avatar

'La Tierra-Media: Sombras de Mordor', acertada forma de volver al universo de Tolkien
EL MONTARAZ

'La Tierra-Media: Sombras de Mordor', acertada forma de volver al universo de Tolkien

Por Sergio Castaño
PC XOne PS4
Categoría: Analisis
10 de Octubre 2014 | 13:49

Desde luego hay que reconocerle a Monolith que ha sabido escoger no solo la temática sino también el estilo jugable en su último trabajo, porque 'La Tierra Media: Sombras de Mordor' es todo un triunfo para el estudio y para el universo de Tolkien. Nos encontramos ante un juego que rompe con lo esperado y lo típico, para arriesgarse con unas mecánicas jugables poco comunes pero muy acertadas.

Una vez más regresamos a la tierra de fantasía que todos conoces por libros, películas o videojuegos. Magos, orcos, elfos, dioses, castillos, espadas y armaduras. Una forma de resumir los elementos típicos a los que estamos acostumbrados en este tipo de historias y que a todos nos encanta. En 'La Tierra-Media: Sombras de Mordor' tendremos mucho de estas cosas y es que encarnamos a Talion, uno de los Montaraces de Gondor afincado en la Puerta Negra. Su vida se ve truncada cuando las fuerzas de Sauron atacan y arrasan con todos los humanos a su paso. De hecho, el propio Talion morirá, pero no hallará descanso, pues ha sido maldecido y su cuerpo físico vagará por Mordor ayudado por el espíritu de Celebrimbor, un famoso Elfo de tiempos casi primigenios dentro de la Tierra Media. Juntos deberán hallar venganza y cumplir la tarea que les impide llegar al más allá y descansar por siempre con sus seres queridos.

'La Tierra-Media: Sombras de Mordor', acertada forma de volver al universo de Tolkien

Esta es la premisa del juego, que tiene su dosis de originalidad, así como una base típica que hacen que nos sintamos interesados con lo que nos cuentan. Poniéndonos a los mandos, tendremos control de estos dos personajes, que no obstante actuarán como uno solo. Cuando luchemos cuerpo a cuerpo, ya sea con la daga o con la espada, será Talion quien tome el control. Pero Celebrimbor saldrá a relucir cuando sea la habilidad del arco la que prime en la lucha. En ese momento nuestra visión sufrirá un toque "espectral" y seremos capaces de disparar con el arco del elfo, además de entrar en un estado de tiempo ralentizado para apuntar con mayor calma y precisión. Pero sus habilidades no se limitan a eso. Al ser un espectro, Celebrimbor es capaz de ver en el mundo de los muertos, lo que nos permitirá ver cosas que Talion no puede. Con esta visión podemos identificar enemigos especiales como capitanes o caudillos, así como descubrir toda clase de elementos ocultos.

El héroe dos en uno

Esto forma un perfecto tándem entre ambos personajes, que cubren todos los aspectos necesarios para moverse por las dos regiones que presenta el mapa. De una extensión moderada pero más que suficiente. Aquí, ya sea por las habilidades de uno u otro encontramos plantas curativas, depredadores naturales de Mordor, objetos coleccionables con historias del mundo de Tolkien, e inscripciones élficas que solo conoce nuestro compañero espectral.

Hay muchas cosas que hacer en este juego, una delicia para los coleccionistas que siempre tendrán algo que buscar. Pero si no nos gusta recoger objetos por aquí y por allá, tenemos veinte misiones principales y otras tantas decenas de secundarias, que incluyen luchas contra capitanes orcos, rescate de esclavos o recopilación de información.

