avatar

Crítica 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina', un retorno que ha superado las expectativas
CHILLING

Crítica 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina', un retorno que ha superado las expectativas

Categoría: Analisis
21 de Noviembre 2018 | 09:30

Claramente, 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina' de Netflix es una serie para disfrutar todo tipo de personas y generaciones. Pero, ¡que me aspen si no me muero por recordar la serie original! El ejercicio de nostalgia queda rápidamente ensombrecido por las cualidades propias que tiene la nueva versión de la bruja adolescente, pero resulta imposible no hacer una mínima comparación para ver si los personajes nos gustan más o menos que antes.

Sin haber leído las aventuras en papel de Sabrina, ni las clásicas que se parecen más a la serie de los 90-2000, ni las nuevas en las que se basa la serie de Netflix, sí que se observan aspectos en común. No, las tías no son iguales, ni Harvey, ni sus amigas ni enemigas, pero en todos hay una pequeña similitud. Hilda es más alegre e inocente, Zelda más estirada, Harvey bueno e inocente, y las antagonistas guardan una especie de odio versus alianza en situaciones clave que nos desconcierta. También teníamos al director Kraft, que en 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina' sigue siendo un tanto especial.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina

Lo mejor que tenía la serie original, además del filtro del paso del tiempo que no nos deja ver sus defectos, era su humor. Sabrina era más sarcástica, y tenía unas conversaciones de lo más irrisorias con su gato Salem, el verdadero rey de la serie. Ahora no habla, no, pero su papel, siempre clave, y sus silencios que sólo Sabrina sabe interpretar le confieren cierto carisma que no sabemos si es explicable o es sólo una reminiscencia del Salem original. O más bien tiene una miradita muy de gato que no puedes hacer otra cosa que decir: "¡Ay, pero qué gatito tan mono!" (es decir, lo que digo de todo los gatos).

Pero, una vez hecho el "remember", centrémonos en la serie de Netflix.

"Brina", un nuevo enfoque de la bruja adolescente

Tal y como nos habían prometido, 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina' es más oscura de lo que pudo haber sido en el pasado. Eso nos gusta. La nueva Sabrina derrocha simpatía, con un cierto parecido a Hermione Granger de Harry Potter que ese gesto de perspicacia en la cara le otorga. En muchos aspectos es un poco parecida al citado Potter, pues tiene un carácter especial dentro del mundo oscuro (si hasta su academia se llama de Artes Oscuras), por el cual todo el mundo la conoce. Su carácter medio humano es el que la hace especial, y las personas a su alrededor se dan cuenta, por eso atrae la atención y simpatía de personajes como su compañero del instituto para brujos y brujas. Si volvemos a la metáfora potteriana, Sabrina sería una "sangre sucia".

Seguimos hablando de personajes porque, la verdad, son muy destacables. Es que me vuelve loca la diversidad que encontramos en la serie. Para empezar, un recién conocido, el primo Ambrose, de gran corazón, maravillosamente enamorado de otro brujo (eso de la pócima de Hilda me dejó un poco asustada sobre el futuro), del cual me encantaría conocer más en el futuro porque esconde una sabiduría y unas capacidades con la magia que deben ser impresionantes. Sí se parece, en este aspecto, al Salem que intentó conquistar el mundo y fue castigado convirtiéndose en gato.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina

También tenemos otro personaje muy interesante, Susie, una de las mejores amigas de "Brina" (como así la llaman), no muy identificada con su género femenino y que también pasa por el tormento de no ser comprendida, al igual que no lo fue en su día su tío Jessie. Son asuntos adolescentes que está bien que sean representados en las series de ficción, pues también son reales, y pueden ocurrir en cualquier tipo de género televisivo (no es necesario hacer series de temática LGTBIQ+ para encontrar personajes LGTBIQ+).

Otra de las novedades que más me gustan son las experiencias que las amistades de Sabrina tienen con el mundo mágico. A veces creyendolas o no, descubriendo, recordando... dan un enfoque diferente a la serie, donde ya no son dos mundos enfrentados, sino que se interrelacionan necesariamente, y nos lleva a darle una vuelta a este tipo de historias.

Una ambientación muy escalofriantemente acogedora

Más allá de los personajes, uno de los aspectos más agradecidos de 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina' es, cómo no, su ambientación. Un elemento muy importante en series y películas de géneros como el horror o la fantasía de este tipo. Si tuvieras que asociar la serie de 'Sabrina' con un color, ¿cuál sería? Me aventuro con una especie de mezcla entre rojo y naranja, que nos transporta directamente a la noche de Halloween, excelente cita para haber estrenado la serie, ¿verdad? Pues ese es el punto en el que, si bien al principio 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina' pudieran no convencer al pública, quizá, más adulto, ha sido esa familiaridad halloweeniana (si Rodrigo Cortés leyera tantos "-ianos" nos mataba) la que nos ha hecho quedarnos para ir encantándonos cada vez más con la producción de Netflix.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina

Curioso también, algo que me ha fascinado y por ello quería ver más, es la especie de religión satánica que confesan las brujas y demás criaturas de la serie. Sabemos que Satán en vengativo, pero aun así lo adoramos, porque somos "mejores", aunque seamos buenas personas. Parece que es una religión que no casa con personas como la familia de Sabrina, cuestión que también nos hace entender la personalidad y avances que su padre instauró en su día, y claramente en la propia protagonista.

[ALERTA SPOILER AQUÍ VAMOS A HABLAR DEL FINAL DE LA TEMPORADA]

De ahí que al final de la primera temporada de Sabrina no me gustara nada. No por los hechos o porque lo viera ilógico. Sino porque me entristeció mucho ver que, una vez que la protagonista cumplió finalmente el Bautismo Negro, toda su magia (hablando metafóricamente de su personalidad) quedara ensombrecida por ese "algo" oscura que, comenta, se despertó dentro de ella. No se si será por haber cumplido antes las manipulaciones de la (falsa) señorita Wardwell para que poco a poco su interior fuera más tenebroso, o por mero efecto del bautismo negro (pero, ¡nada tiene que ver con sus tías, especialmente Hilda!).

Pero veamos el lado bueno de esta conversión, así han conseguido levantar mi curiosidad para la segunda temporada, que esperamos sea tan interesante o más que la primera (Netflix ya ha anunciado que será incluso más oscura que la primera).

[FIN DEL SPOILER]

Las escalofriantes aventuras de Sabrina

Conclusión

En conclusión, no veo razón para no probar a ver 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina'. Aunque de protagonistas adolescentes, nos adentramos en las aventuras y desventuras de jóvenes relacionados con el mundo mágico, así que pesa más la fantasía que el drama adolescente. Los nostálgicos de la serie que desde España veíamos en Antena 3 a la hora de comer estaremos encantados con el resultado (a ver, reírse con Sabrina es una cosa, pero la calidad de una y otra cambia), y quienes no la vieran o no les gustara, esta nueva ficción de Netflix no tiene nada que ver con la anterior.

Las brujas, Satán, encantamientos, satanismo, sacrificios, exorcismos, engaños, manipulaciones, adolescentes, temática LTGBIQ+, humor, drama y toques de feminismo: si no te atraen estas palabras, entonces la serie quizá no te interese.

7,0

Lo mejor:

- Más centrada en la fantasía y el horror.

- La nueva Sabrina tiene mucho carisma.

- La familia Spellman en general.

- Temáticas LGTBIQ+ y menciones al feminismo.

Lo peor:

- No dejan de ser aventuras adolescentes.

- No de engancharse fácilmente.

Galería

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.