avatar

ÚLTIMA HORA Imputan a CaixaBank por blanquear dinero de las mafias chinas
Análisis de 'Dishonored 2' para Xbox One
3 18
SANGRE Y ACERO

Análisis de 'Dishonored 2' para Xbox One

PC XOne PS4
Categoría: Analisis
14 de Noviembre 2016 | 15:46

Hace 4 años estábamos anonadados por una nueva licencia que debutaba en la generación de PlayStation 3 y Xbox 360. Arkane Studios firmaba un 'Dishonored' que devolvía a ese subgénero tan concreto que es el del sigilo y el juego más pausado dentro de marcos de diseño que podrían encasillar buenas escenas de acción pero que se encuentran más cómodos cuando se paran a respirar y echan un vistazo a su alrededor. Esta nueva IP abogaba por una forma de diseñar videojuegos de acción que recordaba a clásicos como el 'Deus Ex' del 2000.

Y hace 15 años Corvo Attano estaba debatiéndose entre la justicia con sangre o hacer lo correcto tras perder a la emperatriz Jesamine Kaldwin en un golpe de estado que acabó con el secuestro de su hija y su cara en todas las paredes de Dunwall como presunto (es un decir, la presunción de inocencia no se trabaja en el steampunk) artífice de todo el desastre.

Nuevos aires, mismo plan

En 'Dishonored 2' la historia se repite. El trono ahora es propiedad de Emily Kaldwin y poco tarda la desgracia en partirnos la boca tras un nuevo levantamiento que en este caso viene dado por una vieja conocida de quienes disfrutaran las expansiones de la primera entrega. Delilah Copperspoon (a quien ya os dimos a conocer en este artículo con las conexiones entre ambos juegos) se revela como la hermana de la fallecida ex-emperatriz y asume el control del Imperio de las Islas acero mediante. Las cartas están sobre la mesa y la cosa va de cómo decidiremos jugar nuestra mano.

Dishonored 2

La primera decisión de 'Dishonored 2' es también una de las más importantes. Como es de sobra conocido gracias a esta moda de documentar todo tu juego antes de que se ponga a la venta a la que, por supuesto, se ha apuntado Bethesda; la decisión de jugar en el papel de Corvo o Emily se plantea en el minuto uno de juego y determinará los poderes que estarán a nuestro alcance y poco más, puesto que la decisión repercute en la relación que tendremos con los personajes que nos crucemos en un futuro pero nunca llega a ser determinante hasta el punto de necesitar jugar dos veces a 'Dishonored 2' por este motivo (lo haremos por otros mucho más importantes).

Tomemos la decisión que tomemos algo es seguro, tocará abandonar nuestro viejo hogar y embarcarnos al sur de este imperio ficticio para buscar la verdad detrás de todo lo sucedido en las soleadas calles de Karnaca.

El cambio de localización es importante a diversos niveles. Nos encontramos ante una arquitectura muy diferente a la de Dunwall, con una mayor importancia de la verticalidad pero que, en términos generales, se abordará de la forma en la que ya lo hacíamos en la vieja ciudad. Las zonas en las que se sitúan los capítulos tienen un tamaño sobrecogedor con callejones, azoteas, ventanas y puertas que dan acceso a no pocos edificios y un sinfín de caminos que tomar a la hora de elegir nuestro propio camino.

La libertad por bandera

Como era de esperar la libertad de elecciones vuelve a ser un punto vital en el diseño de 'Dishonored 2'. La cosa no se limita a la nimia elección de asesinar a todo lo que respira o tomar la vía del anonimato. Arkane Studios lleva la personalización de tu experiencia en su nueva obra hasta los límites de lo brillante.

Dishonored 2

Desde antes de empezar a jugar tendrás que afrontar la típica elección de dificultad, una que -más que nunca- determina cómo tendrás que comportarte en el resto del juego. En mi primera partida acabé casi todo el juego en la dificultad más elevada por lo aprendido en la primera entrega (donde este mismo modo era un paseo) y es una de las experiencias más demenciales que he vivido en los últimos años dentro de este género.

No destacan solo los sentidos agudizados de los enemigos que les permitirán verte y oírte mucho mejor y de una forma bastante más realista que el juego de sigilo medio, también se verán reducidas las ayudas y la facilidad con la que te recuperas en combate.

Sorprende que el estudio británico haya trabajado un elemento tan despreciado en el videojuego moderno como es la creación de una inteligencia artificial coherente. En 'Dishonored 2' he encontrado la mejor IA de 2016 sin lugar a dudas. Al menos en el mayor nivel de dificultad muchas de las situaciones típicas y ridículas del género se eliminan casi por completo. Hacer desaparecer a un enemigo que estaba en una patrulla hará que sus compañeros se pregunten dónde se ha metido y empiecen a buscarlo preocupados. Desactivar un arco voltaico repercutirá en una patrulla que va a comprobar si se ha vaciado el deposito y registrando, de paso, toda la zona de alrededor. Si en un grupo de civiles que charlan uno de ellos nos ve los otros le preguntarán por su cara de estupor. Y así podría detallar docenas de situaciones propiciadas por un diseño magistral de la inteligencia artificial que al margen de ofrecer un desafío mayor también le da un empaque tremendo a la experiencia narrativa y la ambientación.