'La Tierra-Media: Sombras de Mordor', acertada forma de volver al universo de Tolkien

En realidad todas estas opciones secundarias están orientadas hacia un mismo punto, el progreso del jugador y sus ramas de habilidades. Mediante un sistema tripe diferenciado pero relacionado, podremos desarrollar toda clase de poderes adicionales para que nuestras aventuras sean más divertidas y variadas. Mediante el cumplimiento de misiones o la matanza de enemigos conseguimos experiencia que al completar una barra nos otorga puntos para atribuirlos a todo un set de habilidades de combate, divididos principalmente en combate abierto y habilidades de sigilo. Así podremos mejorar nuestras cadenas de combos, hacer más daño, lanzarnos hacia el enemigo como si nos teletransportásemos, ser capaces de controlar a los orcos y convertirlos en aliados o desarrollar habilidades de montar para cabalgar a lomos de los feroces caragors, unos animales similares a los huargos en su función, aunque de aspecto bien diferente. Estas habilidades tienen además un requisito para desbloquear nuevas filas de opciones, que no estarán habilitadas hasta que reunamos cierta cantidad de poder, adquirido en el momento que matamos capitanes o completamos misiones de enfrentamiento con estos orcos especiales.

Gestionar nuestro progreso es importante

Por otra parte contamos con la moneda del juego, los Mirians, que nos los dan por completar toda clase de retos, misiones o demostraciones de habilidad, así como la adquisición de cualquier elemento coleccionable. Con ellas compramos mejoras para nuestras armas, partiendo de huecos adicionales para insertar runas, mayor límite de flechas, más capacidad de concentración o sencillamente más salud.

'La Tierra-Media: Sombras de Mordor', acertada forma de volver al universo de Tolkien

La compra de huecos para runas es importante, ya que cada vez que acabamos con un orco especial nos suelta una de estas runas, que nos otorgan mejoras pasivas para las armas, pudiendo ser estas al recuperación de salud al matar con cierto tipo de ataque, o el aumento de concentración si escogemos cierto arma como herramienta de combate, así como aumentar el daño a partir de cierto número de ataques encadenados. Toda una amplia variedad de mejoras que querremos tener activas a la vez, pero tendremos que limitarnos a tantas como espacios hayamos desbloqueado para cada arma.

Los orcos en este juego, aunque puedan ser en principio el enemigo principal, son en realidad unos aliados inestimables. Os explicamos el porqué. Gracias a Celebrimbor tenemos la capacidad de debilitar a estas criaturas, lo que implica entrar en su mente, y por ende, acceder a sus pensamientos. Esto supone que podemos robar información concerniente a la identidad o paradero de los capitanes orcos, así como sus debilidades y fortalezas en combate. Esto, creednos, es de gran ayuda, ya que algunos cabecillas tendrán muchísimas resistencias a todo tipo de ataques, y el hecho de poder averiguar que tienen, por ejemplo, miedo al fuego, puede cambiar las tornas de una batalla en principio imposible.

La utilidad de los orcos no acaba ahí, a cierta altura del progreso de la historia principal seremos capaces de controlar a los orcos y volverlos de nuestro lado, lo que bien hecho se traduce en grupos enteros de guerreros que luchan a nuestro lado y se enfrentan a sus hermanos. En los combates más numerosos esto puede también salvarnos la vida. Pudiendo incluso llegar a planificar emboscadas desde lo alto de los edificios a base de arqueros convertidos a nuestra causa.

Además de todo esto, los orcos también sirven para recargar nuestra salud, nuestras flechas o nuestra concentración, en función de las runas que tengamos activadas. Pero por poner un ejemplo, la habilidad de debilitar a uno de ellos puede darnos flechas adicionales, cargar nuestra barra de concentración y darnos un aliado en la lucha, todo con un solo movimiento. Así que como veis, matar orcos es divertido y parte de nuestra misión, pero en ocasiones descubriréis que es más útil aprovecharse de ellos y dejarlos con vida.

'La Tierra-Media: Sombras de Mordor', acertada forma de volver al universo de Tolkien

La pirámide del poder

Toda esta lucha lo que provoca es que entre en juego una parte indiscutiblemente interesante y novedosa. Se trata del sistema de jerarquía de tropas dentro de las legiones orcas. Hay una serie de capitanes que se van sucediendo en rango y poder hasta llegar a los caudillos. Matar los de rango alto provoca luchas de poder y ascensos, con la consiguiente subida en el poder y la dificultad de los recién ascendidos. Esto implica todo un juego interno en el cual podemos hacer nuestras propias matemáticas para enfrentarnos a ellos o en ocasiones hacer que se enfrenten entre ellos, consiguiendo más puntos de poder, así como diezmar el cuadro de oficiales de sus ejércitos. En la práctica esto solo implica que nos enfrentaremos a capitanes nuevos, con pros y contras diferentes y nombres de lo más pintorescos, que en lo jugable no supone un cambio abismal, pero sin duda es uno de los mejores aspectos del juego. Sobre todo cuando nos enfrentamos a orcos con sobrenombres como "El Borracho", que antes de atacarnos, en lugar de soltar una frase amenazante como hacen el resto, se limita a balbucear debido a su borrachera.

