avatar

Análisis 'Victor Vran', ponte el sombrero y a cazar
REVIEW

Análisis 'Victor Vran', ponte el sombrero y a cazar

Por Álex Pareja
PC
Categoría: Analisis
18 de Julio 2015 | 10:06

Perspectiva isométrica, acción, objetos y componentes rpg. Esa combinación parece muy propia de la saga 'Diablo', y 'Victor Vran' no oculta en ningún momento su influencia por el juego de Blizzard. Eso sí, construyendo un universo y una historia propia que consigue emanar personalidad. El problema principal es que no todo lo que trata de hacer con muy buenas intenciones logra llegar a un nivel demasiado alto.

Lo primero que cabe destacar del título es su facilidad para dejar al propio jugador que decida cuál es su manera predilecta de jugar. Si prefiere utilizar el ratón, el teclado, un pad... sin duda es de esas intenciones positivas que, sin embargo, no terminan de funcionar realmente. A pesar de las facilidades otorgadas para que elijamos el tipo de control con el que más cómodos nos encontremos, 'Victor Vran' no resulta totalmente satisfactorio con ninguno de ellos.

Y es el principal problema del juego: cuando sientes que no puedes seguir avanzando porque el control está limitando tu propia habilidad. Incorporar varios tipos de armas, la posibilidad de saltar y rodar está genial, pero si el control no acompaña a todas esas adiciones no sirve para mucho. De esta manera, dependiendo del tipo de control con el que te sientas más cómodo, algunas habilidades y armas serán mejores o peores contra los enemigos.

Victor Vran

Aún así, 'Victor Vran' resulta muy disfrutable, sobre todo durante su primer tramo. La presentación de los personajes y de la historia quizás es demasiado simple, pero lo suficiente para que sintamos que estamos en un contexto y que nuestras acciones no están sirviendo únicamente para subir de nivel y ya está. Es importante otorgar una meta y una finalidad para sentir que nuestro protagonista está motivado, lo que se consigue, aunque sin destacar en exceso.

Lo menos bueno

Después del inicio de juego, cuando todo queda más o menos presentado y ya nos hemos acostumbrado al control elegido, a las diferentes variables y a la mejor manera de enfrentarnos a los diferentes tipos de enemigo (que no es que sean muy variados), llega otro de los problemas que el juego arrastra de principio a fin: la dificultad y sus curvas imposibles.

Como he comentado antes, el principio del juego es lo más disfrutable ya que consigue incorporar de buena manera un tutorial implícito que ayuda al jugador a situarse y saber qué es lo que va a encontrar a lo largo de todo el juego. Sin embargo, una vez superamos esos primeros minutos/horas de juego iniciales, habrá momentos en que la dificultad aumentará sin ningún tipo de razón. Quizás la razón resida en su propuesta rpg, que nos invita a regresar a lugares ya visitados del mapa para subir de nivel, pero en este juego en concreto puede resultar una acción muy reiterativa para aquellos que no sean auténticos fans del género.

Victor Vran

Porque otro de los problemas, precisamente, reside en su mapa. Para que entendáis mejor cuál es la disposición del título, dispondremos de una zona de planificación donde, además de poder comprar armas, objetos, habilidades y demás características que iremos desbloqueando conforme conozcamos a más personajes, también encontraremos un mapa donde podremos seleccionar el lugar al que desplazarnos a continuación, lanzándonos casi al instante a la acción.

Es una forma de desplazamiento y de organización para el jugador que muchísimos otros juegos también utilizan. Una base donde organizarnos y prepararnos para dar el siguiente paso. El problema llega precisamente al saber cuál es nuestro siguiente paso. Pocas veces contaremos con demasiada información, y pocas veces sabremos realmente hacia dónde tenemos que desplazarnos. ¿Dónde voy ahora? ¿Qué equipamiento tengo que preparar? Aspectos tan básicos no están bien llevados, por lo que el juego no llega a ser muy disfrutable por todos.

