avatar

ÚLTIMA HORA Toni Roldán, portavoz económico de Cs, abandona el partido por el giro a la derecha
Mejores juegos 2017 #25: 'Yakuza 0', los años 80 más violentos
3
UN DRAGÓN EN UN DELOREAN

Mejores juegos 2017 #25: 'Yakuza 0', los años 80 más violentos

Categoría: Opinión
13 de Diciembre 2017 | 18:09

Cuando juego a un Yakuza muchas veces me pregunto por qué su protagonista, Kazuma Kiryu no pasa a ser la mascota secundaria oficial de SEGA. La inmensa mayoría de los juegos que conforman esta franquicia me aportan una experiencia sólida, duradera -más incluso que la de muchos JRPGs- y hasta divertida. Son juegos tan completos en contenido que actualmente no es difícil superar las cien horas de partida mientras disfrutamos de sus numerosas misiones secundarias, descubrimos secretos varios, intentamos no quedar atrapados en sus adictivos minijuegos y, por supuesto, descubrimos a sus carismáticos personajes. Pero por encima de todo ello, lo que más destaca de un Yakuza son sus historias repletas de drama, acción, emociones y un humor muy peculiar. Todas nos dibujan retazos de la sociedad japonesa, de los bajos fondos de aquel exótico país, aderezados eso sí con una pizca de ficción literaria que exagera las capacidades de protagonistas y villanos para que podamos arroparnos bajo el manto de la clásica heroicidad japonesa.

Kazuma Kiryu es como ese samurái de novela, película en blanco y negro o manga. Un personaje de expresión seria pero firme, con una mirada penetrante y un pasado repleto de heridas, pero también con un futuro que proteger. ¿Un mafioso que hace el bien? Por supuesto, ¡si hasta cuida de niños huérfanos cuando no hay algún clan yakuza liándola parda por ahí!. El tejido que construye su heroica personalidad es lo que nos hace admirarle, pues es un ídolo, una figura que reconocemos como ficticia pero que desprende unos valores, no siempre pulcros, con los que nos gustaría contar.

Un juego sólido que aprovecha las tendencias

Yakuza 0

'Yakuza 0' es uno de los juegos de la franquicia que en 2017 han pisado tierras occidentales, y en lo personal he de admitir que me quedo con esta entrega como candidata a GOTY. Y no es que el fanatismo me ciegue, todo lo contrario. Los Yakuza, por desgracia, tienden a ser infravalorados y pasar desapercibidos para muchos pero están ahí. Gustan, se sabe que son buenos, pero no hacen tanto ruido como los juegos de pistola siempre en mano. Tal y como su nombre indica, esta entrega nos invita a conocer los orígenes de Kazuma y para ello se sirve de la idealización de los 80, tan de moda hoy en día, para permitirnos disfrutar del ambiente vivido en aquella época. Retratos de una sociedad pasada que se ven fielmente reflejados en las gafas, la vestimenta, las calles y hasta las botellas de licor. Exotismo, acción y nostalgia, un cóctel explosivo digno de catar y de tratar como mejor juego del año.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.