avatar

Crítica 'It': un remake que supera todas las expectativas
21 14
NO APTA PARA COULROFÓBICOS

Crítica 'It': un remake que supera todas las expectativas

Por Maribel Baena
Categoría: Analisis
12 de Septiembre 2017 | 22:30

En el año 1986, Stephen King publicó su décimo octava novela, un tomo de más de mil páginas llamado 'It'. Fue un éxito prácticamente desde el principio, y no en balde. Es una de las novelas de King en la que más podemos palpar su esencia, ese terror tan característico suyo. Un terror que va mucho más allá de lo sobrenatural, que se entremezcla con los momentos más cotidianos de nuestro día a día. Porque esa es su seña de identidad: sabe buscar lo podrido de la sociedad, lo que huele mal, y sacarlo a la luz de la forma más natural posible. Como si esa putrefacción fuera algo que todos conocemos y él no hiciera más que destapar la cortina que la oculta.

Con 'It', pues, consiguió hacernos sentir justo esto. Con la excusa de un monstruo que se disfraza de payaso para aterrorizar a los niños y alimentarse de sus miedos, Stephen King nos muestra la historia de unos niños que se ven obligados a enfrentarse al mal en sí mismo. Unos niños que, de adultos, se verán obligados a buscar la forma de sentirse niños de nuevo para vencer otra vez al monstruo que una vez los aterrorizó. Y aquí no hay fórmulas mágicas como las de Peter Pan; nada de salir por los pies de la cama para volver a tener doce años.

Todo comienza con una desaparición

En 1990, solo cuatro años después de que fuera publicado el libro, Tommy Lee Wallace se decidió a dirigir una miniserie basada en 'It'. Tim Curry dio vida a Pennywise, y con su brillante actuación provocó que una gran cantidad de niños y adolescentes comenzaran a desconfiar de los payasos; algunos incluso llegaron a padecer coulrofobia, que es el nombre que recibe el miedo a los payasos. Wallace consiguió retratar a la perfección la historia de 'It', con algunos pequeños vacíos en la trama (que se perdonaron ampliamente, puesto que es difícil adaptar una novela de mil páginas) pero quedándose con la esencia principal. Pennywise fue derrotado ese año de forma pública por el club de los Perdedores. Y ahora, veintisiete años después, ha resucitado de sus cenizas para que nosotros vivamos una nueva batalla.

Pequeños cambios con respecto a la trama original

Pareciera que se ha cumplido un ciclo más, y es que no podrían haber elegido una mejor fecha para presentar el remake de la nueva película de 'It'. El cinco de este mismo mes fue presentada en Los Ángeles, y el viernes ocho llegó finalmente a España. Llevábamos tiempo esperando con ganas este remake, esperando a ver qué es lo que Andrés Muschietti había conseguido hacer con una historia que tanto nos marcó a algunos de niños. Tanto él como los escritores (Chase Palmer, Cary Fukunaga y Gary Dauberman) tenían un trabajo complicado por delante, muy complicado, porque no hay nada más difícil que ser el remake de una película de tal calibre. Pero han superado con creces todas las expectativas.

'It' consigue crear una atmósfera propia. Hace que desde que te sientes en la butaca hasta que aparezcan los créditos, el tiempo deje de ser lineal. Los minutos giran, bailan, corren y, en ocasiones, incluso se paran. Los espectadores son viajeros que visitan Derry, que acompañan a Bill (Jaeden Lieberher), Richie (Finn Wolfhard), Eddie (Jack Dylan Grazer), Stan (Wyatt Oleff), Mike (Chosen Jacobs), Ben (Jeremy Ray Taylor) y Beverly (Sophia Lillis) en su lucha contra Pennywise (interpretado por un excelente Bill Skarsgård). La historia del pueblo se muestra ante ellos, un pueblo corrupto que ignora las desgracias que les suceden a sus menores para, de esta forma, continuar viviendo en su feliz ignorancia.

