avatar

'Sword of the Stars', conquistando las estrellas
ESTRATEGIA PLANETARIA

'Sword of the Stars', conquistando las estrellas

Por Pedro Garcés
PC
Categoría: Analisis
14 de Enero 2011 | 11:57

Kerberos Productions nos ofrece con 'Sword of the Stars' un juego de estrategia sencillo pero con un gran fondo, que nos permitirá centrarnos en dominar la galaxia sin tener que preocuparnos de cada planeta por sí solo. Para los más acérrimos de la estrategia y la gestión, igual les parece un título muy sencillo, pero seguramente atraerá a aquellos a los que el exceso de información les echa para atrás.

El objetivo de este juego es explorar, colonizar y encontrar otras razas con las que conquistar el universo o a las que destruir para conquistarlo tú solo. Para ello contarás con seis razas con sus ventajas y sus inconvenientes. Las batallas espaciales podrás jugarlas al más puro estilo Total War pero con naves.

'Sword of the Stars', conquistando las estrellas

Partidas muy personalizables

El juego usa el concepto de 'Civilization', cambiando las ciudades por planetas. En cada uno tendrás tu población y tus recursos y serán los centros en los que producirás unidades, crearás estructuras y por supuesto contribuirán a la investigación de tu raza. Al iniciar cada partida puedes decidir las razas que permitirás en la partida, el número de planetas, la distancia, el tamaño y los recursos medios de cada uno así como la forma del mapa. Podrás escoger desde un universo en 2D a esferas, elipses, espirales y muchas más, incluso importar un mapa hecho por tí.

También podrás elegir la cantidad de dinero inicial, las colonias y tecnologías con las que comienzas, la velocidad de investigación y de beneficios, etc… Por supuesto podrás escoger la cantidad y raza de los rivales. El juego cuenta con seis razas: humanos, hiver, zuul, tarkas, morrigi y liir que comparten tecnología pero difieren en varios aspectos y sobre todo en la forma de desplazarse entre planetas.

Seis razas distitntas

Los humanos como siempre no tienen ninguna ventaja, pero tampoco ninguna desventaja, por lo que son muy versátiles a la hora de jugar con ellos. Los humanos son los únicos que han descubierto los nodos entre planetas que les permiten moverse entre ellos más rápido que nadie, pero tienen un problema y es que los nodos son muy caprichosos y puede que para ir de un planeta a otro cercano tengas que pasar antes por otros 3. Además si no usan los nodos son la raza más lenta del juego.

'Sword of the Stars', conquistando las estrellas

Los liir son unas ballenas pacíficas y muy inteligentes por lo que tienen una ventaja en la investigación, sobre todo en el campo de la biotecnología. Su problema es que sus naves son las más débiles del juego. Los tarka por su parte son los que tienen las naves más baratas y cuentan con una potencia de fuego considerable, muy útiles si eres un jugador agresivo. Estas dos razas no tienen movimientos especiales por lo que son buenas para los jugadores novatos.

Los hiver son los más lentos a la hora de moverse, pero una vez que llegan a un planeta tienen transporte instantáneo, lo que les hace perfectos para un estilo de juego defensivo, eso sí cuando ataques le darás tiempo al defensor para prepararse. En cuanto a las naves son las que más aguantan, aunque les falta ataque. Los morrigi aumentan la velocidad cuantas más naves vayan en la flota. Eso significa que favorecen el número a la calidad de las naves.

'Sword of the Stars', conquistando las estrellas

Por último los Zuul son la única raza que no puede firmar alianzas ni tratados con las demás. Usan una tecnología de movimiento parecida a la de los humanos aunque sus nodos no son tan rápidos y se pierden con el tiempo. Además gastan los recursos de sus planetas hasta agotarlos. El lado positivo es que son los que más armas tienen en sus naves.

