avatar

Paternidad en videojuegos: Las relaciones violentas
2
PADRES E HIJOS

Paternidad en videojuegos: Las relaciones violentas

Por Gerard Álvarez
PC XOne PS4
Categoría: Reportaje
19 de Abril 2018 | 09:35

Las dos caras de la moneda

Continuamos con una de las sagas más icónicas de la industria del videojuego como 'Metal Gear Solid'. A pesar que no hablamos de la figura exacta de padre e hijo, vemos como en este caso, a pesar de que Snake y Liquid son clones del legendario soldado, se pueden observar las dos caras de la moneda.

Por un lado encontramos a Snake, el cual a pesar de vivir con el peso de una herencia tan pesada, encontramos a un personaje que sus acciones no están motivadas por el legado de su padre. Es un soldado que busca sus propios objetivos, os los que les marquen, sin que sus manos se guíen por el pasado de la figura de Big Boss en todo momento.

A pesar que éste siempre marca el devenir de los actos de Snake, no es un personaje que le influya de forma negativa, en todo caso la única carga es el peso de la popularidad de su padre con la que tiene que lidiar, a pesar que durante las diferentes entregas de la saga consigue desligarse de dicha herencia.

Liquid, Snake y Big Boss

El caso opuesto es Liquid en la primera entrega de la franquicia para Playstation. Su lucha personal por ser una figura más importante en la historia que su padre, y su ambición por ser quien supere la obra de su padre produce que sus actos deriven al lado más oscuro del personaje.

La avaricia del poder

Liquid siempre tiene como referente a Big Boss haciendo de su padre el inicio de toda su ambición personal. A pesar de ello, el objetivo real del hermano de Snake ser mejor que su padre, lo que enmascara una relación de admiración por una real de odio y destrucción.

La influencia de Big Boss en ambos casos son tan diferentes que de un mismo personaje se obtienen dos lecturas, la del héroe y la del villano. Una relación que a priori no debería variar, pero que por influencias de su padre hace que encontremos a dos protagonistas tan diferentes, a pesar de suponerse que deberían ser idénticos por su concepción como clones.