avatar

ÚLTIMA HORA Mata a tiros a un hombre y deja tres heridos en un pueblo de Valladolid
'Guild Wars 2', un nuevo rey aspira al trono
ABISMAL

'Guild Wars 2', un nuevo rey aspira al trono

Por Nacho Requena
PC
Categoría: Analisis
4 de Octubre 2012 | 18:22

Los MMO son como las patatas en el campo: pegas una patada y salen muchas. Ahora bien, no todas están buenas y listas para recoger, de ahí que haya que desecharlas. Con los MMO ocurre igual, hay centenares de ellos, todos con vastas opciones y parajes por descubrir, pero, como con las patatas, sólo unos pocos merecen centrar la atención del jugador.

guild wars 2

Desde que llegó 'World of Warcraft' hace más de un lustro, todo MMO que se lanza al mercado sabe que puede coger un trocito de tarta si se esfuerza, pero que la porción gigante, ésa que sólo está disponible para el rey, no está al alcance de ninguno. Y cuando digo ninguno, es ninguno. No obstante, hay títulos que pueden plantarle cara al rey sin titubeos, sin miedo, sin cobardía, como un general bizarro que no teme a la muerte. En esta categoría de gallardos entra 'Guild Wars 2', un MMO asombroso.

Tyria, este patio es mi casa

Al jugador que haya disfrutado de 'Guild Wars 1' no le cogerá por sorpresa la palabra "Tyria", ya que es el mundo donde todo transcurre. Eso sí, a diferencia de la primera entrega, en esta segunda la narrativa tiene lugar 250 años después, en un territorio donde los dragones campan a sus anchas y las diferentes razas que habitan Tyria viven atemorizadas a un posible ataque que vuelva a destruir todas sus fortificaciones.

guild wars 2

Dentro de este enjambre argumental hay pequeños arcos que entrelazan las historias de las diferentes especies. Por tanto, aunque los dragones son el "mal mayor", luego hay que cumplir con la diplomacia pertinente entre humanos y charrs, por ejemplo. A las dos especies anteriores sumadle los norn, asura y sylvari, las tres razas restantes del mundo de Tyria que completan el bestiario "civilizado".

Dichas las personalidades que se pueden adquirir, a continuación hay que elegir la especialidad que uno quiera. Son las siguientes: hipnotizador, ingeniero, ladrón, guardián, guardabosques, guerrero, elementalista y nigromante. Sobra decir que cada una tiene una serie de técnicas y habilidades especiales. Por tanto, no es lo mismo elegir un guerrero, quien basa todo en ataques cuerpo a cuerpo con alta potencia de ataque, a seleccionar un nigromante, quien centra todo su potencial en hechizos y/o derivados (el invocar a muertos o criaturas vivientes, por ejemplo).

guild wars 2

Ya se tiene la raza y el rol, ¿qué falta? Darle el toque personal, o lo que es lo mismo, personalizarlo. Las opciones se antojan cortas en un primer momento, aunque a lo largo del juego se podrán equipar diferentes trajes y customizar al personaje a nuestro gusto. Por cierto, un protagonista que tiene su historia particular dependiendo de la raza que se elija, es decir, que el humano no tiene la misma aventura principal que puede tener un asura. Hay cinco guiones narrativos y cada uno tiene un mundo de origen. Del jugador depende llegar hasta el final y explorar todos los parajes que sean posibles.

Siguiendo con el guión principal, aquí puede radicar uno de los principales fallos de 'Guild Wars 2'. La historia no es mala, al revés, es bastante buena, sin embargo, se obliga al jugador a subir de nivel, es decir, a realizar las diferentes tareas secundarias que hay por el mundo de Tyria para ganar experiencia. Que sí, que esto está presente en todos los RPG, correcto, pero en 'Guild Wars 2' hay que emplear más tiempo de la cuenta en esta tarea. ¿Consecuencia? Al pedir niveles tan altos para las misiones, uno termina olvidándose del hilo conductor de la aventura y dejando ésta apartada. Un poco menos de farmeo no habría estado nada mal.

