avatar

Crítica de 'One Piece 892', bienvenidos al País de Wano
WANO KUNI

Crítica de 'One Piece 892', bienvenidos al País de Wano

Por Manu Mora
Categoría: Analisis
7 de Julio 2019 | 20:39

Pues por fin ha llegado el momento. Ya tenemos el anime de 'One Piece' en pleno arco de Wano y con todo lo que ello conlleva. No solamente hablamos de la parte argumental, sino también del cambio de director y animación. Y se ha notado bastante.

Tatsuya Nagamine, el encargado de las películas de 'One Piece Z' y 'Dragon Ball Super: Broly', entre otras, le ha dado un nuevo toque al anime que cumple hoy su capítulo 892. Más fluidez, un estilo bastante personal en cuanto a algunos planos y un ritmo que va a ser bastante similar al que hemos visto hoy: muy pasado.

Así que, aprovechando que tenemos uno de los arcos más importantes del anime recién salidito del horno, aquí, en Zona Red, volvemos a darle duro al anime y a comentar con vosotros todo lo que el País de Wano tiene que ofrecernos. Y eso va a ser, desde luego, mucho. Porque en el manga aún no ha llegado ni a la parte "intensa".

Un capítulo de presentaciones

Este primer episodio de la saga de Wano nos deja varias cosas. La primera de ella es una pequeña introducción que nos sirve para ponernos un poco en situación. Y es que, recordemos, desde que Luffy partió con la mitad de la tripulación hacia Whole Cake, no hemos sabido absolutamente nada del resto.

Así pues, Zoro, Ussop, Frankie, Nico Robin y Brook (junto a los samuráis y ninja) han estado un tiempo desaparecidos, de la misma forma que antes lo estuvieron los protagonistas del arco de Big Mom.

Nico

Sin embargo, y a diferencia de la anterior saga, los Mugiwara no se han estado quietos esperando a que llegase su capitán. Han empezado a infiltrarse en la capital y a entender un poco el mundo en el que se mueven. Un mundo que, ya os avanzo, es bastante complejo.

Sabiendo que teníamos que ponernos en situación, Oda (y el anime) han hecho un resumen rápido de los acontecimientos. Hemos visto a Usopp usar sus mejores habilidades (la labia) para embaucar a la gente y escuchar los cotilleos de la ciudad; también se ha dejado ver Nico Robin preparándose para ser una Geisha del propio Shogun; y por supuesto, Frankie y Zoro haciendo un poco de las suyas.

Este último ha sido el que más tiempo se ha comido del capítulo de hoy, pero tampoco es que nos haya enseñado mucho. Su peculiar encuentro ha servido para enseñarnos algo acerca de la ley de los samuráis, esa que todos conocemos de oída y que a partir de ahora va a estar muy presente. Pero también nos ha dejado ver que en esta saga no se van a cortar con la sangre en las escenas de acción.

Estilos más personales

Algo que ya se intuía en el episodio de la semana pasada (todavía a manos del antiguo director), era que el diseño iba a cambiar. Solo había que ver el mar en el que se habían metido los Mugiwara a su llegada a Wano. Y ese estilo, presente en el manga de una forma muy clara, va a irse extendiendo a lo largo de esta saga.

Sin embargo, cuando hablo de "estilos" en este pequeño apartado, no me refiero a eso. Ni al diseño de los personajes en sí, ya que los protagonistas apenas cambian más que la ropa y sus peinados. Me refiero a la forma de enfocar determinados elementos y de hacer énfasis en escenas y encuadres.

No se puede negar que Nagamine disfruta mostrándonos las expresiones faciales de los personajes cuando se disponen a hacer "algo". Nico bailando, Usopp vendiendo y, por supuesto, Zoro peleando.

Zoro

La expresión, sobre todo, de los ojos, se ha cuidado mucho y se le ha dado un toque de movimiento para mostrar el poder que desprende el segundo de a bordo de los Sombrero de Paja. Pero en este episodio quizás se ha usado demasiado ese elemento. Si contáis las veces que vemos los ojos en primer plano de Zoro o de alguno de sus enemigos, nos van a faltar dedos de la mano. Y sí, le da un toque bastante interesante, pero espero que use todos sus otros recursos conforme vaya avanzando la saga.

También hemos visto este ritmo pausado del que ya nos iban advirtiendo desde hace tiempo. Para conseguir captar todo lo que Wano ofrece (que no es poco), hace falta explicar bien las relaciones entre todos los personajes. Y eso va a tomarse un tiempo.

Así, el capítulo transcurre entre momentos un poco cómicos y momentos en los que una imagen semiestática se come varios segundos de anime. A veces mostrando un momento tenso, a veces simplemente enseñándonos lo que Wano ofrece.

Tened por seguro que este ritmo no va a cambiar. Como mucho, igual baja un poco. Pero no esperéis, más allá de los momentos más locos, una velocidad distinta a la que nos tiene acostumbrados 'One Piece'.

Qué esperamos de Wano

Lo que ocurre en el País de Wano no es algo nuevo. Hemos visto cosas similares anteriormente, aunque en diferentes estadíos.

Por ejemplo, la gran primera saga que nos mostró Oda, Arabasta, fue el ejemplo de cómo una mente maquiavélique movía ficha para destrozar un país y hacerse con el control destruyendo a sus gobernantes.

Posteriormente, vimos, en una escala similar, la historia de Dressrosa, aunque en esta ocasión los Mugiwara llegaron con 10 años de retraso, y el poder de DoFlamingo estaba ya en su punto más álgido.

Ahora, en Wano, nos encontramos con un país sumido en un gobierno usurpado desde hace 20 años. Y la gran diferencia de lo que ocurría con otras sagas es que en esta ocasión el causante de todo no es solo un pirata poderoso. Tiene aliados.

Hablamos de Kaidou, el primer Yonkou al que Luffy quiere derrotar (y Trafalgar Law), y eso significa no una banda pirata sino toda una flota. Pero es que esta vez él no es el único problema al que tienen que enfrentarse. Todo el país está bajo las órdenes del Shogun que lo gobierna y que está respaldado por el propio emperador del mar.

Kaido

Oda nos tiene acostumbrados a ver más de un bando en sus grandes sagas. En Impel Down, por ejemplo, tuvimos a Luffy y los prisioneros, a los guardias y a Barbanegra. Lo mismo vismo en Dressrosa, con el bando de los Mugiwara, el de los Marines, el de DoFlamingo y, por si fuera poco, el del Ejército Revolucionario.

En Wano, para más inri, Linlin también va de camino a Wano a buscar a Luffy, lo que significa que nos vamos a encontrar en un solo territorio a dos Yonkou. Y encima a dos que no es que se lleven demasiado bien. ¿Cuántos frentes vamos a tener ahora? Evidentemente, por un lado veremos a los Sombrero de Paja. Por otro, a los piratas de Kaidou y las fuerzas del Shogun que irán a una. Pero ¿y Big Mom? ¿Se aliará con alguno? ¿Su orgullo hará que esto sea una batalla de todos contra todos?

Y lo que para un servidor ahora mismo es más importante ¿Y Shanks y Jimbei? Porque estoy un poco harto de ver a la tripulación de los Mugiwara en los opening formada solo por 9 tripulantes. Y no podemos olvidar que Jimbei ya se ha unido a ellos oficialmente. Así que ¿dónde está mi personaje favorito (después de Nami, por supuesto)?

8,5

Lo mejor:

- una nueva animación con mucho detalle

- escenas de lucha intensas

- empieza Wano, ya eso es suficiente

Lo peor:

- el ritmo sigue siendo lento

- quizás abusa del primer plano

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.