avatar

Las dramáticas cifras de Wii U: El mayor fracaso de la historia de Nintendo
2
DESPEDIDA AMARGA

Las dramáticas cifras de Wii U: El mayor fracaso de la historia de Nintendo

Por Sergio Mediavilla
WIIU
Categoría: Reportaje
8 de Febrero 2017 | 23:41

El éxito de Nintendo Wii descendió tan rápido como había subido, y ya en los últimos años de vida útil de la plataforma las ventas comenzaban a resentirse, por lo que nuevamente Nintendo giró su atención hacia todos esos usuarios que había perdido por el camino. De cara a su próxima plataforma debía luchar por recuperarlos, sin llegar a perder en exceso a estos nuevos jugadores que habían entrado en masa pero, como suele decir un dicho nacional, quién mucho abarca, poco aprieta, siendo esta una descripción bastante acertada de lo que ha sido el camino de Wii U hasta el día de hoy, cuando la consola ha pasado con más penas que glorias por sus cuatro años de existencia, dos de los cuales sin apenas lanzamientos de gran renombre en su catálogo.

Error de planteamiento

Como decimos, la compañía no quería dejar ir a todo ese público que había ganado durante la generación anterior, así que en un movimiento comercial previsible, el nuevo dispositivo debía hacer referencia a la anterior plataforma para que todo ese público conseguido se trasladase al dispositivo, y hablamos de dispositivo y no de consola porque los primeros detalles sobre la plataforma no eran nada claros sobre su finalidad, llegando a pensar que se trataba más de un periférico para Nintendo Wii que una consola propiamente dicha.

La presentación de la consola brilló por su ausencia en los primeros meses. Todas las informaciones de Nintendo se dirigían a lo que hoy muchos conocemos como "el tabletomando" en tono jocoso. La intención de unir al público casual y al público más habitual del sector se habían materializado en un dispositivo que, manteniendo todas las posibilidades de su predecesora, presentaba importantes novedades de cara al usuario habitual. La posibilidad del juego asíncrono, las características táctiles, heredadas directamente de Nintendo DS, el uso de la doble pantalla para expandir las posibilidades jugables en casi todos los títulos o un online algo más cuidado que lo visto en su antecesora eran sólo algunas de las principales novedades.

Sobre el papel la consola lo tenía todo para resultar un éxito, pero llevado a la práctica nos encontramos con un dispositivo que a nivel gráfico competía con las ya "vetustas" PlayStation 3 y Xbox 360 cuando todas las miradas se centraban en sus sucesoras y que contaba con un catálogo inicial que, lejos de atraer a los usuarios que había perdido por el camino, los alejaba aún más, sin apenas rastro de las franquicias míticas de la compañía, que para entonces había desarrollado 'Nintendo Land' y un nuevo título de Super Mario Bros.">Mario que pecaba de poco innovador, pese a las posibilidades que se le presentaban por delante.

Wii U

Al público no le resultó atractiva esta propuesta inicial, dejando buena prueba de ello en las ventas de la plataforma, que a medida que se acercaban Xbox One y PlayStation 4 descendían de forma acelerada. Sin quererlo, Nintendo había entrado en una espiral de la que era difícil salir. El público no quería su plataforma y, al no tener público, las empresas third empezaron a retirarle el apoyo hasta llegar a casos tan sonados como el de Electronic Arts o el lanzamiento de 'Rayman Legends', un título que finalmente acabó por convertirse en multiplataforma con un lanzamiento retrasado para recuperar la inversión.

Ante esta situación la propia compañía tampoco supo reaccionar. Desde el 2014 apenas llegaban títulos de gran producción first a la plataforma y uno de sus títulos más deseados, 'The Legend of Zelda: Breath of the Wild' vuelve a repetir los hechos ocurridos con 'The Legend of Zelda: Twilight Princess' y salta de una plataforma a otra con la promesa de llegar a ambas en el mercado, pero finalmente es la versión para la próxima Nintendo Switch la que focaliza todo el interés.

A esta escasez de títulos cabe añadirle la última puntilla para clavar el ataúd de la plataforma. La propia Nintendo anuncia, con algo más de un año de antelación, que ya se encuentra trabajando en la sucesora, por entonces conocidas con el misterioso nombre de NX, dejando a los posibles compradores de su actual plataforma en una espera de cara a ver qué tenía que ofrecer con el nuevo dispositivo, aunque parecía ser la única salida hábil para la compañía llegado al punto de desinterés mostrado en la consola.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.