4

Terror Navideño: 'Gremlins', un clásico que nunca decepciona

TERROR NAVIDEÑO

Terror Navideño: 'Gremlins', un clásico que nunca decepciona

Por Maribel Baena

El 14 de Diciembre 2017 | 11:10

Si la última vez os hablamos de una película relativamente nueva, y poco conocida, hoy os traemos un clásico donde los haya.

La semana pasada ya comenzamos esta nueva (y temporal) sección de Zonared, nuestro pequeño homenaje a la Navidad y a los terrores ocultos que esta puede traernos. ¡Porque no todo tiene que ser amor y paz, ni mucho menos!

Y si la última vez os hablamos de una película relativamente nueva, y poco conocida, hoy os traemos un clásico donde los haya. Una película que mezcla el terror y la comedia con una frescura casi inigualable, capaz de hacer que los adultos se retuerzan de nostalgia en sus sillones y los más jóvenes se enternezcan y rían a partes iguales. Os lo confieso de antemano: no puedo ser imparcial con esta película... ¡Porque es una de mis preferidas! No es una obra de arte como tal, pero todas las películas hay que juzgarlas dentro de un contexto y, en el suyo, esta sí que es una joya.

¡No me entretengo más! Os estoy hablando de 'Gremlins', la película de Joe Dante que fue emitida por primera vez en 1984. Obviemos que existe 'Gremlins 2', y quedémonos tan solo con la primera.

Gizmo, la mascota que todos quisiéramos tener

Nuestra historia comienza con un inventor llamando Rand que aprovecha uno de sus viajes para comprar el regalo perfecto de navidad para su hijo Billy. Su hijo que, pese a lo que podamos imaginar en un primer momento, tiene ya una edad considerable; pese a todo, también merece su regalo de navidad, por supuesto. Y qué mejor que regalarle un Mogwai (que, en chino cantonés, significa espíritu maligno), una criatura muy tierna pero que requiere unos cuidados específicos que, de no ser llevados a cabo, podrían tener consecuencias muy negativas.

El dueño de la tienda le explica a Rand que el Mogwai (cuyo nombre es Gizmo) no está a la venta. Pero la necesidad económica aprieta, y cuando el inventor le hace una suculenta oferta, el hombre acaba aceptando. Deja que Rand se lleve la criatura, pero explicándole que hay tres reglas que debe cumplir siempre: no dejar que Gizmo reciba luz brillante, porque le hará daño, y mucho menos la luz del sol; jamás mojarle, dejarle que beba agua con cuidado; y, la más importante de todas ellas, no alimentar al Mogwai después de medianoche.

La película tarda relativamente poco en dar un vuelco, y es que todos sabemos lo que va a pasar: Gizmo se acaba mojando y, por supuesto, descubrimos qué sucede cuando se le alimenta después de medianoche. Así conoceremos a Stripe, uno de los Gremlins más famosos de toda la película, pero cuyo origen tendréis que esperar para conocer.

Este es Gizmo

'Gremlins' dura algo más de hora y media, y es un cúmulo de emociones. Os reiréis, os echaréis a temblar, os emocionaréis... Por supuesto, os enamoraréis perdidamente de la ternura de Gizmo, de su forma de cantar; e incluso sabréis apreciar las particularidades de Stripe. Hay momentos míticos que querréis grabar en vuestra memoria una y otra vez.

Está recomendada para mayores de trece años, porque aunque no es una película especialmente dura, sí es cierto que los más pequeños podrían asustarse en según qué momentos. Aunque todo depende mucho de cómo sea cada uno, por supuesto. La película fue considerada todo un éxito en su momento, y las taquillas de los cines se llenaron. No solo por lo interesante de la trama en sí misma, sino también por el mensaje que transmitía: debemos hacernos cargo de nuestras mascotas, y proporcionarles los cuidados necesarios para que estén lo mejor posible. Solo así garantizaremos su bienestar. Aunque tener un Mogwai es más complicado de lo que parece...

Artículos recomendados