Última hora Así es la reaparición de Kate Middleton en público

Análisis de 'JETT: The Far Shore + Given Time' para PC; alternativa al colonialismo espacial

LA OTRA COSTA

Análisis de 'JETT: The Far Shore + Given Time' para PC; alternativa al colonialismo espacial

Marco Gonzálvez Por Marco Gonzálvez

El 16 de Febrero 2023 | 10:00

Los creadores del memorable 'Sword & Sworcery' vuelven a la carga demostrando que tienen mucho que contar, contando con las herramientas y el talento para consolidarse como un estudio infalible.

Posiblemente no se cuenten por millones los jugadores que esperaban lo nuevo de Superbrothers, pero desde luego existe una gran comunidad que quedó maravillada con 'Sword & Sworcery', un proyecto bastante diferente a cualquier videojuego con el que pudiera compararse y una carta de presentación espectacular para el ex-Koei, Craig Adams. A todos ellos (y a muchos recién llegados, como yo) les esperaba otro viaje inigualable con el anuncio de 'JETT: The Far Shore'.

Un nuevo hogar entre las estrellas

Aunque el juego original llegó en 2021 (pasando bajo el radar de Zonared por completo), ha sido ahora, con la expansión 'Given Time', cuando hemos podido llevar a cabo nuestra redención para descubrir una de las grandes obras independientes de los últimos años, porque la odisea que aguarda en este juego y su nuevo contenido descargable nos ha dejado tocados.

JETT: The Far Shore + Given TimeJETT: The Far Shore + Given Time

Esta nueva historia dista mucho en planteamiento a lo visto en 'Sword & Sorcery' y al mismo tiempo mantiene inmutable el ADN de Superbrothers, quienes han contado en esta ocasión con la colaboración de Pine Scented para el desarrollo. Hay mucha más interacción del jugador en este segundo título del estudio de la que había en su opera prima, pero la importancia de contar una historia por encima de todo lo demás y la sensibilidad artística de los desarrolladores sigue primando por encima de todo.

Todo empieza con una civilización de humanos que ve amenazada su propia existencia y se ve empujada a diseñar un programa espacial que les permita alcanzar un planeta donde empezar de nuevo. Dicho planeta apareció en las visiones de un legendario profeta y todo lo que ocurriría en este viaje de salvación parecía escrito en piedra. Nuestro rol será encarnar el papel de Mei, una gran conocedora de la palabra de dicho profeta (lo que le gana el título de anacoreta). En la piel de esta exploradora formaremos parte de un equipo de exploradores entre los que hay varios pilotos de jett, una nave ágil y eficiente para la exploración de todo tipo de terrenos si cuenta con un piloto a la altura de sus capacidades.

Ponerse a los mandos del jett de nuestra protagonista es absolutamente adicitivo. El control de esta nave recuerda a la forma en la que navegábamos por los mundos de juegos como 'Flower', 'Journey' o 'Exo One'. El control es exquisito casi todo el tiempo (en ciertos momentos puede darnos algún disgusto, casi siempre más por una falta de precisión del jugador que por un error del juego). Recorrer los escenarios de La otra costa (que así se llama el planeta que deberemos explorar para proporcionar a nuestra gente un nuevo hogar) se torna una de las tareas más divertidas que recordamos en mucho tiempo, además de ser una experiencia de lo más agradable por el tono relajado que el juego mantiene en la mayoría de la campaña.

Hay mares que surcar, bosques que atravesar y todo tipo de fauna y flora que analizar, estudiar y que entender. Esto es esencial para lo que 'JETT: The Far Shore' nos quiere contar. Porque sí, jugablemente hay muy pocos peros que ponerle a esta experiencia, pero lo verdaderamente importante es lo que subyace detrás de todo eso, una historia que es de las que no se olvidan y, además, es de las que agradecemos que sigan existiendo en los juegos.

La premisa, como decía antes, es la de un pueblo que busca salvarse de la aniquilación buscando un nuevo comienzo y protección en un planeta muy lejano al suyo. La forma en que se aborda esta trama denota una sensibilidad entre los guionistas del título que no podemos más que celebrar. Estamos más que acostumbrados a videojuegos de ciencia ficción con un punto de partida similar a este, pero la forma de proceder suele implicar el uso de armas de fuego, la extracción violenta de recursos y la remodelación del entorno a gusto de la raza/persona/ente protagonista de turno. Aquí nos encontramos ante una forma totalmente contraria de resolver la papeleta.

