avatar

'Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance', la fórmula de los corazones funciona de maravilla
MAGIA

'Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance', la fórmula de los corazones funciona de maravilla

Por Nacho Requena
3DS
Categoría: Analisis
3 de Abril 2013 | 21:25

La saga 'Kingdom Hearts' es especial. Uno no sabe describir la sensación que siente al jugar al producto de Square Enix (posiblemente, lo único aceptable que han hecho desde que se comieron a Squaresoft). Tiene magia, es inenarrable, y no sé si es por el hecho de mezclarme a Disney (y las películas con las que muchos hemos crecido), los personajes de 'Final Fantasy' (ídem), o, simplemente, porque es muy bueno, atrae, y el argumento, que parece sacado de un cuento infantil, tiene más complejidad de lo que aparenta.

'Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance', la fórmula de los corazones funciona de maravilla

Da igual, 'Kingdom Hearts' es una saga de notable alto, y 'Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance', la entrega lanzada para Nintendo 3DS, también lo es. Tiene sus fallos, como es lógico (sobre todo en cuanto a argumento), pero roza la maestría en el resto de sus aristas. No será el mejor 'Kingdom Hearts', pero sí puede ser uno de los mejores títulos de la portátil de Nintendo.

Combatir por un sueño

Voy al grano: 'Kingdom Hearts Dream Drop Distance' falla en dos puntos. Sin más. El primero de ellos es el argumento. ¿Es malo? No. ¿Es bueno? Tampoco. Cumple y sirve al jugador para "meterlo" en situación, pero ya está. Venimos de una saga donde casi todos los juegos tienen bastante peso argumental (exceptuando el Re-Coded de DS), y en 'Dream Drop Distance' flojea. No obstante, no quiero compararlo con el resto, sino como un ente propio: más allá de que aporte bien poco a la saga 'Kingdom Hearts' (alcanzar el grado de "maestros de la llave espada" por parte de Riku y Sora), el título tiene lagunas narrativas en cada universo que aparece, ya que el guión principal (el de ser maestros liberando los mundos de los sueños) deriva a la dualidad luz-oscuridad, lo que hace olvidar la consecución del objetivo real.

'Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance', la fórmula de los corazones funciona de maravilla

Es una pena excluir el cauce principal, no os voy engañar. Sólo cuando nos aproximamos a las últimas horas de juego, la aventura se convierte en un auténtico flujo de información para la saga y el propio título. El resto está ahí, van saliendo personajes conocidos de la trama, pero no revelan nada que sea trascendente. Es papel mojado, material etéreo que sirve de relleno, más propio del anime que de un videojuego. Por suerte, y como ya he dicho, al final la chispa se enciende y todo arde. Se salva por los pelos.

Y el segundo de los puntos que falla es el medidor de "drop". Mientras que combatimos en cada mundo, Sora y Riku tienen en la parte inferior una barra que se va consumiendo. Cuando ésta llega al final, el personaje en cuestión se duerme y da paso al otro (no olvidemos que los protagonistas visitan "mundos dormidos" que deben "despertar", de ahí la metáfora con el nivel de "drop"). A simple vista no carece de importancia, pero el fallo de este medidor es que puede descender en cualquier momento de la aventura, es decir, que os estéis enfrentando a un jefe final, le quede muy poca vida, y el personaje caiga "rendido". Hala, a empezar de nuevo la batalla cuando retoméis el control.

'Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance', la fórmula de los corazones funciona de maravilla

Es un fallo grande, sobre todo de diseño, que se habría solucionado de una manera tan simple que incluso el propio estudio de desarrollo ya la aplicó en 'Birth by Sleep' (PSP): dos historias que se pisan entre sí, pero que pueden ser disfrutadas de manera individual; sin que las sinergias pertinentes pierdan fuelle y sólo se complementen (en el caso de 'Birth by Sleep' fueron tres personajes).

Hasta aquí los dos grandes errores de 'Kingdom Hearts Dream Drop Distance'. El resto es ORO en movimiento. Una banda que parece orquestada por el mejor de los maestros, y que cumple con los valores preestablecidos de la saga 'Kingdom Hearts'; sinónimo de que el material que se presenta es bueno, sin vacilaciones.

'Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance', la fórmula de los corazones funciona de maravilla

'Kingdom Hearts Dream Drop Distance' trae de nuevo la fantasía de los mundos Disney, con siete universos para explorar, en su máximo apogeo. Está el reino de "Los tres mosqueteros", "Jorobado de Notre Dame", "Tron", "Pinocho", "Fantasía" y otros de producción propia, que también tienen elementos icónicos de la factoría Disney. El sello es auténtico, no hay duda. Irradian ese halo místico que sacan a uno la sonrisa fácil, quizás porque hablar con Mickey, Donald y Goofy no es algo que ocurra diariamente.

Aunque pueden parecer pocos mundos a simple vista (y más si se comparan con los de KH2), el resultado final no transmite ese parecer, ya que suelen ser grandes y, algunos, tienen más zonas que se abrirán a lo largo de la aventura. Para muestra, un ejemplo: el título dura casi 23 horas, pero con poco menos del 60 % del total completado. Hay muchos cofres por abrir, pruebas de habilidad por hacer y, por supuesto, Dream Eaters que conseguir. Y aquí viene una de las novedades.

'Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance', la fórmula de los corazones funciona de maravilla

En 'Kingdom Hearts Dream Drop Distance' no estaremos acompañados de los personajes principales de los mundos que visitemos o de Donald y Goofy, sino que nuestros "escuderos" serán los Dream Eaters. Son los malos de la cinta, pero también los buenos. Gracias a los objetos que recogeremos al derrotar a los enemigos, podremos crear estas criaturas para disfrute propio. Hay una gran variedad de "mascotas", cada una con sus propias características y enfocadas a un tipo de combate. Pueden subir de nivel, personalizarse, desbloquearle comandos especiales... Son personajes secundarios que, aunque no hablan, disfrutan de las mismas condiciones.

Puede ser que el no tener nombres propios eche para atrás a los más puristas, pero imaginad que estamos disfrutando de un título de 'Pokémon', con la diferencia que aquí no capturamos, sino que creamos. En un primer momento los "bichos" pueden tener una apariencia bastante ñoña, pero es cuestión de tiempo que se vayan desbloqueando otros nuevos y más fuertes (recomendables para los jefes finales, ya que os echarán una mano muy necesaria).

'Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance', la fórmula de los corazones funciona de maravilla

El sistema jugable también incluye otro estreno: el de los movimientos flow-motion. Aunque Sora y Riku cuentan con técnicas especiales (además del clásico "hechizo" y "atacar"), éstos incorporan una serie de ataques que sólo están disponibles si interactuamos con el entorno. Engancharse a una farola, impulsarse con una pared, girar alrededor del enemigo... Son fáciles de ejecutar y tremendamente útiles, hasta el punto de que deciden una gran cantidad de contiendas.

La producción termina redondeada por un robusto apartado gráfico que está, incluso, un punto superior a lo visto en las entregas de PS2. Personajes bien delimitados, escenarios detallados y todo con mucho colorido. No obstante, existen ciertas caídas de framerates, sobre todo cuando en pantalla aparecen unas diez figuras y todas en constante movimiento. Quitando estas batallas "multitudinarias" (si la batalla es "normal" no habrá deslices de frames), el resto del título se mueve con soltura y belleza. ¡Ah! Y la cámara está muy bien integrada para un solo stick (arreglando la chapuza que es Re-Coded en este sentido).

'Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance', la fórmula de los corazones funciona de maravilla

'Kingdom Hearts Dream Drop Distance' es como esa bolsa de esponjitas (chucherías) que te compraban cuando eras pequeño: todo de ensueño y dulce. Cubre notablemente todos los campos, aunque baja el listón en el guión. Si le perdonáis este "error" y que viene en inglés (aunque no llega a ser profuso, salvo cuando hablan de temas metafísicas), tenéis una gran aventura de 'Kingdom Hearts' (la pondría, en líneas generales, pareja a 'Birth by Sleep' o '258/2 Days') y una obra imprescindible para Nintendo 3DS.

8,5

Lo mejor:

Es Kingdom Hearts, sin más: sus personajes, su estilo de juego, los mundos Disney, el estilo visual, la incorporación de los flowmotion y Dream Eaters...

Lo peor:

Guión descafeinado y que se "pierde" durante gran parte de la trama. El medidor de drop es para colgar de un poste al diseñador que tuvo la ocurrencia de ponerlo. Que no domines el inglés.

Galería

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.