avatar

Revelio Harry Potter: Todas las criaturas mágicas (primera parte)
2
REVELIO HARRY POTTER

Revelio Harry Potter: Todas las criaturas mágicas (primera parte)

Categoría: Reportaje
30 de Abril 2018 | 10:54

Clasificación XXXX: las más peligrosas

Olvidad completamente tener alguna criatura de esta lista como mascota, porque podría acabar con vosotros con la rapidez de un granian. Comencemos por una de las criaturas más conocidas: los dragones. Son reptiles gigantescos, con alas y con una fuerza descomunal; además, son muy destructivos, y tienen un carácter increíblemente problemático. No solo vuelan, sino que también disponen de unas garras muy afiladas y expulsan fuego por sus fosas nasales. Son unas criaturas dignas de estar en las pesadillas de cualquiera, mas hay quien sí que se atreve a trabajar con ellos: los dragonolistas.

Hay diferentes razas de dragones, cada una con sus propias características físicas: el bola de fuego chino, el colacuerno húngaro, el galés verde común, el hébrido negro, el hocicorto sueco, el ironbelly ucraniano, el longhorn rumano, el opaleye de las Antípodas, el ridgeback noruego, el vipertooth peruano y algunas especies sin clasificar, entre las que se encuentran el bola de fuego catalán y el hocilargo portugués, entre otros. Todos son animales considerados muy peligrosos, aunque famosos entre los magos.

Hagrid tuvo un dragón como mascota

El dragón más peligroso de todos es el colacuerno húngaro, cuyas escamas son negras. Su cuerpo es muy parecido al de un lagarto, tiene unos ojos de color bronce y unos pinchos imponentes surgen de su cola. Suelen comer cabras y ovejas, pero si tienen la oportunidad no dudan en alimentarse de algún ser humano. En contraste con este, está el galés común verde, que es considerado uno de los menos problemáticos; suele comer únicamente ovejas, e ignora a los humanos a menos que estos le provoquen abiertamente. Su rugido es muy melodioso, lanza llamas muy finas y es de un color muy llamativo.

El hocicorto sueco es conocido por su belleza, y por el azul de sus escamas, que se usan mucho en algunos artículos de cuero. Pese a que su llama es muy potente, es el dragón que menos muertes causa por su temperamento tranquilo. El hébrido negro, por el contrario, sí que suele matar a muchas personas, puesto que tiene un temperamento mucho más agresivo. También se habla mucho del bola de fuego chino, que también se llama el dragón león, porque es el único dragón oriental del mundo. Es agresivo, pero puede compartir es terreno con otros dragones, algo que no suele pasar con otras razas; eso sí, le encanta comer seres humanos.

Por último, también es interesante el ridgeback noruego, sobre todo porque Hagrid tuvo uno como mascota en el primer libro. Se parecen mucho a los colacuernos, pero en lugar de tener astas en la cola tienen una cresta a lo largo de todo el lomo; su comida preferida son las criaturas del agua. Desde que son muy pequeños tienen una inmensa facilidad para lanzar fuego, lo que les convierte en peligrosos e impredecibles.

El basilisco y el hombre lobo

Otra criatura conocida por su feracidad, y por su facilidad para matar humanos hasta sin querer, es el basilisco. Esta serpiente gigante, conocida como el Rey de las Serpientes, es capaz de matar simplemente con una mirada; además, sus colmillos son muy venenosos, con lo cual es una máquina de asesinar... Y sin necesidad de hacer ningún esfuerzo real. Nace de un huevo de gallina empollado por un sapo, y puede vivir durante varios siglos. Su único enemigo mortal es el canto del gallo.

El basilisco come cualquier tipo de animal, incluso seres humanos, y es totalmente imposible de domesticar; solo se conocen algunos casos. Además, su cría es ilegal desde la Edad Media, aunque se sigue haciendo tratando de evitar a los empleados del Departamento de Regulación y Control de Criaturas Mágicas. Aunque muy pocos se atreven a criarlos, puesto que saben que será mortal incluso para ellos.

El colacuerno: el dragón más peligroso

De la última criatura de la que vamos a hablar hoy es del hombre lobo, que se considera una bestia pese a que estamos hablando de personas con una enfermedad llamada lincantropía. Son personas totalmente normales, excepto las noches de luna llena; no obstante, pueden evitar causar daño si toman una poción determinada. El problema es que no todos los hombres lobo deciden hacerlo; no hay más que ver el caso del mortífago Fenrir Greyback, que trataba de mutilar a los demás aún siendo humano. Mas si se trata de forma conveniente, las personas pueden llegar a llevar esta enfermedad de una forma bastante buena, como hace Lupin a lo largo de toda la saga. Depende mucho del carácter de la persona en sí.

¡No os preocupéis! Nos hemos dejado atrás muchas criaturas que ya retomaremos en la segunda parte, con lo cual no tenéis nada que temer si no habéis encontrado aquí a vuestras preferidas.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.