avatar

Análisis de 'Mafia III: Definitive Edition' para Xbox One; buscando justicia
REVIEW

Análisis de 'Mafia III: Definitive Edition' para Xbox One; buscando justicia

PC XOne PS4
Categoría: Analisis
6 de Julio 2020 | 18:00

El próximo mes de agosto es un momento muy esperado por todos los fans de la franquicia 'Mafia', ya que llegará a las tiendas el remake de la primera entrega de la serie, 'Mafia: Definitive Edition'; una versión mejorada y actualizada de 'Mafia: The City of Lost heaven', videojuego publicado originariamente en el año 2002 para PC, PS2 y Xbox. Para ir poniéndonos en situación, recientemente hemos tenido la posibilidad de revisitar Empire Bay de la mano de Vito Scaletta en 'Mafia II: Definitive Edition', y también hemos querido hacer lo mismo con New Bordeux y Lincoln Clay en 'Mafia III: Definitive Edition'.

Lo cierto es que el estreno en 2016 de 'Mafia III' estuvo muy por debajo de las expectativas que muchos jugadores de todo el mundo se habían generado. Al tratarse del salto de la franquicia a la generación de PS4 y Xbox One, se esperaba que la serie no sólo mantuviera el nivel en aquellos elementos destacables de la segunda parte, como la historia, sino que también esperaban un salto importante en aspectos como la jugabilidad o el apartado técnico. Podríamos decir que no se cumplieron los objetivos y eso provocó que el juego fuera castigado en diferentes foros. Pero pese a las cosas malas que pueda tener el juego, hay dos motivos lógicos para rejugarlo. El primero es que 'Mafia III: Definitive Edition' se incluye en un bundle con los tres juegos, incorporando los DLC y las mejoras para las consolas premium de Sony y Microsoft. El segundo lo conocimos hace pocos días, el remake del primer 'Mafia' utilizará mecánicas de este tercer capítulo.

Análisis de 'Mafia III: Definitive Edition' para Xbox One 1

Siguiendo el camino de la venganza

La historia de Lincoln Clay nos llevará a recorrer el camino de la venganza, después de perderlo todo, a través de una sociedad estadounidense eminentemente racista y clasista. Aspectos que no solo marcan la personalidad y el comportamiento de nuestro protagonista, sino también de la gente que le rodea. Al mismo tiempo, también estaremos en el epicentro de un conflicto mafioso que no sólo afecta a la ciudad de New Bordeux sino que está instaurado en todo el país. A diferencia de la historia de Vito Scaletta en Empire Bay, nuestro nuevo protagonista no muestra un gran interés por este mundo criminal, sus motivaciones son más profundas.

De la trama principal el gran punto negativo radica en la forma de progresar que tiene el jugador, que radica en realizar una serie de tareas (interrogar enemigos, asesinar a sicarios, destruir mercancías, etcétera) hasta causar una pérdida económica que haga salir al mafioso de su guarida. Este tipo de misiones se repiten hasta la saciedad y, aunque las principales son variadas, alargan artificialmente el juego y no le aportan ningún tipo de valor. Pero no solo eso, sino que el perjuicio económico que deberemos provocar en sus arcas aumenta con determinados delincuentes, obligándonos incluso a patrullar los barrios para interferir en sus trapicheos cuando ya no queden misiones opcionales. Desde mi punto de vista, un error que lastra el ritmo y la progresión de una historia realmente entretenida (a la par que muy hollywoodiense).

Análisis de 'Mafia III: Definitive Edition' para Xbox One 2

Lo curioso es que con los tres DLC los desarrolladores parecen alejarse de la base de 'Mafia III' para acercase a la forma de narrar y jugar que ofrecía 'Mafia II. Es decir, una historia potente, con variedad de situaciones, que va encadenando una misión tras otra sin dejarse entorpecer por misiones banales que no aportan nada. Además, en esta ocasión las subtramas nos llevaran a situaciones de lo más curiosas como ir a la caza de un antiguo militar de los Estados Unidos; destrozar los planes de una secta satánica que se ha instalado en la ciudad y acabar con la hegemonía de un sheriff racista que asesina a sangre fría a los negros de su jurisdicción. Podemos decir que por breves momentos Lincoln abandona su anhelada venganza para convertirse en un héroe local y nacional.

Un cambio de propuesta

En esta tercera entrega, Hangar 13 y 2K Czech han dado una vuelta de tuerca a la fórmula de años anteriores, y nos encontramos con nuevos factores que condicionarán, positiva y negativamente, nuestra forma de jugar. Entre los añadidos que considero un acierto situaría el sistema de favores que añaden un plus de variedad a las misiones. Este tipo de mecánicas podríamos dividirlos en dos subgrupos, uno más pensado para los momentos de transición de la trama (pedir que nos traigan un vehículo, que vengan a recoger nuestro dinero para guardarlo en la caja fuerte o la aparición estelar de un vendedor de armas); el otro pensado para los momentos de acción (por ejemplo, enviarnos aliados para realizar una infiltración o conseguir que la policía haga la vista gorda con nuestro próximo golpe). ¿Lo malo? Hay muy pocas opciones y en determinadas situaciones el resultado es bastante cuestionable condicionado por la IA de los NPC.

