avatar

¿Por qué 'Kingdom Hearts 3' tarda tanto en salir a la venta? La crisis de Nomura
3 1
CRISIS

¿Por qué 'Kingdom Hearts 3' tarda tanto en salir a la venta? La crisis de Nomura

Por Xose Llosa Google+
Categoría: Opinión
16 de Julio 2017 | 11:10

'Kingdom Hearts' representa una de esas sagas que trascienden a los aficionados a videojuegos. No hay muchas como ella. La apuesta, en este caso, trata de llegar a todos los aficionados al universo Disney, y a partir de este punto la saga elige sus novedades enmarcadas en la D23 con prioridad a cualquier evento de videojuegos. Echad la vista atrás, la mayoría de puntos determinantes sobre 'Kingdom Hearts' han tenido lugar en estos eventos y, música para los oídos, en la D23 de California que se está celebrando estos días se han atrevido con la fecha de lanzamiento: 2018. Todavía un atrevimiento tímido, sin grandes concreciones, pero con la suficiente garantía de que hay luz al final del túnel.

Sin embargo, por qué tardan tanto los juegos de Square Enix, este en particular pero no exclusivamente, en llegar a término. Los RPG de la compañía, con mayor o menor fortuna tienden a ser grandísimas producciones, pero no más grandes a las que factura cualquier estudio triple A en la actualidad, con lo que su imposición temporal no se explica solamente por el trabajo que cada uno de estos proyectos representa. Habría aquí que mirar al contexto de Square Enix, y al contexto, en concreto, de Tetsuya Nomura.

Kingdom Hearts 3

Squaresoft hizo su gran apuesta empresarial con la fusión con Enix. La Pepsi y la Coca-cola del videojuego japonés unían lazos tras décadas de enfrentamiento, con la ambición de convertirse en un imperio fácil de imaginar. El cuento de rosas no contó con el momento temporal, y la fusión llegó a las puertas de la crisis profunda en la que el desarrollo de videojuegos japonés se vio sumido, y de la que no está claro que ha salido ya. Durante los tiempos de PlayStation 3 y Xbox 360, las compañías japonesas se vieron ensombrecidas por el desarrollo occidental, y comienzan una carrera obsesiva y sin salida a explorar la manera de "hacer juegos a la occidental". Square Enix ante la sucesión de batacazos empieza una carrera hacia adelante y compra Eidos en 2009. Cada vez más proyectos, cada vez más inversión, cada vez la necesidad de una mayor rentabilidad. Una carrera hacia adelante que recuerda a la brecha en la que muchos empresarios españoles se hundieron en la crisis económica tratando de invertir sin descanso para saldar deudas. La deuda creativa del videojuego japonés, sin embargo,sólo podría encontrar respuesta a través de una profunda reevaluación. Fase en la que creo que ahora se encuentra el modo de hacer videojuegos japonés, con el estallido de estudios como From Software o la resiliencia de de Atlus reclamando la recuperación del protagonismo.

En todo este proceso las grandes compañías japonesas lo han tenido más complicado, porque resulta más difícil virar un buque de carga de que una moto de agua. De por medio, la compañía de Wada se llevó por delante a Wada, se llevó por delante proyectos, y el caso de IO Interactive nos muestra que siguen soltando lastre. Es fácil recordar tres o cuatro reestructuraciones en el modo de hacer de Square Enix, que como último mensaje oficial tiene el empeño de centrarse en pocos, pero grandes proyectos. Han sido años duros para ellos.

¿Y 'Kingdom Hearts 3'?

¿Y 'Kingdom Hearts'? En medio de todo este proceso hay dos títulos afectados principalmente. Uno es el tercer Kingdom Hearts y el otro Final Fantasy Versus XIII / Final Fantasy XV. Tras la firma de ambos títulos, Nomura como mente creativa de la firma en su división japonesa.

Kingdom Hearts 3

Nomura se convierte en el Miyamoto de Square Enix y no es capaz de desenvolver el trabajo en todos los proyectos en los que está involucrado. Llevar labores de dirección en dos juegos tan grandes como 'Final Fantasy XV' y 'Kingdom Hearts 3' al mismo tiempo resulta un ejercicio excesivamente complejo, que sólo logra concluir en la ralentización de ambos. El punto de corte llega cuando Hajima Tabata, tras el buen hacer de 'Final Fantasy Type-0', pasa a la dirección de 'Final Fantasy XV' dejando a para Nomura 'Kingdom Hearts 3'. Tabata es el único que acarrea con la pesada carga de Luminous Engine, el motor creador por Square Enix como herramienta de futuro, y que finalmente sólo utilizará la quinceava entrega de 'Final Fantasy'.

Con Nomura centrado en el desarrollo de 'Kingdom Hearts 3' parece que el crossover con Disney toma forma, y sobre todo ritmo. Se deja ver en nuevo gameplay, se anuncia Unreal Engine como nueva tecnología para el juego, que al mismo tiempo se postula como multiplataforma. El juego acumula ya varios años desde el anuncio original, pero en este punto acudimos a un kilómetro cero para el desarrollo.

Cuando todo parecía rodar con fluidez aparece en escena 'Final Fantasy VII Remake'. Una obra presentada por capítulos, postulada como un proyecto ambicioso a muy largo plazo, con la promesa del equipo original al timón de la aventura. Sin embargo, Nomura promociona en el nuevo desarrollo a labores de dirección, lo que automáticamente es nuevo freno para 'Kingdom Hearts', y una prueba de que el hombre es el animal que choca dos veces con la misma piedra. Con todo el proceso ralentizado de nuevo, el último giro de Square Enix tiene lugar antes del E3 2017. Se anuncia un cambio en la dirección de 'Final Fantasy VII Remake', que pasa a ser una producción interna de la compañía, tratando de constreñir el control de Nomura sobre un proyecto estancado.

Todavía con 'Final Fantasy VII Remake' en el aire, la buena noticia es que parece abrirse la ventana para 'Kingdom Hearts'. Con el anuncio de la fecha de lanzamiento entra en la fase que 'Final Fantasy XV' tuvo antes de su lanzamiento, alineado piezas en Square Enix para que 'Kingdom Hearts 3' sea, de una vez por todas, la prioridad... siempre que no surja algo interesante, claro.

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.