avatar

'PES 2014', un gran paso hacia la recuperación de la esperanza
PES ENGINE

'PES 2014', un gran paso hacia la recuperación de la esperanza

PS3
Categoría: Analisis
31 de Octubre 2013 | 18:26

Aunque 'Pro Evolution Soccer 2014' ha salido al mercado recientemente tanto en consolas (PlayStation 3 y Xbox 360) como en PC, la verdad es que nos tenemos que remontar a principios del año 2013 para recordar la noticia que hizo que muchos fans de la saga (hasta entonces, muchos de ellos decepcionados) volvieran a depositar esperanzas en que 'Pro Evolution Soccer' pudiera volver a recuperar el trono que tanto adoraban en la época de PlayStation 2.

Esta noticia hacía referencia al hecho de que Konamiiba a usar todo un señor motor (el Fox Engine) para desarrollar la siguiente entrega de la saga: 'Pro Evolution Soccer 2014'. Así pues, era el momento de empezar a imaginarnos qué podría llegar a hacer la compañía nipona con el flamante motor, creado por toda una eminencia como Hideo Kojima. Y más razón teníamos de estar expectantes ante este hecho, pues durante la generación actual de consolas (aunque casi toca a su fin), la saga no solo había perdido su brillo a nivel visual o gráfico (con animaciones un tanto rudas, antinaturales e incluso irreales), sino que eso, había afectado directamente a una jugabilidad que se había vuelto un tanto más lenta o tosca.

 PES 1

Bien es cierto que con 'Pro Evolution Soccer 2013' ya se habían conseguido erradicar la gran mayoría de los principales defectos que empezaron en 'PES 2008' (en consolas de actual generación, pues en PlayStation 2 seguía siendo un puntal), pero aún así, quedaba claro que estábamos ante un mismo motor gráfico que impedía seguir progresando y que limitaba muchos aspectos que podían llegar más lejos.

Ahora bien, ¿ha cumplido Konami con la promesa de ofrecer un 'Pro Evolution Soccer' totalmente renovado y lleno de mejorías (no solo gráficas, pues son evidentes, sino también jugables)? ¿O se ha quedado a medias y ha conseguido algo mejor pero aún a falta de mucho trabajo? Vayamos a descubrirlo en este análisis que empieza.

Una nueva base sobre la que trabajar

Sobre la pregunta anterior, probablemente la respuesta no sea tan rotunda ni a favor ni en contra, sino que tiene sus matices. Lo único que queda claro es una cosa: es algo realmente nuevo, con sus virtudes y sus defectos, y es una buena base sobre la que seguir trabajando, en un nuevo motor que ofrece la posibilidad de mejorar de forma mucho más rápida y competente. Además, hay algo que hay que dejar claro antes de empezar a valorar todas las opciones del juego: la versión final difiere mucho tanto de las versiones 'preview' que se pudieron probar en distintas ferias, como (sobre todo) de la demo que se publicó poco antes de la salida del juego al mercado. ¿En qué sentido? Totalmente para bien. Algo importante a tener en cuenta si no te gustó la demo.

Más allá de los aspectos gráficos (altamente trabajados) y que comentaremos más adelante en el análisis, podríamos decir que lo que realmente adquiere gran valor en esta edición (gracias al Fox Engine) es sin duda el hecho de que 'Pro Evolution Soccer 2014' mantiene todos los controles que siempre han gustado de la saga (lo que incluye las mejoras que se han ido apreciando en las últimas 4 entregas desde la edición de 2010) y luego, va más allá con mejoras en la jugabilidad que sin el nuevo motor eran inviables (tales como animaciones más realistas o rápidas o novedades sobre todo en el tema defensivo).

Controles de antes, y de ahora

Empezando por el principio, podríamos decir que controlamos a los jugadores como siempre; con el analógico izquierdo para moverlos, y ejecutando las cuatro acciones básicas como disparar, pasar, centrar o efectuar asistencias en profundidad. A eso le sumamos el sprint, o las acciones tipo regate que realizamos con el stick derecho (siempre en combinación con otros botones, incluso con el stick izquierdo). Pero eso no significa que no tengamos opción de realizar tanto los pases como los disparos de forma manual, pues una vez más vuelve este sistema a la saga.

 PES 2

Así pues, los grandes cambios vienen sobre todo en cuanto no disponemos del balón. Para empezar, disponemos de la opciones de toda la vida para contener el ataque de nuestro contrincante. Desde pulsar X (en PlayStation 3 que es la versión que hemos analizado) para contenerlo, pero con la particularidad de que si pulsamos dos veces el botón, metemos el pie en el momento que queramos (incluso aunque no haya un jugador ahí y en ese momento), hasta las segadas (que se hacen como siempre: con el mismo botón que los centros) y la presión extra de jugadores que no controlamos en ese momento (con el mismo botón que el disparo). Pero las novedades son muchas y además muy variadas, aunque mayoritariamente enfocadas al cuerpo a cuerpo con el rival(muy realista, por cierto).