También me parece muy interesante que sean los propios ciudadanos de la ciudad aquellos que den la voz de alarma y llamen a la policía en caso de vernos cometer un delito, o que los distintos grupos criminales a los que nos enfrentamos llamen refuerzos si se ven superados por la situación. No obstante, nuevamente, este sistema podría ser más profundo, ya que son pocos los NPC que toman esta iniciativa y en caso de abatirlos o noquearlos nos libramos de ese peligro. De todos modos, pese al evidente margen de mejora, me parece un sistema mucho más interesante y divertido que llenar las calles de patrullas y vehículos policiales.

Del mismo modo, la premisa de crear una gran organización criminal que controla la ciudad con las principales mafias de la zona también resulta llamativa; pero queda diluida cuando el hecho de repartir negocios y/o territorios no tiene más repercusión para el jugador que recolectar una determinada cantidad de dinero (aunque luego no tengamos opciones para gastarlo), más allá de la pataleta de uno u otro personaje.

En cuanto a los cambios que no acaban de funcionar bien uno está relacionado directamente con los tiroteos. Cuando aparecen nuevos enemigos, estos suelen aparecer siempre por el lado contrario de sus compañeros, lo que provoca que en dificultades elevadas te noqueen por la espalda prácticamente sin llegar a desenfundar el arma (especialmente en las dificultades elevadas). Además, aunque se ha intentado mejorar el sistema de coberturas aún siguen produciéndose algunas situaciones extrañas en los momentos de más tensión. Más allá del tiempo bala, lo cierto es que al desenfundar el arma el juego sigue manteniendo un cierto matiz añejo. De hecho, incluso hay algunos aspectos en los que está por debajo de 'Mafia II', como es el número de armas que puedes llevar encima en un momento determinado.

Análisis de 'Mafia III: Definitive Edition' para Xbox One 3

Debido a la gran cantidad de tiempo que pasaremos recorriendo las carreteras de New Bordeux, la conducción debería haber sido uno de los aspectos más mimados del juego, pero lo cierto es que por momentos da la sensación de ser más tosca que en el juego anterior. Una sensación especialmente palpable con los vehículos estándar que podemos robar a pie de calle. Sobre todo se puede apreciar en las persecuciones policiales, donde además los agentes cuentan con una puntería envidiable para destrozar nuestras ruedas, así como con vehículos bastante más rápidos que los que podemos tener a mano al principio del juego.

Una perdida que considero bastante trascendente para 'Mafia III' es la falta de la interacción con la policía. En la segunda entrega podías asumir con cierto fair play los errores que cometías interactuando con la policía, por ejemplo para pagar una multa por exceso de velocidad o para sobornar a un agente por darle una paliza a un personaje. Podíamos decir que anteriormente la policía preguntaba antes de disparar; ahora primero disparan ya que son mucho más persistentes en las búsquedas, las persecuciones y, por supuesto, en los tiroteos. Algo similar ocurre con opciones como la posibilidad de comprar ropa nueva para dar esquinazo a las órdenes de detención, o a las modificaciones de los vehículos (incluso su robo) ya que han sido mecánicas simplificadas que han perdido trascendencia en el desarrollo del juego.

Tampoco quería dejar de comentar el comportamiento de la inteligencia artificial enemiga, que deja un sabor bastante agridulce. Por un lado, en entornos abiertos pueden ponernos en dificultades importantes, ya que son bastante agresivos y combinan fuego lejano con ataques a corta distancia, pero si eres capaz de jugar con el entorno para atrincherarte en un lugar de difícil acceso (con una única vía de entrada y/o salida) estos irán entrando como corderos al matadero.

Un viaje a los años 60

La ambientación lograda en los videojuegos de la serie 'Mafia' consiguen trasladarte a una época anterior gracias a la recreación de las ciudades y los personajes, cuyas acciones y actitudes están claramente condicionadas por el contexto social del momento (más allá de todo ese comportamiento de los organismos criminales al margen de la ley). El racismo, el clasismo, el machismo, la corrupción, etcétera; todo ello aparece a lo largo del videojuego tanto en cinemáticas como en los comentarios de un NPC. A esto le sumamos el diseño de las ciudades, con barrios/zonas muy diferenciadas, el diseño de los vehículos, incluso una banda sonora con grandes canciones de la época, que amenizan de una manera muy especial los largos trayectos en coche.