Los Perdedores se ven obligados a luchar

Las desapariciones de menores se dan una tras otra, y a nadie parece preocuparle. Hasta que el que desaparece es Georgie Denbrough, el hermano de Bill, y este último se ve incapaz de olvidarlo. Porque su vida ha dado un giro radical, y lo único que puede ver en su casa es la ausencia de su hermano. Es ahí cuando decide que tiene que hacer algo, y qué mejor que contar con sus amigos (que también han sido testigos del monstruo que asola su pueblo) para acabar con el payaso Pennywise, el origen de todos los males. Un monstruo que aprovecha la maldad de los seres humanos para actuar por medio de ellos. Porque por si Pennywise fuera poco problema, los matones del instituto también tendrán su protagonismo, y la pandilla de los Perdedores tendrá que mostrarse fuerte frente a ellos.

Como adaptación, comparando esta película únicamente con el libro, es excelente. Porque consigue captar a la perfección la historia, incluso con algunos cambios bastante notables. Y es que el equipo técnico decidió que sería buena idea dividir la película en dos partes: la primera, donde se cuente la historia de los niños, y la segunda, donde suponemos que reaparecerán como adultos. Teniendo en cuenta que en el libro las dos historias se suceden de forma paralela, es lógico que encontremos estos cambios. Mas son cambios que ayudan a que comprendamos mejor la historia en su contexto, que ayudan y tienen un significado.

Una película de sobresaliente

Dejando la trama a un lado, lo cierto es que el elenco ha sido toda una elección. Si Curry hizo un buen trabajo dando vida a Pennywise, Skarsgård ha hecho otro tanto de lo mismo. No obstante, son payasos muy diferentes; mientras que el primero tenía una especie de humor ácido muy marcado, este segundo es más tétrico, más aterrador. Mantiene momentos de humor ácido, pero son mucho más escasos, y poco tienen que ver con la primera versión del payaso que conocimos. En este caso, para gustos colores; habrá quien prefiera el primer Pennywise y habrá quien prefiera al segundo. Eso sí: en cuanto a estética, es innegable que el nuevo Pennywise está mucho más trabajado que el primero, es obvio que se cuenta con una tecnología con la que antes tan solo se podía soñar.

Sophia Lillis consigue eclipsar a sus compañeros

Aunque el papel que realmente debe ser tenido en cuenta es el de los niños. Su actuación es de sobresaliente, en general. Mas no sería justa si no recalcara la actuación de Sophia Lillis, que con su mirada es capaz de transmitir absolutamente todo lo que Beverly siente. No necesita siquiera hablar para comunicarse, y consigue eclipsar a todos sus compañeros. Esta ha sido su primera gran película, pero sin duda no será la última.

Pese a ser una película de terror, tiene una trama que consigue mantenerte intrigado, una banda sonora que se ajusta a lo que le pediríamos a una película de este tipo, un elenco excelente y algunas escenas que podrían ser consideradas incluso una obra de arte. Y da miedo, claro que da miedo; no en balde estamos hablando de Pennywise, una figura mítica del cine de terror donde las haya.

Compararla con la original es innecesario. Mas si tuviéramos que hacerlo, y teniendo siempre en cuenta que estamos hablando de películas situadas en un contexto tecnológico muy dispar, sin duda yo me quedaría con esta. Porque toma los errores de la primera y los corrige, haciendo suyos todos sus aciertos. Todas las críticas coinciden en algo (que los ingresos en taquilla no niegan, sino todo lo contrario) y es que estamos ante una de las mejores películas de terror de este año... E incluso de la década, me atrevería a decir.

9,0

Lo mejor:

- Historia central.

- Actuación de los más jóvenes.

- Vestuario.

- El papel de Pennywise.

Lo peor:

- Banda sonora pasable.

- Cambios respecto a la trama original.

Galería

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.