecha.

Nuevos protagonistas

El problema que tuvo Disney con su último remake, 'La Bella y la bestia', es que partía de unos personajes muy trabajados y con carisma. No hablo solo de Bella o la bestia. Hablo de Ding Dong, Lumiere o la señora Pots. Estos personajes, que eran los que le daban la fuerza a la trama, quedaban desdibujados en una película que no llegó a emocionar.

Sin embargo, en esta ocasión han tirado por otros derroteros. A pesar de mantener la esencia de los personajes, todos ellos tienen cambios significativos. Desde Aladdin hasta Jasmine, pasando por el Genio, Jafar y el propio Sultán.

Todos ellos tienen un nuevo toque que los hace ser originales. Les da una nueva esencia y, en definitiva, hacen que queramos descubrir más de ellos.

Aladdin es, por ejemplo, mucho más inocente, menos chulesco pero igual de avispado. Jasmine toma el papel de personaje fuerte con las cosas claras, aún más que en la original. De hecho podríamos decir que Disney ha intentado hacer una nueva Elsa de Frozen. Jafar, por su parte, está completamente loco y desquiciado. Pierde parte de ese humor que nos dejó con frases como "estoy en éxtasis" pero a cambio gana un trasfondo más oscuro y potente.

Genio

Pero el mayor obstáculo que tenía en cuanto a protagonistas era, sin duda alguna, el Genio. Un genio que aquí nos llegó con la potentísima interpretación de Josema Yuste y con una animación loca, divertida y muy personal. Pero Will Smith ha huído de intentar emular a ese genio o a Robin Williams (la voz original en la de dibujos).

EN vez de eso, ha buscado darle su propio toque, su propia forma de ser gamberro. Y realmente, lo ha conseguido. En lo personal, me sigo quedando con el genio original, pero desde luego, este genio me ha causado una impresión muy buena. Casi tanto como el primero. Y eso era difícil de superar.

Por su parte, la inclusión de Dalia, la sirvienta de la princesa y su consejera, no termina de despegar. Es un papel que podría haberse quedado en otro lado pero que sirve, más que nada, para cerrar el final de la historia y poco más. Ni destaca ni estorba, pero no es lo que nos dijeron que sería.

Por cierto, y a diferencia de lo que vimos con Lummiere y compañía, Abú, la Alfombra Mágica y Iago son realmente espectaculares y carismáticos en la película.

Un ritmo frenético y casi bien llevado

Como hemos dicho antes, el problema de 'Aladdin' se encuentra en los primeros minutos tras la presentación con "Arabian Nights". Parece que no terminaron de encontrarle el punto a lo que querían contar hsta después de las primeras escenas en las que el propio guióin la original encorsetaba demasiado esta nueva versión.

El encuentro entre Jasmine y Aladdin carece de empatía inicial y su primer desencuentro es forzado a más no poder. Es un ritmo excesivamente rápido y extremo para lo que nos hubiese gustado. Y, como os digo, dan la sensación de que íbamos a estar ante un despropósito de versión.

Jafar

Pero nada más lejos de la realidad. Desde la separación de Aladdin y Jasmine, la cosa no deja de mejorar y de conseguir un ritmo sublime. Las nuevas escenas, situaciones y el nuevo guión adaptado para conseguir que la historia encaje mejor en los días en los que estamos, consiguen darle mayor consistencia a la película.

Incluso aquellos momentos que, en los tráilers, parecían lentos y desangelados, una vez los ves en el contexto y en global, entiendes que no eran más que el preámbulo de lo que se avecinaba.

Las canciones tienen un nuevo toque fresco, mucho más árabe y personal. La puesta en escena, por motivos técnicos evidentemente, no es tan loca y dispar como la que vimos en la original. Pero desde luego, Will Smith consigue darle un toque muy personal a todo lo que hace el genio.

Lo nuevo frente a lo viejo

'Aladdin' es un musical, y como tal se tenía que notar que estábamos ahora a otro nivel con respecto a la original. Disney ha vuelto a arriesgar cambiando las versiones que conocemos y dándoles un toque más personal.

Hemos visto una soberbia "Arabian Nights" y una emotiva "A Whole New World'. Pero la vista estaba puesta en las grandes canciones del genio. Y no han decepcionado, ni en la puesta en escena ni en la originalidad.

Vamos a encontrar esas melodías tradicionales y que ya conocemos, pero ligeramente versionadas. También encontraremos nuevas estrofas y escenas mucho más locas y brillantes en ocasiones, y desternillantes en otras.

Genio

Pero también hay espacio para las novedades. Unas novedades que afectan, sobre todo, a Jasmine, un personaje que ahora tiene mucha más fuerza y con una historia muy bien hilada. Ya no es solo "la hija del sultán". Ahora es un personaje que tiene identidad propia y que demuestra, una vez más, que Disney apuesta por las chicas fuertes.

Sus nuevos momentos musicales incluyen dos canciones en las que el personaje se luce y demuestra quién es. Quizás la segunda de ellas peca de ser demasiado "Let it go" y de emular demasiado lo que hace Elsa en Frozen.

El mensaje es muy similar y los gestos son también parecidos. La puerta, la liberación de la mujer del "ver, oír y callar" habrían quedado mucho mejor si no hubiesen hecho tantas referencias a la película de Arendelle.

Conclusiones de la crítica de 'Aladdin'

Es cierto que esta nueva versión de 'Aladdin' no está libre de fallos y que, en ocasiones, hay momentos que están por debajo de la original. Sin embargo, la nueva profundidad que le han dado a los personajes, la humanización del genio, y el final, más redondo y cerrado que en la primera, son cosas que hacen que suba muchos puestos en nuestro ranking de películas de Disney.

Hay escenas que rezuman originalidad y otras, pocas, en las que pesa demasiado el hecho de tener que seguir el guión establecido por la película animada.

Aladdin

Sin embargo, el resultado en conjunto es realmente bueno. Tanto como para poner la película a la altura de la de 1992.

Así que sí. Recomendada, y mucho. Un servidor ya tiene preparadas las entradas para verla dos y tres veces más.

9,2

Lo mejor:

- los personajes se diferencian de los originales lo suficiente como para ser "distintos"

- la banda sonora está a la altura con las nuevas versiones

- es un espectáculo visual

- Will Smith lo borda como genio

Lo peor:

- el guión original lastra los primeros minutos de la película

- algunos experimentos del director le pasan factura

- echamos de menos la canción de Jafar

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.