Desde un punto de vista más técnico, 'Mafia III: Definitive Edition' sigue mostrando las carencias principales que podían apreciarse con su primer lanzamiento en 2016. Dentro de la franquicia, el título ha dado un paso adelante en elementos como los modelados o las animaciones de los personajes, un mejor acabado que también se puede apreciar en el diseño de New Bordeux, destacando las dimensiones del mapeado y el mayor ambiente que se respira en las calles, en términos relacionados con una mayor afluencia de tráfico o un mayor número de ciudadanos que se desplazan por la ciudad. Además, como ya hemos comentado anteriormente, estos también pueden tener una influencia directa en el devenir de nuestras acciones.

Análisis de 'Mafia III: Definitive Edition' para Xbox One 4

Dicho esto, la realidad es que el resultado final está muy lejos de los grandes referentes de la generación (ahora que estamos a unos meses de concluirla). Nosotros hemos disfrutado del juego en Xbox One X, donde pese a contar con una actualización que mejora la estabilidad del framerate, aumenta la resolución y minimiza efectos visuales como los dientes de sierra o el popping, todos estos problemas siguen presentes aunque con una incidencia menor que si no contamos con dicha actualización. Del mismo modo, siguen produciéndose algunos fallos llamativos como el espejo interior del coche que refleja todo lo de su alrededor con un tono rojizo, como si echáramos un vistazo al infierno.

Además, pese a contar con un doblaje al castellano, también son muy notorios algunos problemas de sincronización entre la imagen y el sonido. Por ejemplo, hay cinemáticas donde las voces van totalmente a destiempo con lo que cuentan los personajes, u otras situaciones donde los tonos no logran reflejar el sentimiento del momento. Aunque este escenario se agrava todavía más en las misiones opcionales, donde los personajes mantienen conversaciones sin mover la boca; situaciones que tienen lugar sin que se introduzca ninguna cinemática.

Conclusiones

Cuando ponemos la lupa sobre 'Mafia III: Definitive Edition' la realidad es que nos encontramos un producto más redondo de lo que en su día vimos a finales de 2016, aunque sigue acarreando una serie de defectos en su diseño que lo penalizan (muy especialmente si lo comparamos con títulos similares). Entre sus principales problemas, los que personalmente me han resultado más molestos son la excesiva repetición de tareas/misiones secundarias que te obligan a completar para progresar en la trama principal de la historia y el enorme mapeado. Este último porque se trata de un escenario que está totalmente desaprovechado, no puedes realizar ningún otro tipo de actividad, limitándonos a conducir del punto A al B con nuestro vehículo del momento. Del mismo modo, aunque se han arreglado algunas deficiencias importantes, por ejemplo la baja resolución que tenía el juego en Xbox One, todavía hay aspectos mejorables como el framerate o la sincronización sonora.

Análisis de 'Mafia III: Definitive Edition' para Xbox One 5

Pese a lo comentado anteriormente, también me gustaría poner en valor algunos elementos esenciales de 'Mafia III'. El primero son algunas de las nuevas mecánicas incluidas, como la posibilidad de pedir favor a tus aliados o la opción de repartir el territorio y los negocios entre ellos condicionando el impacto sobre la ciudad y nuestras arcas. Ambos ejemplos me parecen buenas ideas, pero creo que podrían haber dado mejores resultados dotándolas de mayor profundidad. Al mismo tiempo, las misiones principales son muy variadas, tanto a nivel de situaciones como en los escenarios que visitamos, con una historia que únicamente se ve condicionada en ritmo por un sistema de progresión que alarga artificialmente el juego.

Sin embargo, el gran aliciente para retornar a New Bordeeux junto a Lincoln son los DLC. Tres contenidos adicionales que nos presentan nuevos personajes nos llevan a nuevas ubicaciones y nos mantendrán en tensión con sus respectivas historias, algo breves pero repletas de momentos de acción, tensión y emoción. En este caso, su progresión es mucho más similar a lo que era 'Mafia II', sin obligarnos a realizar contenido secundario, relegándolo a un segundo plano para aquellos jugadores que quieran completarlo al 100%. De hecho, aun así, este contenido es diferente a las tareas que nos veremos obligados a realizar en el juego base, aportando un nuevo toque de variedad a la propuesta.

6,8

Lo mejor:

- La variedad de las misiones principales.

- La historia de Lincoln Clay y el reflejo de una sociedad con las creencias y estereotipos de la época.

- Incluye todos los DLC (las mejores historias del juego).

- Nuevas mecánicas.

Lo peor:

- La historia principal se alarga artificialmente con tareas intrascendentes.

- Sigue arrastrando distintos problemas técnicos.

- Un mapa enorme sin cosas por hacer.

- Algunas de las nuevas mecánicas jugables están desaprovechadas.

Galería

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.