guild wars 2

Y ahora que ya se han comentado las tareas secundarias, toca hablar de ellas. ArenaNet ha conseguido crear un adictivo y simple mecanismo para realizar éstas. A diferencia de otros MMO, estos "eventos dinámicos" (las han titulado así) funcionan de maravilla y tienen una particularidad: no es necesario ir acompañado de otros compañeros para realizarlas, sino que surgen solas en el mapa (puede haber más jugadores realizándola simultáneamente) y es decisión nuestra si se quieren ejecutar o no. Además, están perfectamente integradas, no hay lag, y responden a una serie de patrones establecidos que pueden variar lo que se ve en pantalla (el enemigo puede capturar un punto estratégico en tiempo real y tú estar en la otra parte del mundo, por ejemplo).

Un tradicional (pero nuevo) sistema de batalla

Los combates en 'Guild Wars 2' responden a los comandos clásicos de los MMO: las teclas numéricas superiores tienen asignadas una acción que se recarga cada X segundos, así que sólo hay que pulsarlas cuando llegue el momento. De igual manera, también se lucha bajo el agua, quizás, con un desenlace no demasiado pulido (el control es tosco y tedioso, necesita ser revisionado). El nivel máximo que se puede conseguir es el 80, y los jugadores pueden llegar hasta él de varias maneras, desde el combate hasta las misiones, encargos de la CPU o las tareas de artesanía, donde el jugador puede fabricar los objetos que desee.

guild wars 2

Pero más allá de las aventuras en Tyria de la historia principal, hay que señalar los dos grandes modos de juego, una a gran escala y otro más pequeño. El primero responde al nombre de Mundo contra Mundo, y en éste se enfrentan los jugadores de diferentes servidores. El que más punto consiga a lo largo de dos semanas, gana (tras este tiempo, las estadísticas se reinician y vuelve a comenzar todo). El segundo modo es el PvP, donde grupos de diez o veinte usuarios disputan batallas entre sí con la misión de conquistar puntos clave.

Como se puede observar, las horas de diversión que ofrece 'Guild Wars 2' son incalculables. Decir "cientos de horas" es, quizás, infravalorarlo, ya que puede llegar a facilitar "miles de horas". Al "modo historia" hay que sumarle estas dos "secciones" anteriores, cada una con su propia idiosincrasia.

guild wars 2

Un territorio inexplorable

Tyria es inmenso. Descubrir todo su mapeado puede llevar días (y no es broma). Cada región tiene sus propios laberintos, cuevas y rincones sacados de un cuento de hadas, de ahí que lograr ver todo se convierta en un verdadero reto. Lo mejor del asunto es que el mundo está perfectamente recreado, con un colorido espléndido y un apartado gráfico que poco tiene que envidiar al resto. De hecho, está un poco por encima del nivel de sus competidores, y eso se nota a la hora de pedir requisitos (aunque puede ejecutarlo una persona con un equipo bastante simple, para que vaya "bien" es imprescindible contar con un terminal de mayor potencia).

Las escenas cinematográficas corren con el mismo motor gráfico del juego, mientras que las secuencias de diálogo se presentan como si fuese un coloquio entre dos personajes (uno a cada lado con sus palabras situadas en un renglón inferior). Mientras tanto, suena la banda sonora, que incorpora melodías del primer juego (evocará más de una lagrimilla), así como otras completamente nuevas y que se mimetizan con el entorno.

guild wars 2

'Guild Wars 2' es un producto sublime. Los fallos con los que cuenta no son de subrayar ante la majestuosidad de la obra al completo. Un título que te mantendrá meses pegados al teclado y al ratón gracias a su preciosista acabado, la facilidad que tiene para enganchar, y la diversión que ofrece desde el primer segundo. No sé si WoW corre peligro, pero lo que sí tengo claro es que este rey llega con ganas de dar mucha guerra y plantar batalla. Y ojo, está muy bien armado y equipado.

9,2

Lo mejor:

Todo: gráficos notables; divertido; un vasto mundo e increíblemente detallado; un sistema de juego simple y que cumple con su cometido a la perfección (gracias a los eventos dinámicos); una historia adictiva.

Lo peor:

Los combates bajo el agua no están bien conseguidos. Se exige subir de nivel para completar las misiones del guión.

Galería

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.