Un gran equipo se arma primero desde atrás. Un gran juego también

En primer lugar, disponemos de la posibilidad de utilizar de forma inteligente nuestro hombro para cargar contra el de un atacante (manteniendo un sprint, y dejando pulsado el botón X), de manera que empezaremos una batalla, pegados a nuestro contrincante, en la que colocar bien el cuerpo para desequilibrar el contrario sin hacer falta (aunque el árbitro es bastante permisivo en ese aspecto, siendo a veces un defecto importante, que puede molestar por ejemplo en partidas online). También existe la opción de blocar el balón si somos lo suficientemente rápidos para conseguirlo en un momento en el que nuestro contrincante centra, pasa un balón o incluso realiza un disparo. El objetivo para lograrlo es apuntar con el stick izquierdo en la dirección en la que creemos que el rival lanzará el balón (y sobre todo, hacerlo en el momento justo). Si hemos tenido éxito, nuestro defensa se lanzará en aquella dirección para bloquear ese pase, centro o chut.

Sigamos con el tema de los empujes y el cuerpo a cuerpo, para ver una ampliación del anteriormente mencionado 'hombro contra hombro', según la cual es posible incluso dar un empujón al rival para ganarle la posición. Esto se consigue apuntando a la dirección adecuada (y cerca del rival, claro) con el stick analógico derecho. Todo el entramado defensivo compuesto por lo que ya existía hasta hoy en la saga más todas las novedades, logran crear uno de los juegos de fútbol con mayor énfasis en esta competencia, y con una gran cantidad de opciones que aportan mucha calidad a la jugabilidad.

 PES 3

Esto no quiere decir que todo lo que reluce sea oro, pues como ya hemos dicho, algunas veces los árbitros serán demasiado permisivos con nuestras acciones defensivas, mientras que en otras ocasiones, simplemente nuestro atacante verá perjudicados sus movimientos (ralentizados para ser exactos) en los giros o movimientos próximos a un defensa rival, creando situaciones unas veces reales (incluso con tropezones) pero otras veces forzadas (como efecto contraproducente de una defensa con tantas opciones jugables).

Aún así, la experiencia defensiva es mucho más fiable (errores de marcajes o en ciertos movimientos aparte, típicos en todos los juegos de la saga y casi en cualquier juego de fútbol) que en todas las entregas anteriores en la actual generación, y logran dar al jugador la sensación de que puede dominar prácticamente todas las facetas del juego si usa de forma inteligente todas estas opciones. Ni falta hace decir que al principio nos será difícil dominarlas todas (sobre todo por su incidencia en el juego, y la gran cantidad de novedades que hay), pero que poco a poco nos harán jugar mejor y conseguirán satisfacer incluso a los más exigentes. Se progresa rápidamente y es algo que el jugador más 'hardcore' en la saga apreciará junto a los cambios.

Grandes cambios también en ataque

Pero que los grandes cambios de esta nueva entrega hayan sido en el aspecto defensivo, no quiere decir que en cuanto al ataque se haya resuelto el tema de forma continuista. Sí, es cierto que quizás no hay tantas novedades de peso, pero no solo se mantiene todo lo que ya veníamos viendo (desde lo básico hasta el tema de regates), sino que se mejora en algunos casos, o amplía en otros.

Por un lado, tenemos que hablar de lo anteriormente mencionado como sistema manual de pases y chuts. Sigue presente en la saga, y que otra vez más nos permite apuntar exactamente al lugar en el que queremos mandar el balón. No obstante, se ha visto completamente renovado gracias al sistema llamado 'avanzado' en el juego, y que permite no solo asegurarnos el lugar donde mandamos el balón, sino también la potencia y la medida en que queremos mandar la esférica de forma exacta. Esto se hace patente sobre todo en el pase en profundidad de toda la vida (triángulo), que da lugar a una complejidad nunca antes vista, pues nos permite trazar trayectorias mucho más complejas (nada de pasos rectos o con una potencia predeterminada según a qué jugador le mandamos la pelota).

Esto no significa que a algunos se les haga pesado aprender, o que simplemente prefieran jugar como toda la vida (algo que el juego nos permite, obviando este modo 'avanzado'), pero lo cierto es que lleva la jugabilidad un paso más allá para que aquellos más exigentes no tengan que vivir situaciones en las que uno tiraría el mando por la ventana porque el paso automático no ha hecho para nada lo que pretendíamos (algo que por cierto, sigue pasando a veces si no optamos por el manual).

 PES 5

Aunque aporta más libertad, opciones y sobre todo complejidad, hace falta decir que el pase automático al que estamos acostumbrados hasta ahora, funciona de forma muy efectiva más allá de esos momentos 'frustrantes' inevitables hoy en día en un videojuego de fútbol al fin y al cabo. Lo importante es que son menores, y sobre todo menos frecuentes que en anteriores entregas.

En cuanto al disparo manual, apuntamos la dirección con el stick izquierdo justo en el momento que calibramos la potencia del chut (cuanto más tiempo dejemos el botón pulsado, más potencia pero también menos precisión). No es tan 'complejo' como el sistema del pase en profundidad (pues aquí se limita a altura y dirección), pero aporta algunas cosas muy buenas como poder chutar raso siempre que queramos para intentar ajustar el balón al palo.

