avatar

'Dragon Quest Builders' para Nintendo Switch: impresiones de la demo
EL PÍXEL HECHO CUBO

'Dragon Quest Builders' para Nintendo Switch: impresiones de la demo

SWITCH
Categoría: Avance
15 de Enero 2018 | 16:15

El pasado 11 de enero Nintendo daba el aviso: la demo de 'Dragon Quest Builders' ya estaba disponible a través de la eShop de Nintendo Switch para que, aquellos que no tuvieron la oportunidad de disfrutar de la experiencia en PS4 o PS Vita, puedan hacerlo ahora en una consola híbrida que, en modo portátil, logra defenderse mucho mejor que la máquina de bolsillo de SONY. No os dejéis arrastrar por las apariencias ni el rechazo ante el adjetivo cliché, refrito, pues estamos ante uno de los juegos de mundo abierto basados en la construcción más interesantes que, además, rinde homenaje a los clásicos Dragon Quest.

Desde su anuncio, 'Dragon Quest Builders' ha sido comparado constantemente con 'Minecraft', algo que se ha repetido de manera incansable hasta en análisis de medios de todo el mundo. Al fin y al cabo 'Builders' nos presenta un mundo maleable que se basa en cubos superpuestos. Esta demo nos permite recordar qué tiene 'Dragon Quest Builders' de propio y qué toma prestado del trabajo de Markus Persson, alias Notch.

Dragon Quest Builders Switch

Más allá de 'Minecraft'

Durante los primeros minutos de partida uno ya se percata de que sí, hay elementos de Minecraft que son evidentes y están presentes en la partida, pero el juego escapa de ser una copia. Tan solo bebe de lo necesario del título de masas para, acto seguido, ofrecernos toda la esencia de Dragon Quest, con sus misiones y su acción pero sin los elementos JRPG que caracterizan a las entregas principales de la franquicia. Aquí no se sube de nivel derrotando monstruos, de estos tan solo obtendremos materiales y objetos -los limos de metal en esta ocasión nos darán artículos de valor en lugar de una ingente cantidad de experiencia-, para adquirir experiencia habrá que ir construyendo y completando habitaciones.

'Dragon Quest Builders' no ofrece la misma libertad que Minecraft, hay cosas en las que se ve más limitado y otras en las que gana por goleada, pero esto no es ni una ventaja ni un inconveniente, puesto que como ya he comentado, en Square-Enix no han pretendido hacer del juego un clon, y aquello en lo que en principio parezca que flaquea se ve reforzado en otros aspectos. Por ejemplo nos veremos mucho más limitados en cuanto a profundidad y altura -algo que solucionan en la esperada secuela-, y cada isla o continente cuenta con unas paredes mágicas que impiden atravesar los mares. Tampoco cuenta con modo multijugador -algo que un servidor echa nucho en falta- y será imposible realizar construcciones tan complejas como una calculadora científica operativa. Pero es que 'Dragon Quest Builders' no solo va de construir, sino que es un juego de acción y aventuras, con fuerte peso en la historia, que a la vez permite entretenernos en un mundo maleable. Servirnos de la imaginación y de cinco horas de tiempo libre será lo único que necesitemos para trabajar en una estructura completa -por ejemplo, un edificio de varias plantas-. Y el tiempo habrá pasado volando, lo cual es señal de que el juego funciona, pues logra su cometido de entretener.

'Dragon Quest Builders' aprovecha la vía narrativa para explotar una historia alternativa a la del final del primer 'Dragon Quest' que se basa en la toma y compleción de misiones. También podemos disfrutar de una amplia variedad de enemigos y personajes, un gran carisma -contar con diseños de Akira Toriyama es ya de por sí una ventaja- y una cuidada banda sonora que, por muy spinoff que sea el juego, no está por debajo del promedio de calidad que se suele ver en los juegos de la franquicia. Incluso podremos escuchar temas, sonidos y efectos de los clásicos. La demo encierra además algunos secretos a descubrir, como un par de cofres ocultos, uno en una zona elevada y otro en una pequeña cueva que se abre en las entrañas de una montaña. Este último cofre, además, activa un evento donde somos emboscados por un par de enemigos a los que hay que derrotar.