El factor sandbox del juego es algo a tener en cuenta desde el punto de vista de la exploración. Y es que en ocasiones nos propondrán misiones en regiones que no hemos visitado antes y que aparecen a oscuras en el mapa. para poder descubrir todas las misiones secundarias y coleccionables de cada región habrá que escalar a unas torres de plata, que son representaciones espectrales de torres que antaño se encontraban repartidas por Mordor. Aquí tomaremos la forma de Celebrimbor que escalará a lo alto y golpeará un yunque para revelar toda la zona circundante.

El juego, si nos centramos en las misiones principales, probablemente no pase de las diez horas, pero le podemos sumar como poco otras diez si nos dedicamos a cumplir toda clase de encargos opcionales. Lo que viene de maravilla si queremos desarrollar nuevas habilidades, que requieren grandes cantidades de experiencia, Mirian y Poder. Por lo que la exploración será siempre recompensada en este juego.

'La Tierra-Media: Sombras de Mordor', acertada forma de volver al universo de Tolkien

Se requiere gran habilidad

El combate tiene ciertas desigualdades que, de no contar con ciertas habilidades especiales, se puede hacer muy frustrante. El combate abierto es sin duda la parte más difícil del juego, ya que nuestros ataques con espada no son en ningún caso especialmente mortíferos y antes de matar a un orco a espadazos veremos que le derribamos en varias ocasiones, muy en el estilo de la saga de 'Batman Arkham'. Cuando un orco es derribado podemos ejecutarlo, el problema viene cuando tenemos más de 15 orcos alrededor que nos lo impiden con sus ataques. Situación, por cierto, que se da muy a menudo. Esto hace que matar orcos suponga una cantidad absurda de ataques en todas direcciones ya que además no contamos con gran ayuda para seleccionar objetivos.

La mejor forma de afrontar estas batallas es haciendo uso de los combos, que mediante la consecución de ataques ininterrumpidos nos permiten, cada cierto número clave, realizar una ejecución automática. Huelga decir que estos combos se cortan cuando nos atacan, con lo que en cualquier caso una batalla de 1 contra 20 será siempre realmente difícil. Esto nos recuerda al primer 'Assassin's Creed', en el que había que ser realmente habilidoso para enfrentarse a un número similar de enemigos ya que el sistema de contraataques y bloqueos era más complejo y realista. Esto lo decimos porque cuando atacan a Talion nos aparece un botón encima del enemigo que indica que podemos contraatacar, pero esto solo sirve para desviar el ataque y lanzar al orco en otra dirección o dejarlo inconsciente, pero de nuevo no nos servirá de nada si no lo ejecutamos.

'La Tierra-Media: Sombras de Mordor', acertada forma de volver al universo de Tolkien

El arco y la daga, por su parte, no presentan tantos problemas. Las flechas son limitadas, pero podemos encontrar muchas repartidas por el mapa, y ya hemos explicado antes otras formas de conseguir más. Es cierto que si no usamos concentración para que el tiempo vaya más despacio puede ser difícil dar al enemigo. De hecho, solo un ataque cargado y dirigido a la cabeza mata a un orco de una sola vez. De lo contrario habrá que usar más de una flecha y aunque se puedan conseguir más, nuestro número máximo no pasará de 15. No obstante, bien usado, el arco puede ser devastador, sobre todo por la capacidad de hacer explotar hogueras o barriles de grog.

La daga es sin duda la más mortífera de todas. Cuando nos acercamos por la espalda y en silencio podremos ejecutar a los orcos en un instante. Ya sea con ataques desde arriba, desde abajo, desde detrás o escondidos en arbustos, nuestra daga estará siempre lista y bien afilada para rebanar cuellos con asombrosa facilidad.