Lo malo de eso, es que justamente, el tener libertad para escoger altura y dirección desde cualquier punto del campo, a veces puede provocar animaciones (o mejor dicho, situaciones) inverosímiles con jugadores que intentan por ejemplo buscar la escuadra en ocasiones de gol en las que lo más lógico o fácil es chutar raso (o al revés). De todas formas, generalmente funciona de maravilla, y gracias al nuevo motor, no vemos tan a menudo cosas tan estúpidas como que un jugador le pegue con el exterior cuando, por posición y pierna buena, lo lógico sería chutar con el interior. Así pues, más allá de usar o no el sistema manual, ayudan mucho las animaciones a que todas estas acciones dejen un buen sabor de boca al jugador que siente como que los jugadores hacen realmente lo que uno quiere.

En cuanto al tema de los regates, aunque en unas primeras partidas pueden no resultar del agrado de todo el mundo (ahora se realizan prácticamente todas con el stick derecho, e incluso en combinación con el izquierdo), cuando empiezas a dominar el sistema ganan muchos enteros. La idea es que combinemos las direcciones del stick derecho con las del propio jugador para crear fintas, regates varios y demás.

Por ejemplo, imaginemos que tenemos un defensa rival de frente y ningún defensor más detrás. Pues podríamos hacer perfectamente una croqueta a lo 'Iniesta' para irnos de él. ¿Cómo? Con el stick derecho apuntaríamos hacía el lado en el que empezaríamos el regate (derecha o izquierda, intentando ser consecuente con la pierna buena del jugador, o el contexto de la jugada) para justo después apuntar con el izquierdo hacia delante (que es la forma en la que siempre acaba este tipo de regate). Así pues, podemos hacer todo tipo de combinaciones, llegando uno a pensarse que las está creando con su imaginación. ¿A qué me refiero? Que justamente una vez entendido este sistema de combinación, uno puede intentar adivinar cómo se hacen ciertos regates y ver que tiene lógica.

 PES 6

Eso, o simplemente crear diferentes fintas, cambios de dirección o incluso controles orientados con el mismo sistema. Porque esa es otra. En este nuevo 'Pro Evolution Soccer', la verdad es que recibir el balón cuando nos hacen un pase, o incluso cuando estamos a punto de interceptar el balón de un rival puede ser motivo ya de un 'dribling' o de cambio de dirección para dar dinamismo al juego.

Lo mejor de todo es que más allá de los regates típicos, cambios de dirección o demás, también disponemos de un cómodo sistema de 'autopases', o controles largos si pulsamos dos veces el gatillo 'R1' y la dirección en la que deseamos el cambio de ritmo (recto si es un 'autopase'). Y no solo eso, sino que estando el balón totalmente quieto en nuestra posesión, es posible darle un toque suave hacia la dirección que queramos para ponernos la esférica en la mejor posición para pasar, fintar, driblar o chutar. La efectividad de todas estas funciones está fuera de dudas.

Al final, podemos decir que aunque muchos de ellos son más espectaculares que efectivos (los del tipo bicicletas, marsellesas, elásticas...), otros son más frecuentes o adecuados para obtener el éxito de dejar atrás al rival (pequeños toques o cambios de dirección por ejemplo). Eso sí, entre unos y otros disponemos de un elenco bastante variado y numeroso en el que no falta de nada (sombreros, 'driblings' propios de ciertos futbolistas o incluso virguerías de espaldas).

Haciendo ya referencia a otras opciones más 'hardcore', cabe decir que existe la opción de mover a los jugadores (de nuestro equipo) que no estamos controlando para que se desmarquen exactamente en la dirección que nosotros queramos (una ventaja que sino, solo existía jugando con un amigo). Aunque su concepto es brillante, la verdad es que resulta algo engorroso dado que hay que pulsar un botón, mantenerlo apretado, mover al jugador a desmarcar y dejar de pulsar el botón. Y claro, todo esto mientras al mismo tiempo seguimos controlando al jugador que tiene el balón.

Del mismo modo, esa opción también existe en defensa a la hora de hacer el cambio de jugador con el gatillo 'L1'. Basta con pulsar el botón al mismo tiempo que con el stick derecho apuntamos hacia el jugador que queremos utilizar (aparece una línea imaginaría para apuntar, como en el balón parado). Si en vez de mantenerlo apretado, simplemente lo pulsamos, cambiamos de la misma forma que siempre en la saga.

 PES 7

Y no os penséis que el tema de las novedades en el apartado defensivo no ha salpicado el ofensivo. Porque claro, que los defensas puedan usar el cuerpo, hombros o incluso brazos para robar el balón, implica que de rebote los delanteros también pueden usar su cuerpo para defenderlo. Para hacerlo, bastará con direccionar el stick derecho hacia el jugador que nos está molestando para apartarlo en la justa medida con el brazo.

Leídas todas estas mejoras, novedades o cosas pulidas de lo conocido hasta el momento, uno puede pensar que todo es perfecto. Y para nada es así. Bien es cierto que todo el entramado creado por la nueva base impuesta por el genial Fox Engine, consiguen un resultado excelente en todo lo comentado hasta ahora, pero también es cierto que todas estas novedades cuerpo a cuerpo (tanto en defensa como en ataque), a veces provocan momentos de 'lentitud' en el juego que no tienen su origen en las animaciones (como así era en entregas anteriores), sino más bien por el hecho de que cuando tenemos el balón, a la mínima nos presionan y ese cuerpo a cuerpo hace que los movimientos del que posee el balón (a la hora de rotar o girar) sean más lentos que el juego en general.

