7

Deadpool, ese "gilipollas" que acabó demostrando ser mucho más

MÁS QUE UN GILIPOLLAS

Deadpool, ese "gilipollas" que acabó demostrando ser mucho más

Por Maribel Baena

El 8 de Mayo 2018 | 13:26

Deadpool demostró ser un soplo de aire fresco en el Universo de Marvel.

Cuando se estrenó 'Deadpool', fueron muchos los que dijeron que estábamos ante una película que era una auténtica estupidez. Incluso antes de ver la película, y basándose únicamente en el humor que se podía apreciar en el tráiler, a este antihéroe de Marvel le llovieron las críticas. ¡Hubo quien no le dio ni siquiera una oportunidad! Tras el estreno oficial, se habló de un héroe que no era más que un payaso, que abusaba del sarcasmo y del cachondeo para hacer reír al público, pero que no ahondaba más ni daba señales de tener ningún tipo de profundidad. Y yo os debo ser sincera desde el primer momento: no entendí ninguna de estas críticas, en ningún momento.

Si bien es cierto que Deadpool es, como el propio Ryan Reynolds ha dicho, un gilipollas, también es mucho más que eso. Es un hombre que se refugió en el humor absurdo para no tener que hacer frente a una realidad que le dolía, y es que su rostro había cambiado por completo al haberse visto transformado (sin quererlo) en un héroe. Mas se ve que no todo el mundo supo apreciar eso, y se quedó en la superficie: con el innegable hecho de que la película se parece bien poco al resto del universo cinematográfico de Marvel.

Deadpool no es Iron Man, no es Capitán América, y, por supuesto, no es Thor. Él no es un héroe que busca salvar a toda la población para así sentirse mejor consigo mismo. Simplemente es un hombre que tomó una decisión que le cambió la vida, y que hizo que todo girara sin que él realmente lo buscara. ¿No es Deadpool, en el fondo, un poco como todos nosotros?

Un superhéroe refrescante, de calle

Sed sinceros, y contestad a esta pregunta: ¿Os sentís identificados con Capitán América? ¿O con Ojo de Halcón? Son superhéroes que rozan la perfección, que no son seres humanos, sino algo superior; que han desarrollado una especie de deber con la sociedad a raíz de haber obtenido sus poderes, como si esta responsabilidad fuera algo innato al hecho de ser un superhéroe. Yo, personalmente, no me siento identificada con ninguno de ellos. Son un buen ejemplo a seguir en tanto y en cuanto son estupendos ciudadanos, pero no me representan.

Un superhéroe humano

A mí me representa mucho más Deadpool, con todos sus errores, sus tonterías, sus equivocaciones y sus meteduras de pata. Con sus egoísmos, con esa lucha interna entre anteponerse a sí mismo o defender a los demás, y con ese increíble enfado hacia todo lo que le ha sucedido en su vida y que él no ha buscado. Porque Deadpool es un hombre de a pie que se ha visto obligado a adquirir una responsabilidad que no quiere y que, por tanto, rechaza.

Volvamos a la película: sí, abusan del humor absurdo. ¡Claro que lo hacen! ¡Es necesario! Porque Deadpool es absurdo, esa es su máscara para no tener que mostrar constantemente el dolor que siente. Se refugia de esta forma en sí mismo, escapa de todo aquello que le rodea y se siente mejor al cerrar todas las compuertas.

Mientras que hay quien continúa viendo en Deadpool un superhéroe absurdo, os admitiré que yo le veo como un personaje rejuvenecedor, que aporta un toque totalmente diferente a Marvel. Para todos aquellos que estén cansados de los héroes perfectos, Deadpool es un soplo de aire fresco. Puede que abuse del humor tonto... ¡Pero se le perdona!

Artículos recomendados