avatar

'Juego de Tronos': Jonathan Pryce no entiende por qué odian a su personaje
2
JUEGO DE TRONOS

'Juego de Tronos': Jonathan Pryce no entiende por qué odian a su personaje

Categoría: CINE
8 de Agosto 2018 | 09:50

Jonathan Pryce fue el encargado de dar vida a uno de los protagonistas más polémicos de 'Juego de Tronos', el Gorrión Supremo. El líder de la religión que impera en Poniente, la llamada 'Fe de los Siete', fue odiado prácticamente desde el primer episodio que protagonizó, pero Pryce no sabe explicarse por qué el público recibió de esta forma a su personaje, y así mismo lo ha hecho saber a la web 'Winter is Coming'.

Pryce ha señalado que se sorprendió "cuando finalmente se mostró en la televisión cuántas personas decían que qué hombre tan terrible. Ni por un momento pensé que él era el malo". El actor no comprende por qué la fama de su personaje fue tan negativa puesto que, en su cabeza, el Gorrión Supremo debía representar todo lo contrario. "Lo veía como el salvador de esa sociedad. Él era el último socialista. Él trabaja para los pobres, lavó los pies de las personas, no llegó tan lejos como sanar a los enfermos, pero era un socialista".

El Gorrión Supremo no fue un personaje querido

A esto quiso añadir que él no hace normalmente un juicio sobre si el personaje que interpreta es bueno o malo. "Lo que no quieres hacer es comentar sobre el personaje mientras lo estás haciendo, o dar demasiadas sugerencias de que es un tipo malo. Creo en el momento, en lo que dice el personaje, porque él cree que es lo correcto". Si analizamos detenidamente la figura del Gorrión Supremo, Pryce tiene algo de razón: no es un personaje malo o cruel por sí mismo, no es cómo Joffrey Baratheon o como Tywin Lannister. El problema es que el Gorrión Supremo lo que realmente representa es la represión religiosa en todo su esplendor, y no hay más que echar la vista atrás y recordar todo lo que hizo durante la serie.

Su momento más memorable es el arresto de Cersei Lannister. No solo la arrestó por haber asesinado a Robert Baratheon, sino también por haber sido infiel y por haber mantenido relaciones sexuales con distintos hombres (dos de ellos familiares directos). Fue castigada, en realidad, por haber sido libre a nivel sexual y haberse acostado con quien creía conveniente. Eso es represión.

La figura de la represión religiosa

El Gorrión Supremo no solo encerró a Cersei, sino que hizo otro tanto de lo mismo con Loras Tyrell y con Margaery Tyrell. Al primero lo castigó por ser homosexual, y a la segunda por haber cometido adulterio (aunque se demostró que la acusación era falsa). Pryce quizás no vea que, por muchas cosas positivas que su personaje hiciera en un momento dado, no dejaba de ser la viva imagen de la represión religiosa de la que todo el mundo huye, escarmentado. Quizás sea este el motivo de que el Gorrión Supremo no haya sido querido prácticamente por ningún espectador.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.