A veces incluso provocan que la pelota quede perdida y no la tenga ni el delantero ni el defensor. Con lo que acaba molestando un poco (aunque eso pasa poco). Unas veces nos parecerá incluso muy real, pero otras nos dejará claro que son cosas a pulir de una gran base, pero en la que no se ha tenido todo el tiempo necesario para trabajar todo el juego de forma igual.

En cuanto al ataque, también hay que decir que aunque los autopases o los controles orientados al recibir el balón añaden mucha velocidad al juego, a veces los delanteros van más lentos que los defensores cuando tienen el balón en los pies. Vale, es cierto que sin balón se corre más, pero es que a veces esto sucede incluso cuando un jugador corre en profundidad mientras el balón corre tras un pase en profundidad, y ahí ya no se entiende tanto.

No obstante, cabe decir que el resto del juego sí es muy rápido, jugable y más pulido que hasta ahora. Por lo general, esto es gracias a las animaciones (más que las novedades del sistema de juego), pero es cierto que gran parte de este mérito le corresponde al balón propiamente dicho. O mejor aún, a la física de este.

El juego depende del balón

Y aquí es donde realmente 'Pro Evolution Soccer 2014' consigue la excelencia, y sobre todo, es donde coloca la primera pieza de una construcción más grande que está por venir y que puede significar estar en el buen camino para recuperar el trono que perdió antaño.

 PES 4

De las anteriores entregas no solo se había criticado el aspecto gráfico y lo que este conllevaba a la jugabilidad, con animaciones más toscas, irreales y lentas, sino que los fans se quejaban de un balón 'pesado', poco real y que frenaba mucho la conducción y velocidad de los jugadores. Y aunque como hemos comentado antes, a veces parece que el delantero se frene, viene más determinado por el comportamiento del jugador (lo demuestra el hecho de que pase incluso cuando espera el balón) que no de la pelota, que es exquisita.

Todo aquí parece ser mejor en cuanto al balón. Su comportamiento en los pases, conducción, fintas, toques suaves, chutes, rebotes, paradas de los porteros o incluso balones altos es sumamente brillante. Sería un error muy grave que dijéramos que por lo tanto, el juego es más divertido que las mejores entregas de la saga (no al menos en cuanto a jugabilidad propia), pero sí que es justo también decir que si analizamos solamente el balón, podríamos estar hablando de la mejor física vista nunca en un juego de éste género.

Podríamos decir que lo mejor de eso es sin duda el propio hecho de que el balón sea capaz de crear situaciones propias (en rebotes, pases mal medidos, jugadores que chocan y se lo dejan atrás...) para dar cierto elemento de 'aleatoriedad' al juego. Algo que se había perdido desde la época de PlayStation 2 y que parece haberse recuperado aquí para el disfrute de los aficionados. Vamos, que vuelve a suceder aquello de que incluso cuando uno lleva ya centenares de partidos a sus espaldas, sucede una situación nueva (y claramente comparable a la realidad) no vista anteriormente. Sí, aquello que muchos jugadores de la saga llaman 'momentos Pro'.

Si hay que sacarle algo negativo al balón, podríamos decir que a veces parece que los palos tengan un imán, pues no es raro ver varios de ellos en la mayoría de partidos a poco que aprendemos a usar bien el disparo manual. Eso sí, da la sensación que es más bien debido justamente al propio sistema de disparos y a los jugadores que al balón en sí, que se comporta bien siempre vaya donde vaya. Aún así, a veces se hace raro, más que molesto.

Táctica depurada

En cuanto al balón parado, tanto defensivo como ofensivo, podemos decir que también hay novedades. Eso sí, como cada año. Lo más destacable es que a la hora de picar una falta o córner podemos optar por hacer aparecer o no una línea imaginaria que enseña la trayectoria, efecto o altura del balón, algo que ya existía hasta ahora pero sin enseñarnos realmente cómo estábamos lanzando. A partir de aquí, hay pequeñas diferencias en los penaltis o incluso en el saque del portero.

 PES 10

Los penaltis requieren de acostumbrarse al nuevo sistema, que se sustenta sobre el hecho de que como más fuerte chutemos menos precisión tendremos sobre la dirección (y por lo tanto, si queremos chutar fuerte y ajustar, la dirección la tenemos que tocar con delicadeza). Para el portero la cosa también mejora un poco; nuestra elección sobre si tirarnos rápido o esperar a ver si vemos por donde va el balón será importante. De una forma nos estiraremos más rápido mientras que con la otra será posible llegar de forma segura a pelotas más fáciles. Como ya venía siendo habitual, el portero podrá moverse antes de que el lanzador empiece la carrerilla.