Dragon Quest Builders Nintendo Switch

Una responsabilidad divina

Nada más comenzar la partida se nos permite escoger el sexo del avatar protagonista, algo que no siempre se ve en la franquicia y que muestra el interés por parte de Square-Enix de hacer llegar el juego a una amplia audiencia. Una vez en pie, nos vemos atrapados en una pequeña celda, surgiendo de una tumba. El mundo de Alefgrado está en ruinas, sin rastro aparente de civilización, y sin tiempo siquiera de entrar en la pubertad el héroe deberá reconstruirlo y devolverle la gloria de antaño. Para ello tendremos que ser explotados como mano de obra no cualificada y barata, y exponernos a la muerte luchando contra todo tipo de bestias y peligros. Una vez ya se empiece a ver el fruto de nuestro trabajo, creando las primeras casas, será cuando los adultos comiencen a salir silbando de entre las piedras para decirnos algo así como "Majo, toma estas instrucciones y haz el favor de construirme unos muebles rústicos porque el Ikea me cae un poco lejos". Somos el recadero por excelencia -e imposición divina- de aquel mundo, y toca apechugar.

La demo nos recuerda que 'Dragon Quest Builders' es un juego muy intuitivo, con un diseño de controles, interfaz y menús tan completos como sencillos. Golpeas algo, lo rompes y a la lista del inventario, pulsas la "equis" sobre ese objeto y lo colocas de inmediato frente al héroe. Al llegar a una mesa de trabajo ves que todo objeto a fabricar y material necesario se ve acompañado de un icono que representa a ese objeto o material. También contaremos con ayudas visuales a la hora de explorar el mapa, ya que los lugares a visitar estarán bien señalados, e igualmente los NPCs mostrarán mediante un icono qué es lo que necesitan. Esto está originalmente pensado para la infancia japonesa que aún no es capaz de dominar la lectura de caracteres complejos, pero también se puede trasladar a Occidente. No creo que sea un juego apto para menores de cinco años porque los combates exigen cierta dificultad, pero pienso que puede ayudar a los niños a desatar su imaginación y creatividad siempre y cuando tengan cerca a un adulto supervisando. Tampoco me malinterpretéis, no estoy diciendo que el juego esté hecho solo para los más pequeños, todo lo contrario, estas facilidades y la inmediatez con la que se puede obrar en el juego permite que jugadoras y jugadores de todas las edades puedan disfrutarlo a la vez que se familiarizan con el universo Dragon Quest.

Dragon Quest Builders Demo

Pequeños detalles en lo técnico

Durante la cata de la demo he apreciado alguna que otra caída en la tasa de cuadros por segundo, algo que ya me ocurrió cuando jugué en PS4. No obstante, para que esto se produzca hay que reunir unas condiciones concretas, que básicamente es la de realizar una construcción de gran tamaño y compleja, recargada de objetos. En mi caso particular he realizado una especie de castillo basado en torres con un par de plantas. No importa lo alejado que estés de la construcción, tampoco que haya montañas de por medio, en cuanto la cámara apunta en dirección a la construcción cae la tasa de cuadros por segundo. Este, sumado al hecho de que la reducción de la distancia de dibujado durante la noche está mal disimulada, son los dos momentos más incómodos y reprochables de esta versión de prueba.

La cámara está algo alejada del personaje y en esta posición funciona bastante bien en espacios abiertos, aunque presenta algunos problemas en espacios cerrados, estrechos y de poca altura. Realiza una construcción amplia, con la altura suficiente, y no tendrás problemas, pero los lugares más claustrofóbicos nos presentarán alguna que otra incomodidad. No obstante, haciendo un movimiento de "abajo-arriba" con el stick derecho para mover la cámara, pondremos un pequeño "parche" a este problema y veremos la cámara más cerca de lo habitual. Personalmente no supone una gran molestia, pero se nota que la cámara no está pensada para espacios cerrados.

Conclusión

Dragon Quest Builders Demo Switch

Poco más que añadir de esta demo tan divertida como duradera que sirve de preludio para un juego que en su versión completa tiene una duración media de 50 a 60 horas, es apto tanto para la infancia como para los adultos y no requiere de conocimientos previos sobre el universo Dragon Quest. Los detalles dirigidos a los fans de la franquicia son matices enriquecedores, pero que no merman la experiencia ni la diversión, algo a agradecer. 'Dragon Quest Builders' ofrece lo mejor de un juego de aventuras clásico tipo 'The Legend of Zelda' a la vez que asimila elementos de construcción al más puro estilo Minecraft o Terraria. Es un juego tan del presente y a la vez tan evocador del pasado que logra generar ese carisma que muchas veces necesitamos para volvernos adictos a la experiencia que nos ofrece. Eso sí, no ofrece nada nuevo que no hayamos visto ya en las anteriores versiones.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.