avatar

Análisis de 'The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel IV', el final de la saga
FIN DE UNA ERA

Análisis de 'The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel IV', el final de la saga

Por Manu Mora
PS4
Categoría: Analisis
6 de Noviembre 2020 | 14:30

Los seguidores de la saga 'The Legend of Heroes' posiblemente han esperado este momento desde hace mucho no, muchísimo tiempo. Y es que el final de la saga de Erebonia se ha hecho de rogar en nuestro país.

En 'Trails of Cold Steeel IV' Rean y la clase VII ponen rumbo a lo que es el final de la parte más larga de lo que llevamos de serie. Liberl fueron tres entregas y Crossbell fueron dos. Ahora, Erebonia nos ha dejado una historia contada en cuatro partes y que reúne a todo lo que se nos ha puesto por delante en algún momento.

Así que, sí, ya te lo adelanto. Jugar a este juego sin haber jugado a los anteriores (o sin haberte leído a fondo la historia de los mismos) es un completísimo error que vas a pagar muy caro.

Sin esa trayectoria, posiblemente dirás que este juego es un juego que no llegaría al seis porque no te enteras de la misa la mitad. Pero si has llegado hasta aquí tras las entregas de 'Trails in the Sky' y de Crossbell, posiblemente encuentres que los desarrolladores se han guardado la artillería pesada para el final. Y como todo, la paciencia tiene su recompensa.

El final de una saga

Como os he comentado, la saga de 'The Legend of Heroes' consta de muchos títulos. Y por desgracia, algunos de ellos no se han visto en nuestro territorio. Para ser más exactos, los de la saga de Crossbell, que ocurrían a la vez que los dos primeros títulos de 'Trails of Cold Steel'.

Esto implica que el lore que hay detrás del juego es realmente enorme. Y no solamente porque tiene ocho juegos a sus espaldas. Es que de por sí, la historia que podemos ver en cada uno de ellos está realmente desarrollada.

Los personajes, los lugares, las conexiones... todo lo que hemos visto en la franquicia es algo que puede volver a salir en un futuro con muchísima importancia. Por lo tanto, llegar hasta aquí sin haberlos jugado hará que no sepas la diferencia entre un Anguis y un "numerado" o entre un jaeger o un bracer. Y lo que es peor, no podrás reconocer los nombres de los personajes que van a aparecer por escena una y otra vez y que son muy pero que muy importantes.

Clase VII

Precisamente este es el gran punto de 'Trails of Cold Steel IV': que reúne todo lo que nos ha mostrado (y está vivo) hasta el momento. Es como esa película que reúne a todos los Kamen Rider de los últimos veinte años pero hecho juego.

Vamos a ver pasar por delante a personajes que conocimos en los 'Trails in the Sky' y, con mucho más énfasis, los que vimos en los 'Ao no Kiseki' y 'Zero no Kiseki'. De hecho, si en la tercera entrega ya hacían referencia a los acontecimientos de los "problemas" de Crossbell, aquí tendrán aún más relevancia.

Así que prepárate para un recital de nombres, caras, músicas, voces y técnicas como nunca has visto hasta la fecha en la saga.

Un sistema remodelado

Si nos ponemos serios, podríamos decir que la saga de 'Trails of Cold Steel' no son cuatro juegos, sino más bien dos. El primero y el segundo título formarían la primera parte y el tercero y este la segunda. De esta forma, el inicio de 'Trails of Cold Steel IV' es muy similar al que vimos en 'Trails of Cold Steel II'.

Partimos de una situación desastrosa para los protagonistas, donde todo por lo que han luchado se ha venido abajo tras un clímax al final del juego anterior que nos deja KO. Es a partir de ese momento en el que tendremos que retomar a los protagonistas como buenamente podamos para intentar reconstruir lo que queda de ellos.

Sin embargo, en esta ocasión los desarrolladores han optado por tocar algo que parecía intocable en la subsaga: los capítulos y su distribución. Si en la primera y la tercera entrega pasábamos la mayor parte del tiempo en el Insitituto y siguiendo sus ritmos (clases, prácticas con robots, salidas de campo y día libre para relacionarse) ahora la cosa cambia, para bien.

Hubo una cosa que me molestó mucho de 'Trails of Cold Steel II' y es que mantenía este mismo esquema pese a estar en una situación de guerra, rompiendo un poco la ambientación que tanto se habían trabajado en la primera parte.

Ahora, en la cuarta entrega, nos veremos metidos de lleno en un juego más tradicional, sin este corsé tan cerrado y artificial. Un gran acierto, bajo mi punto de vista, porque la situación lo requiere.

Aún así, no os preocupéis porque hay tiempo para las relaciones y las decisiones. Es más, hay casi un capítulo entero dedicado a las elecciones que hayamos hecho a lo largo de todo el juego (el 3 y el 4). Y se agradece, ya que un servidor, como muchos de vosotros, se rompió la cabeza para cuadrar las relaciones con aquellos con los que quería mantener las relaciones más estrechas.

Sistema de batalla sin cambios... pero con mucha elección

Si 'Trails of Cold Steel III' supuso un cambio jugable "importante" para la saga, lo cierto y verdad es que la cuarta entrega repite el esquema de la segunda: no cambia apenas nada en ese sentido.