Victor Vran

Todos estos aspectos comentados hasta ahora dejan muy clara una cosa: 'Victor Vran' no es un juego demasiado accesible para los jugadores que lleguen nuevos al género, por lo que a no ser que ya hayas probado otro tipo de juegos o te llame excesivamente la atención, no resulta una compra recomendable. Pero eso, a su vez, también es un problema en sí mismo. ¿Cómo recomendar un título que es peor que los referentes del género pero que necesita precisamente que el usuario haya jugado ya a ellos? Difícil situación.

Lo bueno

No todo es malo, por supuesto, y sobre todo destaca su aspecto artístico. Tanto el protagonista como el resto de personaje cuentan con una buena apariencia y el doblaje es lo suficientemente bueno y característico como para que sepamos captar la personalidad de todos ellos casi al instante. Cabe destacar el del propio Victor, aunque quizás resulta demasiado parecido a otras tantas figuras protagonistas de otros muchos juegos (que también resultan mejores que él, por desgracia).

Al final, aquel jugador que sepa perdonar todos sus errores o que consiga encontrar un tipo de control totalmente cómodo (que puede ocurrir, por supuesto), va a disfrutar de un juego muy bien construido, con un estilo artístico apetecible y que cuenta con una cantidad insana de horas para poder disfrutar de él. Porque sin duda el mayor atractivo del juego son la inmensa cantidad de armas, objetos y equipamiento que podemos encontrar y que hará la delicia de los puristas del género.

Victor Vran

Quizás también podríamos decir que no se aprovechan del todo los diferentes tipos de armas y, sobre todo, los objetos, pero no podemos quitar mérito al cuidado que han puesto en incorporar todos estos elementos. También encontraremos unas cartas, que podremos equipar al personaje para mejorar ciertos aspectos concretos. Esto configura un gran componente de estrategia, aunque quizás luego no se aproveche del todo cuando pasamos a los momentos de acción.

A medio camino

'Victor Vran' trata de hacer muchas cosas, algunas las hace bien, otras mal, pero no parece despuntar en ninguna de ellas. Y ese quizás sea el mayor problema: no destacar por encima de ningún otro juego del género, sin que tampoco por ello resulte malo ni mucho menos. Es disfrutable y si perdonas sus fallos porque te apetece probar un juego de este estilo, tendrás horas para rato.

Otro problema es su repetitividad excesiva. Evidentemente, el género al que pertenece exige de repetición y las mecánicas son las que son... pero si incorporas acciones como el salto y las diferentes armas características, hubiese sido interesante haber incorporado algunas fases que precisamente requirieran de su utilización. Al final, los mayores retas terminan siendo únicamente enfrentarnos a muchos enemigos a la vez sin más.

Victor Vran

Y es una pena, y de verdad que por cada aspecto poco aprovechado de 'Victor Vran' me he sentido profundamente mal, porque tiene todos los ingredientes para conseguir triunfar. Pero se queda a medias. Quizás sea una cuestión de dinero, o de querer abarcar demasiados campos y por ello descuidar todos más de lo debido... pero el juego no consigue cumplir las buenas expectativas que habíamos creado después de todo lo mostrado hasta el momento.

Si no eres un amante del género, hay otros ejemplos mejores y que quizás sean algo más accesibles para comenzar y para hacerse una idea de lo que poder esperar de un título de estas características. Si eres un fan acérrimo seguramente lo disfrutarás y no sufrirás tanto esos picos de dificultad. Un juego largo y con muchos ingredientes buenos que quizás no han terminado de cocinarse bien en conjunto.

6,5

Lo mejor:

- Personalidad propia. - Adictivo para los amantes del género. - Las nuevas mecánicas. - Muy largo.

Lo peor:

- Problemas en el control. - La curva de dificultad. - Poco aprovechado en conjunto. - Muy repetitivo.

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.