Perro nuevo, trucos viejos

En lo mecánico 'Dishonored 2' se desenvuelve con la agilidad esperada. La evolución de la licencia en una experiencia con mucho más contenido ha desembocado en un crecimiento en elementos como los árboles de habilidad y los coleccionables que otorgan pequeños bonus como son los ya conocidos Talismanes de Hueso.

Dishonored 2

Ahora tenemos dos personajes bien diferenciados tanto en lo narrativo como en lo mecánico. No se juega igual con el Guiño de Corvo que con el Tirón de Emily. Mientras que el rápido pestañeo del primero personaje nos permite alcanzar zonas desapareciendo en un punto y llegando a otro, el brazo oscuro de Emily nos lanzar hacía una zona implicando que los enemigos pueden vernos o que si lo hacemos en el aire el impulso puede dispararnos muy por encima de nuestra zona de aterrizaje planeada.

Este cambio en el movimiento es solo uno de los pequeños cambios que hacen de la elección inicial una que importa más en lo mecánico que en lo narrativo. Es una pena que la progresión del personaje no acabe de estar todo lo ajustada que debería dado que si desbloqueamos todos los poderes la recta final del juego puede volverse demasiado sencilla y al mismo tiempo dar la sensación de que no tenemos el tiempo suficiente para experimentar con todas las posibilidades que dan las combinaciones de poderes para ejecutar las conocidas "muertes creativas" que tanto gustan a la comunidad del juego.

Y volviendo a la elección de acercamiento letal o no letal; 'Dishonored 2' da mucha más importancia a ambas formas de abordar su aventura mejorando el primero con nuevas habilidades que hacen del combate una experiencia que no parece relegada a un segundo plano como sucedía en la primera entrega. Los movimientos no letales también reciben interesantes mejoras con la posibilidad de aturdir a enemigos incluso cuando luchamos cara a cara o noquearlos saltando sobre ellos.

Un imperio, miles de historias

Si podemos definir a 'Dishonored 2' como una evolución que no arriesga sus raíces y que evoluciona en lo necesario para sentirse más denso y rico contenido que nunca es de esperar que vuelva esa narrativa diseminada entre libros, notas y conversaciones entre viandantes y enemigos que tanto gustó de su primera aparición. Y así es.

Dishonored 2

Mucho se ha hablado sobre esa lacra que son las grabaciones de sonido o las notas repartidas por grandes espacios jugables y que cortan un ritmo de juego que se debería plantear de una forma más fluida y usando la narrativa emergente y visual para no molestar. No es el caso de esta franquicia.

En Dishonored sus protagonistas son asesinos entrenados con un estilo muy metódico de abordar a sus objetivos. Recabar información es algo esencial a la hora de entender el mundo en el que nos movemos y a sus residentes. No es solo que mediante la lectura de notas o la escucha de conversaciones desbloqueemos detalles de la misión que cambien totalmente el devenir de la misma, es que toda la historia de este nuevo mundo está impresa en papel.

Y en el caso de que esto se considere una carga o un elemento que molesta, el juego ofrece muchas otras rutas para hacer las cosas por la vía rápida, sin necesidad de investigar nada.

Una evolución hacia la excelencia sin riesgo

'Dishonored 2' se estructura como el primero, se juega como el primero, se ve como el primero y aún así se siente totalmente nuevo. Estamos ante una experiencia fuertemente rejugable, con muchas más decisiones que tomar, con muchos más poderes que descubrir y muchas más historias que conocer.

Dishonored 2

Los únicos puntos negativos que he podido encontrarme en un juego tan sobresaliente han sido algunos problema de rendimiento que hacían que el framerate de la versión de Xbox One cayera por debajo de los 10 fps en momentos muy puntuales, así como una falta de definición en la imagen de dicha versión que no parece estar presente en las otras dos disponibles.

Tampoco me ha terminado de convencer una progresión de personajes que si bien permite mucho personalizar el estilo de juego de cada jugador, no encuentra el equilibrio adecuado en toda la aventura por igual, aunque puede que ese sea nuestro trabajo.

Otro punto a tener en cuenta es que las decisiones del primer juego no importan en éste, eliminando así parte de la lógica estructural de su narrativa y dejándonos vendidos de cara a futuras entregas en las que las decisiones actuales podrían carecer de importancia de cara a repetir protagonistas o localizaciones. Por supuesto esperamos que este caso no se dé porque la historia de Corvo, Emily y la de todo Gristol cierra de forma magistral dando pie a tan solo una nueva expansión al estilo de la primera con un personaje secundario como protagonista.

Arkane Studios tiene entre manos un más que claro candidato a juego del año y lo que es mucho más importante, un posible referente moderno dentro y fuera de su género por un trabajo brillante en campos tan diversos como la dirección artística totalmente personal y un trabajo que aplaudir en el diseño de inteligencias artificiales, entre otros.

ESTE ANÁLISIS SE HA REALIZADO EN BASE A LA VERSIÓN DE XBOX ONE

9,0

Lo mejor:

- Perfecciona sus mecánicas a la perfección.

- Supone una evolución correcta de una licencia ya excelente.

- Artísticamente es único.

- La IA destaca sobre el resto de títulos recientes.

Lo peor:

- La versión de Xbox One sufre de contados problemas de rendimiento.

- En Xbox One le falta nitidez a la imagen.

- El audio falla en algunas ocasiones de mucha acción.

- La progresión de personajes no está bien ajustada.

- Las decisiones del primer juego no importan.

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.