avatar

ÚLTIMA HORA: Lista completa de nominados a los Premios Oscar 2019
Análisis de 'METAL MAX Xeno' para PS4; vuelve 'Metal Max'
2
AÑEJO

Análisis de 'METAL MAX Xeno' para PS4; vuelve 'Metal Max'

PS4
Categoría: Analisis
20 de Septiembre 2018 | 10:00

Si hay un sello que identifique al instante lo que etiquetamos como juego de nicho ese es el de NIS America, la subsidiaria de Nippon Ichi Software a la que le debemos mucho por los esfuerzos constantes para sacar de Japón licencias con un reducido pero fiel grupo de aficionados en Occidente, licencias como 'Metal Max', lanzado en 1991 2006, que ahora vuelve como 'METAL MAX Xeno' para PS4 y PlayStation Vita después de pasearse en los últimos años por Nintendo DS y móviles con 'Metal Max 4' y 'Metal Max: Fireworks'. Aquí utilizaremos como referencia 'Metal Saga' de PS2 por ser el título más parecido a este nuevo estreno.

Más arcaico que clásico

Para determinados jugadores (entre los que me incluyo yo mismo) puede resultar un complicado ejercicio de empatía el tener que entender que hay personas que realmente esperan con ilusión un título como 'METAL MAX Xeno'. Bien movidos por la nostalgia o bien conscientes de que licencias determinadas ejecutaron ideas que les parecieron especialmente divertidas o innovadoras estos usuarios celebran cualquier lanzamiento relacionado con esos títulos que hace años o décadas les parecieron únicos. El caso es que tras pasar horas y horas en el vasto yermo de Distokyo (bien jugado, de verdad) sigo sin tener del todo claro qué es lo que podría llevar a alguien a derrochar horas y hora de juego en este nuevo lanzamiento.

METAL MAX Xeno

La premisa argumental es más simplona que simple dado que no ha cambiado prácticamente nada desde el juego de PS2. La obra se ubica medio siglo después de una catástrofe global provocada por NOA, una IA creada por los humanos para solventar los principales problemas en la Tierra que en determinado momento comprende que hay una enfermedad que los causa todos, los propios humanos (razón no le faltaba a la pobre). El desenlace es el esperado y NOA toma el control de todo sistema informatizado del planeta erigiendo un ejército de máquinas que se queda realmente cerca de exterminar a toda la raza humana. Por suerte no lo consiguen y ahí entramos nosotros.

La historia de nuestro protagonista, Talis, es ciertamente más profunda que la del héroe de 'Metal Saga'. Aquel comenzaba la aventura aceptando el trabajo de cazador -humanos que deciden explorar las ruinas buscando recursos y eliminando amenazas robóticas- y ahí acababan todas sus motivaciones. En el caso de Talis le vemos jurar venganza al principio de la aventura mientras recuerda cómo las máquinas mataron a su familia. Sigue siendo igual de manida, escueta y casi ridícula, pero al menos alguien le dedicó una tarde al asunto.

METAL MAX Xeno

Por suerte todos los cambios efectuados en la saga no acaban ahí y algunos de los principales problemas del juego de PS2 se han visto solventados en este regreso a la actual generación. Entre esos problemas se encontraba el hecho de tener que amasar una pequeña fortuna que nos permitirá conseguir el mejor equipamiento para completar la mayor porción posible del juego con la finalidad de obtener el mejor de los múltiples finales disponibles. El asunto era que por el camino veíamos como el preciado dinero se nos podía ir fácilmente por el sumidero si rompían nuestros vehículos de combate o teníamos que echar mano de la cartera para ciertas acciones. Esto se ha simplificado notablemente en 'METAL MAX Xeno' y ahora avanzar resulta considerablemente más fácil y satisfactorio para quienes no busquen una experiencia demasiado exigente.

Acciones que en el pasado drenaban nuestros ahorros como reparar los tanques, que en este título sirven como principales herramientas de batalla porque ir a pie es suicidarse, ahora son gratuitas. Contamos con un centro de operaciones en el que reaparecemos si morimos y en el que no se nos penaliza de ninguna de las maneras por reparar nuestros vehículos y recuperar nuestra salud. Todo es gratuito y eso puede ser potencialmente negativo para quienes gustaran de la experiencia original. Yo confesaré que como poco habituado a este tipo de experiencias lo he agradecido, aún así no me atreveré a decir que es una decisión negativa o positiva ya que dependerá de lo que cada jugador busque aquí.

