avatar

Análisis de 'Kingdom Hearts: Melody of Memory' para Nintendo Switch, conectando con el futuro
UN JUEGO MUSICAL QUE CUMPLE PERO NO ENGANCHA

Análisis de 'Kingdom Hearts: Melody of Memory' para Nintendo Switch, conectando con el futuro

Por Manu Mora
XOne PS4 SWITCH
Categoría: Analisis
16 de Noviembre 2020 | 16:45

La saga de 'Kingdom Hearts' ha recibido su primer título musical que pretende, no solamente darnos un poco de ritmo a los jugadores. También hace de conector entre la saga actual de la franquicia y la que será la próxima y que, en teoría comenzaría en un hipotético 'Kingdom Hearts IV'.

Podríamos decir que 'Kingdom Hearts: Melody of Memory' cumple como juego musical, aunque tiene varios problemas que resolver. El listado de canciones, el formato de juego y, a veces, la forma de explicar o desbloquear elementos.

En cuanto a historia, es casi todo lo que podíamos pedir. Pone un poco de orden en la trama actual y nos abre una puerta enorme de posibilidades mientras conecta todo lo que vimos en el final de 'Kingdom Hearts III'.

Vamos a ver qué tal este juego musical de Square Enix que, en algunas cosas, sigue la estela de los 'Theatrhythm'.

Juguemos al ritmo de 'Kingdom Hearts'

'Kingdom Hearts: Melody of Memory' es un juego musical desde el inicio hasta el final. Usa las bases de la franquicia y nos lleva a través de todos (o casi todos) los juegos que nos ha dejado Square Enix usando la música como conector.

El sistema es muy parecido al de los juegos musicales que hemos visto últimamente de la compañía. Es decir, tendremos que pulsar los botones y las palancas de la consola para poder avanzar durante la aventura.

En esta ocasión nos vamos a encontrar con tres tipos principales de canciones. Las más normales serán las de batalla, donde recorreremos un camino hecho con un pentagrama y en el que tendremos que derrotar a enemigos al ritmo de la música.

También encontraremos las batallas contra jefes finales. Estas son bastante escasas, pero son muy interesantes. En ellas tendremos que atacar y defender, por lo que si no hacemos bien los movimientos es posible que nuestro enemigo nos golpee con más fuerza.

Por último están los que tienen vídeo y son recuerdos, por así decirlo, donde Sora viajará volando por la pantalla mientras aparecen las escenas de sus aventuras delante de él.

El juego nos permitirá elegir entre las dificultades fácil, normal y difícil según queramos complicarnos la vida o no. Así, en el fácil apenas tendremos obstáculos, en el normal posiblemente nos den algún que otro golpe y en el difícil acabemos tirando la consola por la ventana. Y es que hay una gran diferencia de dificultad entre esos niveles.

Además del modo principal, vamos a tener más modos disponibles para jugar y, a decir verdad, muy divertidos. El cooperativo, pero sobre todo, el competitivo, nos van a dar horas de juego. Su sistema es similar al normal, aunque tendremos a alguien al lado dando por saco o ayudándonos. Depende de qué modo elijamos.

Sincorazón sin miramientos

'Melody of Memory' busca tener una identidad propia y por eso, aunque nos deja detalles de la saga 'Theatrhythm', no usa todo lo esta tenía en su haber.

Teams

El principal cambio es que las canciones de batalla se muestran sobre un pentagrama en el que van apareciendo enemigos y nosotros los tendremos que eliminar al ritmo de la música. Sin embargo, no todo es tan bonito como parece.

Por desgracia, esto supone un problema: los enemigos son una distracción que nos separa del ritmo de las canciones. Y esto debería de ser lo más importante.

Me explico. Cuando un enemigo aparece en pantalla, se acerca hasta nosotros hasta que llega un momento en el que le podremos golpear con algún que otro ataque. Pero estos enemigos no siempre siguen el mismo patrón, aunque sean el mismo. Así, a veces nos encontraremos con que un sincorazón se presentará delante nuestra en menos de medio segundo y otras veces tardará más de tres segundos en estar accesible. A veces, incluso, cambiarán este ritmo apareciendo lentamente y atacando con una velocidad que no le pega.

Si a esto le sumamos que algunos de los movimientos no se indican claramente (sobre todo los de salto), nos encontramos con que el ritmo a seguir es confuso y los enemigos lo empeoran muchísimo, ya que no siguen el patrón que toca.

Para más inri, conforme vamos subiendo de nivel, la pantalla se va llenando de elementos innecesarios. Los enemigos aparecen por la derecha, izquierda, arriba y abajo y que solo están ahí para distraernos o para confundirnos sin darle importancia el ritmo de la música.

El nivel difícil a veces es complicado de hacer no por la cantidad de botones que hay que pulsar sino porque los propios enemigos y objetos que hay en pantalla te impiden ver qué es lo siguiente que tienes que pulsar. Aquí vuelvo a hacer mención a los saltos, que no se indican de ninguna forma.