Además, cada una de las tres armas puede desbloquear una habilidad especial que nos da poderosas ejecuciones durante un tiempo limitado. El arco podrá lanzar flechas de fuego ilimitadas hasta que se acabe el tiempo del poder. La espada realizar espectaculares ejecuciones en combate abierto y la daga nos convertirá en una sombra que danzará entre los enemigos atravesando cuellos y pechos como si fueran mantequilla. Estos tres ataques especiales habrá que cargarlos por separado realizando muertes con cada una de las armas. Pero su utilidad puede salvarnos el pellejo más de una vez.

Mordor rebosa vida, aunque no lo parezca

Ahora toca hablar de la fauna local. Los caragors, que ya hemos mencionado antes, pueden ser unos poderosos aliados. Montados en estas bestias podemos recorrer grandes distancias, embestir a los orcos, atacarles con la espada o dejar que el caragor los mate a mordiscos. Además muchos capitanes sienten verdadero pánico por estas bestias. El problema es que si no los controlamos nos verán como una presa más. En ocasiones en lugar de montarlos es mejor llamar su atención sobre los orcos disparando enormes piezas de carne que hay colgadas en las fortalezas enemigas.

'La Tierra-Media: Sombras de Mordor', acertada forma de volver al universo de Tolkien

Por otra parte tenemos a los Ghuls, unas criaturas que salen de la tierra y que pueden ser un verdadero incordio. Las encontramos en las cuevas principalmente aunque hacia el final del juego los veremos aparecer en campo abierto y atacar asentamientos orcos al completo.

Por último tenemos a los portentosos Graug. Unas bestias de varios metros de alto que suponen todo un reto para un montaraz. En cierto momento de la aventura nos ensañarán a cazarlo e incluso a montarlos. No hace falta decir que ir sobre una de estas criaturas cambia las tornas de una batalla con tremenda facilidad. Además pueden recuperar su salud comiendo orcos, lo que puede hacer que nos pasemos mucho rato sobre ellos causando estragos en Mordor.

Apartado técnico

Tecnológicamente hablando el juego en PC muestra un aspecto visual verdaderamente impresionante, pero a un coste de equipo demasiado alto. Sus requisitos no están tan bien optimizados como en consolas, por lo que tener unas especificaciones altas requiere un equipo muy de última generación. Para llegar al pico máximo de realismo será necesario, no obstante, el pack de texturas HD que se descarga por separado. Pero el resultado en cualquier caso es muy bueno. Unos escenarios grandes, con mucha decoración, personajes por todas partes y unos efectos en combate ciertamente realistas. En especial los orcos, cuyo realismo en cuanto a las sus rasgos faciales y la textura y color de su piel tienen casi más realismo que el propio Talion.

'La Tierra-Media: Sombras de Mordor', acertada forma de volver al universo de Tolkien

En cuanto al sonido basta decir que está a la altura de las películas de Peter Jackson. Una banda sonora excepcional con música que nos hace sentirnos como viendo la saga cinematográfica. Todos los efectos y en especial las voces, otorgan un realismo notable. Los orcos, de hecho, tienen muchas frases verdaderamente curiosas y sus voces infunden auténtico miedo. El juego viene doblado al español, con un trabajo muy bueno, pero es innegable que la versión original será siempre mejor.

Conclusiones

Para terminar solo nos queda decir que el juego nos ha sorprendido realmente. Tiene una jugabilidad conocida y a la vez novedosa. Que mezcla conceptos muy clásicos y a los que ya estamos acostumbrados, con otros que nos resultan nuevos y nos hacen querer jugar más y más. No hace falta decir que Warner Bros. y Monolith han dado en el clavo con esta aventura, que os recomendamos encarecidamente.

8,5

Lo mejor:

El sistema de jerarquía del ejército orco resulta muy novedoso. Numerosas habilidades y posibilidades en los combates. Gran cantidad de contenido secundario para extender el juego.

Lo peor:

Mecánicas algo repetitivas en las misiones. El mapa es grande pero poco variado. Combates con desigualdad absurda.

Galería

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.