Nos vamos a encontrar con combates por turnos en los que los Craft son bastante más importantes que las magias. Estas se podrán conseguir nuevamente a través de un crafteo muy intenso de sephits y a base de cambios de unas por otras. Al final, más que las magias en sí son los beneficios que nos dan en cuanto a las estadísticas.

Cambia el enfoque de los cuarzos maestros secundarios. Ahora podremos elegir cuantas veces queramos un mismo cuarzo para nuestros personajes. Por lo tanto, no tendremos límite de usos como en el tercero.

Quizás el mayor cambio que vamos a ver es que tendremos a nuestra disposición una cantidad de personajes que no vamos a saber qué hacer con todos ellos. Además de la clase VII (la nueva y la vieja) vamos a poder manejar a todo bicho viviente que haya pasado por nuestras manos en algún momento. En este sentido, los desarrolladores se han quedado a gusto.

Clase VII joven

Precisamente esto puede ser algo que estrese un poco a los más "novatos en la saga". Y es que con nueve juegos en total (publicados en España ya que Japón tiene otro fuera y uno en el horno) es algo que se veía venir.

'Trails of Cold Steel III' abrió la puerta al gran crossover entre todas las sagas. Ahora, con Ouroboros actuando en todo su esplendor, llega el momento de poner toda la carne en el asador.

Todo lo que controlemos tendrá sus propias técnicas, animaciones y, por supuesto, estilo propio. Además veremos cómo son, la mayoría, las técnicas emblemas que usamos en el pasado de los mismos. Y en aquellos que no controlamos en su momento pero sí que nos dejan ahora mostrarán también aquellas que se usaron contra nosotros.

Es decir, hay una conexión, un mimo y una corrección en este tema que deja muy claro que el plan maestro que hay detrás de la saga 'The Legend of Heroes' está perfectamente hilado al dedillo.

Muchos hilos que unir

Si los 'The Legend of Heroes' son juegos con muchísimo texto de por sí, preparaos porque 'Trails of Cold Steel IV' puede batir todos los records.

Y es que sin llegar al extremo de una novela gráfica, hay muchas cosas que han ido quedando en el aire durante los anteriores juegos. Ni la saga de Liberl ni la de Crossbell dejaron claro cuál era el plan de Ouroboros ni qué son exactamente los Cryptids. Es más, hacía tiempo que no se mencionaba a los Septerrion.

Pero como buen juego de fin de saga, estas cosas deben de quedar cerradas... o casi todas ellas. Por lo tanto, vamos a ver un montón de finales de trama, sobre todo de las personales, que necesitan mucha charla de por medio.

Además, tal y como ocurre en el tercero, cuando aparece un personaje de otra saga (Crossbell sobre todo, pero Liberl también) habrá pausas pequeñas para mostrarle al jugador un poco de su pasado.

Lloyd

Esto puede llegar a ralentizar un poco la historia pero realmente es necesario porque hay tanto personaje, tanta trama y tanta historia suelta por ahí que un pequeño refresco no viene mal.

Es que hay personajes de relleno del primer juego que aparecen para darnos las gracias por cosas que hicimos incluso sin saberlo.

Pese a todo, al juego le ocurre algo parecido a lo que vimos en la segunda parte: la historia principal queda algo corta en beneficio de esta parte más personal.

La sensación de que lo que el juego tiene que contarnos es relativamente corto no se quita en ningún momento cuando llegamos al final. Incluso a veces dará la sensación de que han "estirado" un poco el chicle para hacerlo un pelín más largo.

Quizás tanta escena personal sea precisamente para eso. Pero a un jugador de la saga le encantará ver tanto fan service.

Conclusiones del análisis

Llegados a este punto la respuesta a la pregunta de "qué tal es el juego" es bastante evidente. De la misma forma que para entender bien 'Kingdom Hearts III' hay que haber jugado a los juegos anteriores (y ser Nomura, porque si no, tampoco la entiendes), para disfrutar al cien por cien de este título hace falta haberse jugado los ocho anteriores.

¿Puedes disfrutarlo solo jugando a los 'Trails of Cold Steel'? Desde luego, pero te perderás todos los guiños a la saga de Crossbell y de Liberl. Incluso podrías atreverte a jugarlo solo habiéndole dado al tercero. Pero me temo que tu percepción del juego no será la misma.

Gráfica y sonoramente el juego se ve igual que la anterior entrega. Es continuista a más no poder, tal y como la segunda parte fue a la primera. Solo leves mejoras pero hay que tener en cuenta que, realmente, los dos juegos forman parte de un mismo proyecto.

Así pues, prepárate para leer, tomar notas, volverte loco y entender algunas cosas. Pero no te esperes que se revele todo ya que aún queda historia por contar. El plan de Ouroboros se ha puesto en marcha pero... hay mucho más detrás de todo esto.

9,0

Lo mejor:

fan service total

es el final de saga y es épico

plantea finales de personajes y sus historias

juega con todos

Lo peor:

es más corto que el tercero

muchísimo que leer y recordar

si no has jugado los ocho anteriores... estarás un poco perdido

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.