Las canciones de la saga

Los juegos musicales funcionan cuando sus melodías son reconocibles de alguna manera. Ya sea con canciones actuales, con temas míticos o con nuevas incorporaciones, la música es la principal característica. En este sentido 'Kingdom Hearts', pese a que tiene una gran cantidad de juegos a sus espaldas (y de melodías) no todas son tan reconocibles como las de sus hermanos de compañía, como 'Kingdom Hearts'.

Destati, The 13th Struggle, o la melodía de Traverse Town son temas muy conocidos por los fans y que pueden ser muy divertidos de jugar. Por supuesto, los temas principales como los opening o las canciones Disney son un gran aliciente. Pero hay otra melodías que se nos ponen en medio de la historia y que, realmente, aportan bien poco.

Hay otro problema en 'Kingdom Hearts: Melody of Memory' y es que, por su propio estilo musical estas melodías que funcionan tan bien en batalla no lo hacen de la misma forma en un juego de estas características.

Mulán

Hay melodías que cambian constantemente de ritmo o que son tan lentas que su ritmo se diluye mientras lo jugamos. Las vemos, sobre todo, a partir de 'Kingdom Hearts II', cuando empezamos a encontrarnos con canciones que pasan de un ritmo acelerado a otro más lento y luego vuelven a subir.

No es que hacen que las canciones sean más complicadas. Hay otros juegos musicales que juegan con esto. Pero en el caso de este, la verdad es que no funciona. Además, hay algunas melodías o versiones que se quedan por el camino y no se muestran en el juego. Sobre todo las versiones más modernas de los juegos originales o algunas otras que nos gustaría haber escuchado y que, inexplicablemente, no están.

Pero no nos equivoquemos. El juego tiene melodías muy buenas para disfrutar, pero hay muchas otras que son paja. Las de Peter Pan o las de Tron son, sinceramente, muy olvidables para jugar en un título musical. Y os advierto que no son las únicas.

Una nueva historia

Si hay algo que caracteriza a este juego por encima de otros musicales es que tiene historia propia. Durante nuestra aventura recorreremos los recuerdos de Kairi para intentar encontrar pistas sobre dónde se encuentra Sora. Y es que, en efecto, todo esto ocurre tras los acontecimientos de 'Kingdom Hearts III: Re:Mind'. Incluso de sus vídeos ocultos.

Llegará un momento en el juego en el que pasaremos de ver los recuerdos de la chica a ver escenas sobre los personajes. En ellas, sin ánimo de haceros spoilers, encontraremos conexiones con el final de 'Kingdom Hearts III'. Personajes que han aparecido, situaciones y nombres que nos quieren sonar irán pasando por delante de la pantalla para dejarnos claro que lo próximo de 'Kingdom Hearts' está fuera de lo que hemos visto hasta ahora.

¿Es necesario para entender el próximo juego? Definitivamente sí. 'Melody of Memory' hace la misma función que 'Dream Drop Distance' antes de la llegada de la tercera entrega. Es un puente que explica por qué Riku, Kairi y Mickey están donde están cuando empiece el próximo juego, sea cual sea.

Kairi

Este título le da importancia nuevamente, además, a los juegos de móviles. 'Kingdom Hearts X' y 'Kingdom Hearts: Dark Road'. Se hace mención a los acontecimientos que ocurren en ellos y te meten el gusanillo sobre lo que puede ocurrir en el que está centrado en Xehanort, aunque no da demasiadas pistas.

¿Responde preguntas? Sí. Pero también es cierto que deja muchas abietas. Aunque los fans de la saga ya estamos preparando teorías que lanzar en nuestras charlas de café con amigos (online, por supuesto).

Conclusiones del Análisis de 'Kingdom Hearts: Melody of Memory'

'Kingdom Hearts: Melody of Memory' cumple como juego musical, aunque no está a la altura de los 'Theatrhyth' de 'Final Fantasy' o de 'Dragon Quest'. Es un juego que se lía demasiado en pantalla y hace que el ritmo se pierda no por culpa de la dificultad, sino de por lo mal que se expresa a veces.

Hay muchas funcionalidades que tiene el juego que no se explcan si quiera. La construcción de objetos, su funcionalidad, los recuerdos extras, el uso de objetos en combate... Hay muchas cosas que quedan en el aire para que el jugador las descubra y que da la sensación de que hacen solo un poco de relleno para que coleccionemos cosas.

Por lo demás, la verdad es que el título cumple bastante bien. Es largo (quizás demasiado por la cantidad de canciones-paja que meten) y nos cuenta una parte de la historia. Algo corta, eso sí, pero importante.

Es un título muy rejugable pero, os aseguro que la mitad de las canciones no las volveréis a tocar si sacáis las tres estrellas de los retos.

7,0

Lo mejor:

- cuenta una nueva parte de la historia

- hay canciones épicas y míticas

Lo peor:

- se pierde el ritmo por culpa de la disposición de los enemigos

- muchas canciones no deberían estar porque directamente no tienen ritmo

- está mal explicado

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.