METAL MAX Xeno

El mapa a explorar es ahora realmente lineal y en él encontraremos misiones principales que cumplir para hacer avanzar la historia y tareas secundarias tales como explorar pequeñas ruinas donde tendremos que ir a pie y utilizar las habilidades de nuestros personajes o derrotar a enormes máquinas con forma de diversos animales para meternos unos buenos miles de créditos en el zurrón.

El resto del esqueleto del juego es de JRPG de bajo presupuesto con combates por turnos o en tiempo real (esta entrega cuenta con un selector a diferencia de otros títulos de la franquicia que obligaban a jugar por turnos). A pesar de ello hay algo por lo que esta licencia destaca y es aquí donde yo especulo que radica el encanto de aquellos que consiguen verlo, y son los vehículos que nos acompañan durante todo el juego. Estos vehículos se pueden personalizar con una gran cantidad de piezas que van desde motores hasta cañones, ametralladoras, lanzamisiles, espadas que lanzan ondas de sonido y un largo etcétera. Personalmente la variedad de detalles y las opciones de personalización (también las hay estéticas) de los vehículos es lo que me ha mantenido enganchado al juego todas y cada una de las horas que he pasado con él. Por momentos me recordaba a mi añorada serie 'Medabots' y me he agarrado a esa nostalgia irrelevante para seguir adelante. Cuando derrotamos a los jefes del juego, opcionales o no, nos quedamos con su arma principal y eso motiva mucho a afrontar todos los desafíos como buenamente podamos.

METAL MAX Xeno

La necesidad de grindear existe como no podría ser de otra manera en un juego de tales características, pero lo cierto es que no es muy agresiva y hay unas cuantas mecánicas que una vez aprendidas nos ayudan a derrotar a los jefes sin necesidad de sacarles demasiados niveles en lo que respecta a potencia de fuego. Eso sí, cabe reseñar que el título carece de un tutorial realmente completo que nos enseñe todo lo que podemos hacer en combate (lo pasé realmente mal hasta que aprendí que el icono de un elemento junto a un escudo no significa que el enemigo es resistente a él, sino que debe usarse ese elemento en su contra para romper su defensa...) conviene echarle un vistazo al apartado de ayuda en opciones para repasar todas las mecánicas del título dentro y fuera de los combates.

Al margen de cómo se juega está el asunto de cómo se ve 'METAL MAX Xeno' y la respuesta es desfasado. Sin más. Se trata de un título que también sale en PlayStation Vita, pero su problema no radica únicamente en la falta de músculo técnico, sino que también es pobre en lo artístico, marrones y grises predominan en los desiertos y las ciudades que encontraremos a lo largo del juego con contadas excepciones que tampoco desprenden una belleza cautivadora. A esto se le suman unas animaciones que son exactamente como se espera, pobres.

METAL MAX Xeno

Sigue presente, eso sí, el curioso humor de la entrega original. De vez en cuando el juego se pasa con la sexualización de todos y cada uno de los personajes femeninos, algo que por desgracia damos por sentado en productos japoneses ya que consideramos que es inherente a su forma de crear. Aún así es importante tenerlo en cuenta por si os hace poca gracia. El resto del tiempo los personajes intercambian bromas a medida que se van conociendo y formando una comunidad en nuestra base principal, lugar en el que vivirán todos los supervivientes que rescatemos junto a nuestro equipo principal. Eso sí, hay una obsesión con el sexo y con la masturbación algo perturbadora, aunque se les puede perdonar si se tiene en cuenta que esos supervivientes contaban con morir como los últimos de sus especie en cuestión de semanas. Digo yo. Eso sí, el juego está completamente en inglés. Ese inglés mediocre que tuviste que aprender para jugar a videojuegos en los 90, pero inglés al fin y al cabo.

Conclusión

Al final del día 'METAL MAX Xeno' es un juego con el que me lo he pasado bien, cuyo nombre olvido a los 10 minutos de dejar de jugar y cuya recomendación no me sale al día siguiente. Te puedes entretener paseando por su yermo, personalizando tus vehículos y viendo si es posible que aparezca un enemigo más grande que el último al que te has enfrentado, pero lo cierto es que solo se me ocurre que se puede disfrutar de este rol japonés barato si no se tiene nada mejor a mano, algo difícil de imaginar.

6,5

Lo mejor:

- El regreso de una saga con un nicho de aficionados fieles.

- Accesible para los menos versados en el JRPG clásico.

- Original por momentos...

Lo peor:

- ...genérico en otros.

- Desfasado técnicamente.

- Repetitivo tras las primeras horas.

Galería

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.