avatar

Antes de hablar de wrestling, 6 estereotipos que hay que eliminar - Outside Zonared
2
¿CIERTOS O FALSOS?

Antes de hablar de wrestling, 6 estereotipos que hay que eliminar - Outside Zonared

Por Benjamín Rosa Fernández
Categoría: Reportaje
25 de Febrero 2016 | 21:00

Cuando estuvimos gestando la idea de la sección Outside Zonared, se me ocurrió que además de cómic, series y otros temas que iremos tratando, podría hablar de una de mis pasiones que he redescubierto hace dos años: el wrestling. Por si no se notaba mucho cuando hablaba de las novedades de los juegos de la WWE, estoy al día del wrestling, más que el fan estándar español que lo ve en Neox los fines de semana para pasar el rato y echarse unas risas.

Pero un problema con el que me encuentro es que antes de empezar a hablar de él en mayor profundidad, hay que eliminar los estereotipos negativos sobre este entretenimiento, claramente generados por desconocimiento. No digo ignorancia, sino desconocimiento, que es un concepto distinto. Entiendo en primer lugar que en España no es muy habitual ser fan del wrestling o la lucha libre si sólo tenemos como referente la versión de los programas de la WWE cortados como en una charcutería de barrio, pero muchos de los estereotipos negativos no se pueden aplicar a todas las ligas de wrestling porque hay para todos los públicos, o incluso ni siquiera se aplican a la propia WWE.

"No se pegan de verdad"

Empezamos con el más extendido de todos, y es que es cierto que los luchadores en el ring no se pegan de verdad, al menos por norma general. Empecemos por la parte que hay de verdad en que no se pegan, puesto que el wrestling al menos como espectáculo puro es una modalidad de combate que se basa en hacer las llaves, sumisiones y demás provocando el mínimo daño posible a tu adversario.

Sobre la realidad

Cualquiera que haya entrenado durante un mes y haya recibido un par de bodyslams y practicado backs y caídas durante horas sabrá que es imposible salir limpio y sin daños de un combate, por muy bien trabajado que esté, puesto que un luchador recibirá impactos en su cuerpo al caer o al ejecutar ciertos movimientos se haga más daño él que su rival. Es una de las máximas del wrestling el no lastimar de verdad a tu rival a no ser que se esté haciendo un shoot o un combate de wrestling de estilo olímpico, o se acuerde un spot peligroso, como el legendario momento de Undertaker contra Mankind en King of the Ring en el que Mick Foley decidió saltar desde lo alto de la jaula de seis metros de altura sobre la mesa de comentaristas y siguió luchando a pesar de tener un hombro dislocado (mirad ese combate y decidme que no se hacen daño).

Además, esa excepción que confirma la regla de que no se pean de verdad nos lleva al estilo stiff, que viene a significar un estilo de combate en el que se golpea de verdad en contados golpes, generalmente los menos usados. Luchadores conocidos por este estilo son Brock Lesnar, Bray Wyatt y Shinsuke Nakamura, aunque podríamos meter a casi cualquier luchador adaptado al estilo japonés porque ese es otro mundo que merece la pena descubrir. La principal razón de que no se use mucho el estilo stiff es que es el más propenso a causar lesiones, algunas de ellas capaces de hacer que un luchador se retire de forma anticipada, de la misma forma que hay movimientos prohibidos en una liga en la que los luchadores tienen que hacer hasta cuatro combates en una misma semana.

"Seguro que luego se van de cañas"

Gracias al compañero Pedro Herrero por aportar esta idea al artículo, y es que ésta es otra de las claves del wrestling, sobre todo a la hora de practicarlo. A la hora de hacer un combate, un dicho muy extendido entre los luchadores es "tu vida va a estar en mis manos y la mía en la tuya", con lo que la compenetración entre dos luchadores debe ser ideal.

Sobre la realidad

Cierto es que podríamos ver a Roman Reigns y Triple H un fin de semana en el que libre tomando algo juntos como amigos, pero eso sería mil veces mejor que ver cómo en directo lesionan a un luchador por mala comunicación, como pasó en el Summerslam en el que Owen Hart causó una fractura de cervicales a Stone Cold Steve Austin. Además, el trabajo de luchador que hace tours por Estados Unidos y el resto del mundo durante doscientos días al año implica que deben llevarse bien entre ellos dado que son la gente a la que más van a ver durante una gran etapa de su vida, aunque no dista mucho de cualquier trabajo de oficina.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.