Los saques de portería aportan una novedad como es el hecho de que el portero puede pedir a los defensas que se vayan arriba o vengan a recibir al pie (más allá de que tú puedas decidir hacer una cosa u la otra independientemente de su posición). Tan simple como pulsar un botón. Lejos de ser una anécdota, puede tener incidencia directa en la continuación de la jugada, pues no solo el jugador que pueda recibir el balón va a estar más adelantado o atrasado, sino que lo va a estar toda la línea defensiva con lo que eso conlleva. Algo totalmente real en el fútbol real y que se ha aplicado de forma más que correcta.

Todas estas novedades son a priori interesantes, que no determinantes o mejorías claras, pero no se puede decir lo mismo del apartado táctico, en el que realmente sí se aporta algo con una importancia determinante en lo jugable. Aparte de las opciones de toda la vida al hacer la alineación o mientras jugamos (tácticas concretas como el fuera de juego, el contraataque, poder adelantar o retrasar el equipo en tiempo real, determinar como el equipo se ofrece a los pases o la simple táctica de disposición de los jugadores), se han añadido algunas novedades importantes entre las que destacan, sobre todo, las nombradas como 'combinaciones'.

No son más que unas nuevas tácticas que se pueden elegir (entre varias disponibles) en el menú de alineación, según las cuáles un grupo determinado de jugadores (por ejemplo un extremo, un medio punta y un delantero) crean una jugada ensayada en algún momento del partido. ¿La manera de aplicarlo? Fácil, nosotros seleccionamos tres jugadas de ese tipo que queremos para el partido, y cuando estemos en la zona del campo de influencia (por ejemplo, si es una jugada en la que un medio punta se mueve para arrastrar jugadores y que así el extremo quede solo para centrar al delantero, pues la zona sería justamente en la que se mueve el medio punta y hacía el lado de ese extremo), pulsamos un par de veces el gatillo 'L2' y los jugadores harán las desmarcadas o movimientos correctos. A partir de ahí, será tu deber intentar que la jugada tenga éxito o saber interpretarla de forma correcta.

 PES 8

Al principio cuesta que salgan bien y cogerle el truco, pero la satisfacción de lograr con éxito una jugada de ese tipo es enorme y comparable a lo que se puede lograr jugando con otras personas en vez de con o contra la 'CPU'. Además son muchas las posibles jugadas a realizar, y grandes los matices entre unas y otras. Vale la pena ir jugando para descubrir cómo funciona cada una y escoger aquellas que mejor te salen, o simplemente que van más de la mano con tu forma de jugar.

La evolución, también para los porteros

Era de esperar que si con el nuevo motor se han conseguido grandes animaciones para los jugadores, también los porteros tuvieran su dosis ¿no? Pues así ha sido, y además se ha logrado mejorar bastante su comportamiento en juego tanto en estiradas (algunas a ras de suelo espectaculares) como en balones por alto. No obstante, aún siguen habiendo pequeños errores heredados como algunas situaciones en las que teóricamente su salida debería ser más depurada, o incluso algunas ocasiones de gol en las que podría hacer más y no convence (aunque hay menos 'miradas'). A pesar de todo, están en el camino correcto para lograr resultados muy satisfactorios, y incluso permiten control manual en el que no solo podemos hacerles salir sino también tirarse en el momento que queramos (algo que solventa un poco el problema de que a veces las salidas automáticas no son del todo satisfactorias, aunque solo es posible en el modo 'Ser una leyenda').

Popurrí de novedades

Más allá de todos aquellos aspectos más tangibles, la verdad es que también hay novedades que fueron ya anunciadas mucho antes de la salida del juego al mercado. Una de esas es el tema de las 'emociones'. Según este nuevo sistema (que viene explicado, en vídeo, en las pruebas del modo 'Entrenamiento'), cuando un jugador realiza alguna acción importante de forma correcta(por ejemplo cuando marca un gol, corta un balón peligroso o dribla de forma satisfactoria un defensor), le sube la moral y se ve reflejado en acciones posteriores del jugador.

Teóricamente llega hasta el punto de que por ejemplo un disparo que de normal iría al palo, con un jugador subido de moral puede acabar en la red. Aunque seguramente se den estos casos, es difícil percibirlo cuando juegas, ya que realmente no sabes si ha sido por eso, o porque has efectuado bien el movimiento con el mando. Aún así, alguna vez sí parece que ese jugador falle algo menos que otros, pero para nada experimentamos una subida de 'stats' por ejemplo.

Otro tema normalmente espinoso en la saga es el de las licencias. Una vez más hay novedades, pero también es cierto que en el tema de los estadios se han experimentado pérdidas muy importantes (y más para los usuarios españoles). En cuanto a equipos, se mantienen grandes ligas licenciadas como la BBVA, la francesa, el calcio, la holandesa o incluso la brasileña, y se añaden otras de ligas hasta ahora inexploradas por la saga como la argentina o incluso la chilena. También está parte de la liga portuguesa licenciada. Aún así, una vez más nos quedamos sin ligas licenciadas como la 'Premier League' o la 'Bundesliga' (aunque sí están licenciados clubes como el 'Manchester' o el 'Bayern'). A esto, hay que añadir el buen puñado de equipos europeos licenciados(por ejemplo rusos como el 'Zenit' o el siempre fuerte 'Shakhtar Donetsk' de Ucrania)

En cuanto a competiciones, volvemos a disfrutar de la reina a nivel de clubes como es la 'Champions League', así como de la 'Europa League'. También la 'Libertadores' vuelve a hacer acto de presencia (en la que encontraremos equipos que solo pueden enfrontarse entre ellos), pero las novedades vienen en el añadido de la 'Champions' asiática. Prácticamente solo ha faltado añadir el 'Mundial de Clubes'. Por supuesto, todas esas competiciones llevan consigo menús personalizados y totalmente reconocibles de las competiciones (por ejemplo las tablas de emparejamientos, de clasificación...), y todos los elementos de las mismas como los adornos de los estadios en esos partidos o los rituales de antes de empezarlos. No falta nada en ese sentido.

