avatar

Las poderosas razones para amar un 'God of War 4' nórdico
VIKINGO

Las poderosas razones para amar un 'God of War 4' nórdico

PS4
Categoría: Reportaje
19 de Abril 2016 | 08:06

¿Cuánto tiempo llevamos esperando a que Sony o Santa Monica de ese paso para anunciar el nuevo 'God of War? Bastante, y es que desde 'God of War Ascension' no hemos vuelto a saber más nada de Kratos, salvo los rumores que apuntan a que el próximo título sería la salida de este personajes (y todo su universo) de la franquicia. No debería dolernos. No. Kratos ha cumplido perfectamente su labor: ha conseguido llevar a lo más alto (desde lo más bajo) a una saga que era desconocida y que ha llegado a convertirse en una de las más icónicas de la familia PlayStation.

Ahora, tras más de 10 años, 'God of War' necesita aire, espacio, y Kratos, la jubilación. Sí, nos va a costar ver un título de la franquicia que no esté protagonizado por el espartano, pero es tal el potencial que tiene este videojuego, esta fórmula, que, aunque con recelo, terminaremos recibiéndolo con los brazos abiertos.

Introducción

Los últimos rumores, aunque más que rumores es ya un secreto a voces, apuntan a que en Santa Monica están usando la mitología nórdica para el desarrollo de ese supuesto 'God of War 4'. Al principio de estos rumores, cuando se decía que se avecinaba un cambio, yo me imaginaba algo más clásico, algo del corte griego; tal vez un salto a la cultura romana no hubiese supuesto mucha diferencia, pero la egipcia también dispone de un panteón de dioses bastante amplio. Cuando leí que la nórdica era la que más papeletas tenía (y tiene) para protagonizar el nuevo 'God of War', no pude evitar pensar en qué tenía de bueno esa cultura para adaptarla a un juego de estas características, y, para mi sorpresa, encontré tantas que me hicieron amar la idea de este nuevo juego.

Índice de contenidos
  1. - Introducción
  2. - Adoramos la idea
  3. - Un gran potencial

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.