avatar

'AeternoBlade', la demo que deja buen sabor de boca, pero con reticencias
CONTROL TEMPORAL

'AeternoBlade', la demo que deja buen sabor de boca, pero con reticencias

Por Benjamín Rosa Fernández
3DS
Categoría: Avance
4 de Febrero 2014 | 14:34

Tras su fallido intento con su campaña de crwodfunding, 'AeternoBlade' para la Nintendo 3DSfue recogido por Arc System Works para que su idea no se pierda y todos puedan disfrutarla. Pese a que el juego no tiene una fecha de lanzamiento exacta prevista para un futuro cercano, sí que hay en la eShop de la consola una versión de prueba que nos explica cómo es y a qué aspira.

Otro Metroidvania

Desde el primer momento, vemos que trata de seguir la estela iniciada por 'Castlevania: Symphony of the Night' de áreas cerradas y conectadas entre sí, algunas con pruebas que superar teniendo encima ciertas habilidades. Parece que se ha vuelto muy común debido a cierto auge de los juegos independientes en dos dimensiones.

AeternoBlade bebe de Metroid y Castlevania

No queremos decir que sea algo necesariamente malo, pero sí que ya es difícil sorprender, algo que con lo mostrado en esta versión de prueba, no pasa. Aún así, no es malo siempre y cuando se consiga bien, que al menos según lo visto, tiene muchas posibilidades de conseguirlo. En la parte final de la demostración, el juego nos presenta una nueva habilidad con un ejemplo práctico para experimentar, y la sensación, pese a ser algo extremadamente simple, fue bastante satisfactoria y prometedora si el equipo de diseño sabe extrapolarlo.

La habilidad en cuestión consistía en poder retroceder en el tiempo ligeramente, aunque había una plataforma a la que esta habilidad no le afectaba y siempre seguía su curso. No hacía falta ser un genio para saber cómo superar ese obstáculo, y no es difícil imaginarlo en más situaciones más complicadas. Habrá que ver a la versión final si se consiguen más habilidades como ésta para juzgar cómo se usa este estilo de resolución de puzzles muy inspirado en 'Braid'.

Combates sencillos, aunque confusos

Como no todo es resolver puzzles, también hay combates contra enemigos normales, y cómo no, jefes de nivel. Ayuda mucho que el desarrollo esté en dos dimensiones, pero la ejecución de los combos es demasiado automática y muchas veces el personaje que controlamos hace más ataques de lo normal, o su sensibilidad hace que no ejecute el ataque que realmente queremos. La sensación no es la mejor de todas y como pasa, es cuestión de acostumbrarse. El combate está lejos de ser malo, pero de ninguna manera alcanza la excelencia y se queda en un incómodo punto intermedio, porque pese a no ser malo, no es todo lo fiable que uno espera.

Habrá que acostumbrarse al estilo de combate de AeternoBlade

Sin embargo, todo se pasa con la satisfactoria sensación de derrotar a enemigos y a los jefes finales. El jefe de la versión de prueba no es lo mejor del mundo, pero cumplen con creces con la necesidad imperiosa de usar las habilidades conseguidas en el viaje para darnos al sensación de que son realmente útiles. Quizás el problema de los combates en general es que no dan mucha sensación de dinamismo debido a un movimiento relativamente lento de la acción, pero cómo no, cuestión de acostumbrarse.

A su favor cuenta con un sistema que permite tener equipamiento según nuestras necesidades, con dos espacios con tres ranuras para anillos cada uno, y un sistema de mejora de habilidades que parece hecho para salir del paso, pero seguramente notemos la diferencia de cara a la versión final. Lo bueno de tener dos equipamientos es que no hace falta pausar el juego para cambiarlo, dado que permite hacerlo al vuelo sin interrupciones, y así poder combinar las mejoras de cada selección de anillos según la acción.

Un arte que no termina de encajar

A nivel artístico, el juego no es lo más original con un diseño de personajes que no destaca mucho por sí solo y se queda muy disimulado comparado con otros juegos. El mayor problema que vemos es que las animaciones no son bastante bien fluidas, y el arte de los personajes del juego al ser mostrados en la pantalla, dan una gran sensación de parecer una pegatina que resalta demasiado y no encaja.

El arte de AeternoBlade no termina de agradarnos

También pasa que el escenario presente abusa del color marrón, presumiblemente por razones de diseño dado que las plataformas que no son afectadas por nuestra habilidad para retroceder en el tiempo tienen que destacar. Entendemos que ésto pase en un primer nivel que es una demostración, pero sería muy aburrido que el resto de niveles siguiese con una estética marrón muy triste.

La historia por su parte, no es lo más original del mundo, y más que ser una historia típica de un juego de aventuras, es una historia muy tópica de venganza y coincidencias. Claro, que repetimos, es solamente lo que nos muestra el juego en sus primeros momentos y no quiere decir que todo el juego vaya a ser así.

Conclusiones

La versión de prueba disponible en la eShop de 'AeternoBlade' nos deja un buen sabor de boca, si pensamos en cómo puede mejorar el juego. Entendemos que es un primer nivel y no puede darlo todo a la primera de cambio, con lo que imaginamos que conforme se avance en la aventura, los puzzles y los combates sean más enrevesados para explotar un juego con bastante potencial.

Esperamos que AeternoBlade se convierta en todo un referente cuando salga

Se puede resumir todo lo malo en que le falla mucho la presentación, con un arte que no encaja y una aparente lentitud de la acción. Entendemos que sea un juego con no muchos recursos, pero eso no le exime de tener que hacer una presentación que, con los poco que tenga, sea agradable a la vista. Sin embargo, esto es solamente a nivel visual, y hay juegos con peores apartados gráficos que demuestran ser unas joyas ocultas, como lo fue 'Nier' para muchos que se atrevieron a jugarlo. 'AeternoBlade' es un diamante en bruto del que sólo hemos visto una parte, y esperamos ver cómo termina siendo una vez de ponga a la venta.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.