avatar

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos
HUMOR Y LOCURA

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos

Por Pedro Garcés
PC
Categoría: Analisis
22 de Diciembre 2011 | 17:56

Los Saints son la banda de criminales más importantes de Stilwater después de los acontecimientos de 'Saints Row 2'. Ahora son estrellas mediáticas que tienen que pararse en cada esquina a firmar autógrafos, salen en los carteles de publicidad e incluso tienen bebidas energéticas con su nombre.

Sin embargo, durante un robo aleatorio se acaban topando con The Syndicate, una organización dirigida por un belga, dos gemelas de Sasha Grey, una actriz porno de la que seguramente ninguno habréis oído hablar, un friki y un luchador. Desde ese momento, los Saints tendrán que hacerse con Steelport y eliminar a las 3 bandas que dominan la ciudad.

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos

Para ello contarán con toda la ciudad para hacer cualquier cosa mala que se les ocurra y así ganar respeto, y es que en esta ciudad, cuanto más mates, más rompas y menos ropa lleves, mejor reputación tendrás y mayor será tu control.

Muchas misiones, la mayoría sin sentido

La campaña principal de 'Saints Row: The Third' dura unas 10 u 11 horas, bastante menos de los que nos tienen acostumbrados los juegos de este estilo. Sin embargo, si queremos completar el juego al 100%, tendremos unas 6 horas más de misiones secundarias, y si encima perdemos tiempo dando vueltas, lanzando personas por los aires o explorando podemos tirarnos varias horitas más.

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos

Las misiones principales nos aparecerán en el Smartphone, en general propuestas por alguno de los miembros de la banda. Estas misiones nos llevarán por lugares del todo descabellados como puede ser el circuito del Profesor Genki en el que tendremos que evitar que nos maten mientras superamos obstáculos y enemigos (algo parecido al juego de televisión de 'Rage').

Las secundarias las iremos descubriendo al ir recorriendo la ciudad. Al girar una esquina podemos ver aparecer un grupo de enemigos a los que derrotar. La gran mayoría se activan una vez que completas una misión principal de ese grupo es decir: si has acompañado a un compañero a vender droga, se te activarán todas las misiones de venta de droga.

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos

Entre todas la cosas que hacer, hay algunas más serias como las de escoltar a una persona o darle un paseo por la ciudad a un famoso protegiéndole de los Paparazzi, pero hay otras mucho más raras como la de tirarte delante de coches en marcha para conseguir dinero del seguro.

Personalización de casi todo el juego

En el juego de Volition sólo hay una cosa que no se puede tocar y es que los Saints van de morado por lo que tus seguidores y sus coches siempre funcionarán con ese color. A partir de ahí puedes encargarte de escoger todo lo demás y, como tú eres el jefe, puedes ir de amarillo si te da por ahí.

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos

A la hora de crear tu personaje puedes escoger sexo, estilo de cara, ropa, complexión, atributos (tetas o paquete) e incluso su forma de actuar. En cuanto a los miembros de tu banda, tendrás para escoger su sexo y varios estilos predefinidos como motorista, sadomaso o pandillero. También puedes elegir el saludo de la banda que puede variar de un choque de manos a bailar la Macarena.

Otra cosa que puedes personalizar son los vehículos, desde el coche más tonto hasta el avión a reacción tienen algo para cambiar. En el caso de los coches puedes tunearlos para conseguir respeto o mejorar su rendimiento en la ciudad.

Gameplay y combate

El combate en 'Saints Row The Third' es muy sencillo, disparas fácilmente, puedes hacer saltos laterales para cubrirte, puedes correr y tienes una barra de vida que se recarga cuando pasas un tiempo sin recibir daño. Los enemigos son muchos pero bastante débiles, salvo cuando salga un bruto, unos tipos enormes que te obligarán a usar granadas para derribarles y que una vez sin vida requerirán que les hagas un finisher bastante espectacular o volverán a revivir.

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos

Las armas que tienes a tu disposición varían desde la pistola más tonta del mundo a misiles teledirigidos y todo esto desde prácticamente la primera hora de juego. A medida que progreses podrás equipar otras armas, aunque tendrás que escoger una de cada tipo al salir de alguna de tus casas. Por ejemplo no puedes llevar rifle de francotirador y misiles teledirigidos a la vez.

Mención aparte merecen armas como el penetrador que viene a ser un consolador de un metro con el que dar golpes, el lanza pulpos de Genki que, como su nombre indica, suelta pulpos que anulan la voluntad a los enemigos o el coche de Genki que absorbe a los peatones y los lanza por los aires.

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos

Durante tus andanzas por la ciudad, aparecerán edificios o negocios para que los compres y que cada hora te darán cierto dinero. Con el dinero podrás comprar mejoras que desbloquearás con tu respeto. Estas mejoras varían desde aumento de salud a la posibilidad de pedirle a tus secuaces que te acerquen un coche hasta tu posición.

Gráficos y Sonido

El apartado gráfico del juego es quizás el más flojo. El motor gráfico ya se ha quedado antiguo y el ver aparecer edificios, personas o coches de la nada a medida que avanzas le quita cierta fluidez al juego. Estar huyendo de la policía y que se cruce en tu camino un coche que no existía medio segundo antes puede hacerte jurar en arameo.

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos

En cuanto al sonido, es bastante bueno. Muchas misiones tienen el suyo propio (como el saltar desde un helicóptero a la piscina de un ático al ritmo de Power de Kanye West) y las radios de los vehículos tienen canciones conocidas y de varios estilos. El punto negativo es que no viene doblado al español, aunque las voces inglesas están bastante bien conseguidas.

Multijugador

El modo multijugador de 'Saints Row The Third' es bastante malo comparado con el resto de juegos. En la versión PC hay muy pocos jugadores y lo mejor que puedes hacer es esperar a que algún amigo se conecte para jugar con él. Además sólo hay dos modos, ambos cooperativos.

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos

El primero es la propia campaña para jugar con un amigo. Puede importar su personaje y todas las misiones que logres en cooperativo se trasladarán a tu partida por lo que no será tiempo perdido. Es especialmente útil porque tu compañero puede revivirte cuando mueres y así es difícil no acabar las misiones por muerte.

En cuanto al segundo modo es el ya habitual modo horda en el que tendréis que aguantar oleada tras oleada de enemigos. Los escenarios serán los mismos de la campaña y podrás jugarlos una vez que los hayas superado en la misma.

'Saints Row: The Third' nos muestra la mejor cara de los sinsentidos

En definitiva 'Saints Row The Third' es un juego que hará pasar un buen rato a los amantes del género teniendo en cuenta que este año no ha salido ningún otro título del estilo. Desde el principio tienes toda la ciudad para hacer lo que quieras con ella y las misiones son totalmente opcionales. El sistema de juego es sencillo por lo que conducir o disparar te será muy fácil.

Se le puede echar en cara los gráficos, que están bastante lejos de los últimos títulos de este año, o las físicas que hacen del juego una experiencia poco realista. Pero en realidad en ello reside la gracia del título de THQ, en sacar todo de madre. ¿En qué otro juego podrías conducir un descapotable por una autovía con un tigre dando zarpazos a tu lado? Y sí, hay zombis.

8,0

Lo mejor:

Humor. Mundo abierto. Personalización total. Sencillo de manejar. Música. Tipos de arma. Cooperativo.

Lo peor:

Multijugador. Gráficos. Puede que demasiado fácil.

Galería

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.