Tecnología y diplomacia

Pero en 'Sword of the Stars' no solo importan las razas. El árbol tecnológico cambia de una partida a otra: todas las razas comparten tecnologías pero al iniciar la partida un pequeño número de tecnologías no podrán ser investigadas. Esto quiere decir que en una partida puedes investigar todos los tipos de láser, pero en la siguiente no podrás y tendrás que tirar por otro campo de armas, haciendo que tengas que adaptarte a la situación.

La diplomacia es muy sencilla. Hay cuatro tipos de relaciones: alianza, no agresión, alto el fuego y guerra. La guerra es el estado por defecto y no podrás cambiarlo hasta que investigues el idioma de las otras razas, el alto el fuego te permite cruzarte con la raza en cuestión en planetas no ocupados, la no agresión te permite pasar por sus planetas y la alianza te permite ver todas sus naves y planetas. Además si estás aliado, podrás hacer proyectos de investigación conjuntos para recuperar tecnologías que no te han salido en la partida.

Los planetas y las colonias

Los planetas tienen cuatro características: el tamaño, los recursos y el peligro biológico. Las dos primeras son comunes a todas las razas y cuanto mayores sean mejor. El último varía según la raza, un planeta inhabitable para los humanos puede serlo para los zuul, y cuanto menor sea, mejor, ya que determina el precio de mantenimiento y el tiempo hasta convertir la colonia en totalmente habitable.

'Sword of the Stars', conquistando las estrellas

Una vez que hayas colonizado por completo un planeta podrás modificar ciertas cosas con un simple movimiento de barra y no tendrás que construir edificios. Simplemente construirás naves o bases espaciales que servirán para colonizar, detectar, reparar, mantener el orden, mejorar relaciones con otras facciones o simplemente destruir al enemigo.

Naves y combates

Las naves que puedes construir aumentan a medida que investigas. Al principio sólo podrás construir destructores, luego pasarás a cruceros y al final construirás acorazados. Cada nave consta de 3 partes, cada una con varias opciones que premiarán la potencia de fuego, la movilidad o la precisión. Además podrás escoger entre las múltiples armas por lo que aunque las 3 partes sean las mismas, se podrán diferenciar en el tipo de armas.

Uno de los puntos fuertes del juego es el combate. Podrás manejar tus naves en tiempo real durante los combates para destruir las naves enemigas y en el caso de un ataque a un planeta podrás enviar las tropas invasoras si tienes las naves adecuadas. Incluso puedes decidir que ante una batalla perdida, lo mejor que puedes hacer es eliminar todos los ciudadanos posibles de un planeta. También puedes simular las batallas si no te apetece jugarlas.

Multijugador en cualquier partida

Por último tenemos el aspecto multijugador del juego. Cualquier partida que empieces en un sólo jugador podrás continuarla en modo multijugador y viceversa. Esto quiere decir que puedes crear una partida, empezar a jugar y esperar a que la gente se vaya uniendo. Además puedes darle ciertas directrices a la IA para que no te estropee mucho el imperio mientras no estás. También puedes ponerle contraseña a tu raza para que nadie entre mientras estás ausente.

'Sword of the Stars', conquistando las estrellas

'Sword of the Stars' ofrece un juego de estrategia galáctica en el que no hay que estudiarse un manual para aprender a jugar como en la mayoría de los juegos de este género. Posiblemente no sea el juego más completo, pero en ello radica su éxito. Te ofrecerá bastantes horas de diversión, sobre todo si encuentras algún amigo con el que compartir la conquista del universo.

9,0

Lo mejor:

Interfaz intuitiva. Modo multijugador sin fallos y con posibilidad de unirse a mitad de la partida. Batallas espaciales en tiempo real. Árbol tecnológico aleatorio. Razas diferenciadas. Mucha variedad de naves y armamento.

Lo peor:

Poca gestión. Los mapas en 3D con muchos planetas son difíciles de gestionar. Diplomacia con la IA básica.

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.