JETT: The Far Shore + Given TimeJETT: The Far Shore + Given Time

El equipo de exploración (compuesto por pilotos y científicos) no contempla en ningún momento la total colonización del planeta para intentar hacer del mismo una copia de su hogar de origen. A lo largo de la historia se desarrolla, mediante conversación sutiles, situaciones muy bien colocadas y reflexiones profundas, la forma en la que se debe adaptar un pueblo a un hogar que no es el suyo (si es que algún lugar llega a ser realmente nuestro simplemente por haber nacido en él).

El combate no existe en 'JETT: The Far Shore' y en el momento en el que se recurre a algo parecido a una lucha entre los recién llegados y la fauna local se aprovecha la dicotomía para dejar muy claro la postura de los humanos ante lo sucedido. Que la tripulación llegue a plantearse si es mejor la extinción total antes que la colonización violenta de un planeta, que se torna hostil en determinado momento, es algo que resulta refrescante. Especialmente en un medio donde los juegos que han recurrido a este tropo clásico de la ciencia ficción siempre optan por el plomo y la minería para asegurar la supervivencia.

Tiempo al tiempo

En la campaña original exploramos secciones bastante abiertas del mundo del juego y pasamos por toda una montaña rusa de emociones y revelaciones. Todo está relativamente guiado y se maneja verdaderamente bien el sentido de urgencia que requiere una historia donde la supervivencia de los protagonistas pasa por lo rápido que consigan entender y explorar este nuevo territorio. Es en la expansión donde el mundo se abre por completo y se nos deja libres para explorar y explotar todo lo que el juego tiene que ofrecernos.

Ambas campañas tienen algo diferente que ofrecer, siendo la primera más rica en historia y diálogos y la segunda mucho más solitaria y quizás algo repetitiva. Ojo, no se puede entender la totalidad de 'JETT: The Far Shore' sin 'Given Time', porque la historia está partida exactamente por la mitad entre estas dos porciones que tienen una duración casi idéntica (rozando las 9-10 horas cada una según cuanto nos paremos a explorar). El principal problema del DLC es que es bastante más monótono que la campaña base, pues se nos encomienda una tarea que básicamente consiste en recoger una buena cantidad de coleccionables por todo el mapa del juego y los puzles mecánicos que requiere la obtención de dichos coleccionables no siempre son de lo más original, desafiante, ni divertido.

JETT: The Far Shore + Given TimeJETT: The Far Shore + Given Time

Al margen de que jugablemente el contenido descargable no esté a la altura del juego base, sí que cumple con creces en lo narrativo. Es con esta segunda mitad como conseguimos unir todas las piezas del puzle y entender el mensaje de Superbrothers al completo. Es donde se nos llena el corazón de gozo y esperanza al ver una historia que no es la de siempre y que, además, rezuma de una sensibilidad por problemas reales de nuestro propio mundo. Descubrir que en esta historia de exploración espacial se ha cambiado la colonización más dañina por un completo entendimiento de un ecosistema y una simbiosis con el mismo es algo que nos dibuja una gran sonrisa en la cara.

Conclusión

'JETT: The Far Shore' podría ser para muchos una obra superior a 'Sword & Sorcery' por conseguir trasladar tan bien las sensibilidades artísticas de sus creadores y al mismo tiempo ofrecer una interacción con la obra muy superior a la que ofrecía su primer trabajo.

Además, el juego brilla sobremanera por su dirección artística, que nos regala entornos y escenas dignas de enmarcar en casa; así como la banda sonora de Andrew Rohrmann, el compositor americano conocido como scntfc, quien suma muchísimos enteros en ambientación y narrativa con una banda sonora que transmite mucho dentro y fuera del juego.

Ya se podía sospechar con su debut, pero con este nuevo título Superbrothers se consolida como un estudio infalible, de esos que nos hacen preguntarnos qué será lo próximo que nos ofrecerán y cuánto tendremos que esperar para poder disfrutarlo.

9,0

Lo mejor:

- Historia y ambientación sensacional.

- El control es adictivo y agradable.

- Un auténtico disfrute visual y sonoro.

- Su mensaje cala e importa.

Lo peor:

- Toda la parte del DLC es más repetitiva y poco variada de lo necesario.

Artículos recomendados