 PES 9

Como decíamos, es en el tema de los estadios en el que más decepcionados podemos quedar los españoles (en temas de licencia) ya que nos han quitado por completo nuestros estadios licenciados (ni 'Camp Nou', ni 'Santiago Bernabéu'....). Aunque eso sí, los oficiales que podemos ver, son de una categoría importante: desde el imponente 'Wembley', hasta el 'Allianz Arena', pasando por la sede de la final de la Champions este año: 'Estadio Da Luz' o el más exótico 'Saitama Stadium' de Japón.

Habrá que estar atentos a posibles DLC's (más aún con los estadios, ya que no permiten ser editados) para ver si se amplían o mejoran, pero de momento no hay nada anunciado al respecto. No estarían nada mal (aunque sea rastrero tener que pagar por ellos en este caso), porque la verdad es que en ese sentido 'FIFA' está muy por encima, y que algunos equipos claves de la 'Champions' o la 'Europa League' ensucien la competición (pocos alemanes e ingleses vamos) a nivel estético empaña el resultado final.

Modos de juego marca de la casa

Aunque queda claro que los grandes nombres de la saga en cuanto a modos de juego se refiere son la 'Liga Master' y 'Ser una Leyenda', también es cierto que hay muchos más. Como siempre podremos empezar diferentes Copas, tanto licenciadas (las comentadas antes como por ejemplo la 'Libertadores') como personalizadas (¿alguien dijo Konami?), pero además, la compañía nipona ha decidido recuperar el modo 'Liga'.

Pero claro, estás esperando saber qué tal la 'Liga Master' en esta edición ¿verdad? Pues la verdad es que bien. Nos permite ser tanto los jugadores como también el entrenador pero realmente aporta pocas novedades (más allá de la puesta al día de los menús y el calendario, más accesibles y menos engorrosos). Quizás uno de los grandes alicientes es el hecho de poder llegar a compaginar el trabajo de club con el de seleccionador. Eso si nos fijamos en el modo 'offline', claro. Porque si hablamos del modo en línea, la verdad es que la novedad es grande e importante. Nada más y nada menos que poder disputar la 'Liga Master' online contra jugadores de todo el mundo (fichajes incluidos).

Es cierto que la forma en la que está implementada es más sencilla (sería literalmente imposible crear una 'Liga Master' con emparejamientos y horarios concretos), pero aún así logra ser muy adictiva y aportar sensaciones totalmente novedosas en la saga. Su desarrollo consiste en escoger entre diferentes ligas (al principio no podemos acceder a todas) y a partir de aquí disputar partidos al azar con otros jugadores de esa liga (y por supuesto, con los jugadores malos de la 'Liga Master') para ir ganando reputación, o puntos y dinero para subir escalones, fichar jugadores o incluso cambiarnos de liga.

 PES 11

Desde hace unos años, la 'Liga Master' tiene que compartir el trono de los modos de juego con otro llamado 'Ser una Leyenda'. Y esta temporada, este nos ofrece una novedad muy importante: ser el portero del equipo, con todo lo que eso comporta. Desde realizar las paradas o movimientos del guardameta, hasta dar órdenes de diferentes índoles a nuestros compañeros de equipo (como por ejemplo juntar más las líneas). Más allá de esto, ya conocéis las virtudes y defectos del modo: el entrenador es quién tiene el poder de ponernos o no, y en función de nuestras actuaciones iremos escalando posiciones (e incluso ganando premios o llegando a la selección). Quizás demasiado lento a veces (puede ser aburrido esperar el turno en el banquillo o ser cambiado porque nuestra resistencia es muy baja), pero también tremendamente diferente al juego habitual (pues tienes que jugar más por el equipo o la posición en la que estás).

Por si fuera poco, volvemos a disfrutar de un modo de 'desafíos' en el modo 'Entrenamiento' (tutorial imprescindible por cierto), aparte del entrenamiento libre, o del editor, que es bastante interesante (y esta vez disponemos de muchos bloques libres para crear equipos). Difícil de dominar pero fácil de aprender y bastante interesante.

Para acabar con los modos de juego, podemos hablar del online. Aún a la espera de saber hasta qué punto serán fiables los servidores (de momento funcionan bien, aunque siempre podría ser arreglado con parches si hay problemas), tenemos un abanico importante de competiciones (amistosos, copas licenciadas o incluso la 'Liga Master') y un buen puñado de novedades como la posibilidad de filtrar el 'matchmaking' (por ejemplo, querer jugar contra rivales del mismo nivel), o incluso de jugar partidos 11 contra 11 (ahora en fase beta, y pronto de forma permanente). También hay nuevas medidas anti trampas (tenemos una valoración según nuestras desconexiones y podemos incluso betar a rivales que han sido deshonestos para que no nos los volvamos a encontrar), o incluso medidas de ayuda como tres niveles de apoyo de pase para jugadores que jueguen con más dificultades.

Apartado técnico 'ingenioso'

No se podía esperar menos de algo creado por el mismísimo 'Hidejo Kojima'. El nuevo motor no solo afecta de manera genial a la parte jugable del título (esto es lo que realmente tiene un valor incalculable), sino que favorece a la sensación de que por fin estamos ante un juego nuevo y no ante un sacacuartos en el que ni siquiera se han esforzado visualmente hablando. Animaciones pulidas, césped casi de verdad, una física del balón inmejorable y estadios espectaculares y con mayor definición que antaño.

De todas formas, siguen habiendo errores importantes como aficionados 'pixelados' cuando estamos ya dentro del partido (ya que en la previa, sí disfrutamos de una calidad importante en ellos), o jugadores que ni siquiera se parecen en nada al real (por ejemplo el chileno 'Alexis Sánchez', más incomprensible teniendo en cuenta que es la estrella de un país cuya liga ha sido licenciada para este título), o incluso que en algunos momentos de la previa (cuando vemos a los jugadores cantando el supuesto himno, por ejemplo) parece que haya algo 'raro' que provoca que la imagen se vuelva algo borrosa.

 PES 14

Además se han eliminado los efectos meteorológicos como la lluvia o la nieve (otra cosa más que demuestra que se ha tenido poco tiempo para pulir cosas del nuevo motor y que se ha optado para tener el juego a tiempo). Esperemos que sea corregido en futuros parches porque es algo bastante criticable la verdad. A pesar de todo, el juego luce bien y es rápido que es lo que importa. No hay bajadas del frame rate, la iluminación y las sombras son de lo mejor que se ha visto en la saga hasta el momento y no hay bugs molestos o raros. Eso sí, alguna vez he experimentado errores en la consola cuando he salido del juego, hasta el punto de que en vez de salir al menú de la PlayStation 3, se ha reiniciado la consola. Supongo que es algo puntual, pero haría falta ver si le sucede a más usuarios.

En cuanto al sonido, estamos ante un punto que debería ser excepcional y que está muy desaprovechado. Sí, la ambientación es notable, y los aficionados cumplen, pero podrían dar más de sí, y sobre todo, los comentarios de 'Carlos Martínez' y 'Julio Maldonado' (Maldini) están muy desaprovechados. Porque claro, estamos hablando de dos de los mejores (sino los mejores) en cada faceta. Por un lado la capacidad de transmitir emoción y voz de Carlos, y por otro los conocimientos y la imparcialidad de Maldini. Lo primero se consigue (aunque hay errores a veces, con comentarios a destiempo por ejemplo), mientras que lo segundo está muy lejos de lo que Maldini puede ofrecer.

Más que nada porque estamos hablando de un personaje que es considerado como una Biblia del fútbol, y que conoce prácticamente cualquier jugador del mundo. Sí que es cierto que hay comentarios que sorprenden dado que estamos ante un simple videojuego (como recordar contextos del fútbol real por ejemplo de un derbi), pero se antojan demasiado simples y poco evolucionados en una industria que ha ido tan lejos como la de los videojuegos.

Los cánticos de los aficionados son totalmente reconocibles pero les pasa algo parecido a los comentarios: a veces no concuerdan con el contexto o están mal aprovechados. Un gran ejemplo de ello sería el cántico que los culés crearon con el tema del 'chorreo'; pero claro, una cosa es el contexto en que se usó, y otro es que lo aprovechen en cualquier partido e incluso aunque no ganen por goleada. Aún así, hay que felicitar a Konami por el trabajo de 'investigación' ya que incluso podremos oír como los aficionados del 'Valladolid' cantan aquello de 'Pucela'.

Por su parte, los efectos de sonido no pasan de correctos y cumplidores ya que se podría llegar a decir, que hasta hacer el análisis, ni siquiera había reparado en escucharlos como quien dice. Ha sido a posteriori que los he valorado y ciertamente son lo que tienen que ser: correctos sin más en un juego de estas características. En cuanto a las melodías poco a comentar: un reparto poco variado, corto de efectivos y casi se podría decir que con poca personalidad. Hay algún tema que engancha, pero por lo general da la sensación que siempre estamos escuchando los mismos temas.

Tan largo como tú decidas

A diferencia de otros géneros, el deportivo tiene un elemento que puede ser tanto una virtud como un defecto, dependiendo de la perspectiva desde la que nos lo miremos. Me estoy refiriendo a la duración del título en cuestión, y es que en un juego de fútbol esta va depender totalmente de dos aspectos: la variedad en modos de juego, y sobre todo la propia calidad del juego o incluso podríamos decir que de 'nuestra aceptación del mismo'. Si nos gusta y nos lo pasamos bien, lo más probable es que nunca se nos haga repetitivo y siempre tengamos un partido online que disputar, una temporada de la 'Liga Master' o del modo 'Ser una Leyenda' a jugar, o simplemente una 'Liga' o 'Copa' personalizada a crear.

 PES 12

Si tuviera que dar mi opinión personal respecto al juego en ese sentido lo resumiría de una forma: son tantos los aspectos jugables nuevos (incluso en cuanto a modos de juego como la 'Liga Master' online o la posibilidad de jugar de portero en 'Ser una Leyenda') y las situaciones 'distintas' que ofrece la física del balón, que por lo menos se vuelve a lograr la sensación de que en cada partido puede pasar algo distinto (sensaciones 'Pro').

Se tienen que echar muchas horas para dominar el nuevo sistema jugable (si queremos aprovechar todas las opciones existentes), y se podría decir que 'Pro Evolution Soccer 2014' es como el buen vino: mejora con el tiempo. Veremos también como de buenos llegan a ser los partidos 11 contra 11 cuando acabe la fase beta, pero puede ser también un grandioso aliciente para alargar la durabilidad de un título ya de por sí longevo. Casi infinito si nos lo pasamos bien con él. Con unos trofeos bastante accesibles eso sí (han quitado los online, con lo que pierde algo de gracia en ese sentido para los más 'hardcores').

En conclusión

En definitiva, podríamos decir se está yendo por el buen camino, que esta nueva entrega ha resultado ser un gran paso en el duro camino de intentar volver a recuperar el trono perdido, y que ha logrado incluso la excelencia en algunos apartados como la física del balón o las depuradas animaciones de los jugadores (muy destacables en algunas acciones).

 PES 13

Sin embargo, llegados a este punto, no puedo acabar el análisis sin resaltar algunos errores importantes (o por lo menos que lo alejan de la maestría que tanto anhelamos muchos) como algunos que ya hemos comentado hasta ahora en el texto: delanteros a veces demasiado lentos en la conducción o incluso esperando el balón en carrera, giros en un mismo eje demasiado lentos (sobre todo cuando nos presionan, derivados a veces, de los efectos contraproducentes del nuevo sistema cuerpo a cuerpo), el amplio margen de mejoría en temas como los pases o disparos manuales, o el tema de cada año como las licencias, sonido o parecidos de jugadores. Pero también hay otro tipo de errores como que la figura del árbitro no acabe de funcionar del todo (a veces muy permisivo, otras demasiado riguroso), o incluso que las segadas no estén del todo bien implementadas, ya que no es de extrañar que no calculemos bien, seguemos el césped (ni balón ni jugador), y aún así, que el jugador no se levante rápidamente y acabes haciendo falta a un jugador que viene mucho más tarde (a veces ni siquiera es el que buscabas en un primer momento...).

De todas formas, y más allá del claro e innegable hecho de que le ha faltado tiempo a Konami para pulir del todo esta nueva base (grandes ejemplos son las pérdidas incluso de efectos climatológicos), la verdad es que los cambios son convincentes y la mejoría importante. En todo momento se notan los aciertos que ya veníamos viendo en los últimos juegos de la saga y a todo eso se le tienen que sumar las grandes virtudes de esta (más velocidad con el balón en los pies, animaciones reales y que cuajan como nunca, física del balón espectacular y novedades a punta pala).

Pero lo más importante es sin duda el hecho de que si en el pasado hablábamos de que el techo ya se había tocado (aún habiendo errores, se veía que era difícil corregirlos con ese motor anticuado), ahora estamos hablando de algo ya muy sólido pero también muy mejorable y sobre todo de forma viable. Una palabra que ya casi habíamos olvidado junto a la esperanza de volver a enamorarnos de un nuevo 'Pro'. Esto no significa que te convenza del todo; como ya he dicho hay algunos errores, o inconvenientes que quizás desquician a más de uno, pero de verdad recomiendo que le deis tiempo, lo catéis, mejoréis, que conozcáis todos los entresijos del nuevo sistema (y los lleguéis a dominar), y veréis que gana enteros, que os sorprende ver como por fin se empieza a parecer a aquellos maravillosos años, y como es capaz de emocionar a grandes conocedores del mundo del fútbol.

 PES 15

Quizás le falta algo de consistencia, y de mayor pulcritud en algunos aspectos nuevos bien ideados pero no del todo bien ejecutados, pero como juego de fútbol es un producto altamente recomendable y de pura simulación. Aún queda un largo camino por recorrer, pero por fin Konami ha vuelto a aparecer, para intentar hacer peligrar el puesto de rey que actualmente posee 'FIFA'. Si lo conseguirá o no, no lo sabemos, pero dos cosas están claras: una, que la competitividad irá en favor de nosotros, los consumidores, y dos, que el futuro en éste género es por fin esperanzador, no solo con épocas de gloria de una u otra saga sino incluso de ambas.

8,5

Lo mejor:

Las nuevas animaciones, tanto por estética como por jugabilidad. La física del balón, el gran logro de esta entrega. Supone un brote de esperanza justificada para el futuro.

Lo peor:

Siguen habiendo errores importantes, aunque en menor medida. En cuanto a licencias y parecidos está muy por debajo de su rival. A nivel sonoro no está del todo aprovechado ni a la altura del resto.

Galería

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.