avatar

Análisis 'Dogchild', un juego por el respeto a la naturaleza y la amistad
ANÁLISIS

Análisis 'Dogchild', un juego por el respeto a la naturaleza y la amistad

Por Gerard Álvarez
PS4
Categoría: Analisis
23 de Enero 2016 | 12:05

Una de las mejores actuaciones de Sony España, de manos de James Amstrong, fue la creación hace dos años de los Premios Playstation bajo la plataforma PS Talents. De la primera cita organizada en diciembre de 2014 el gran vencedor fue 'Dogchild' de Animatoon Studio. Esta aventura de un niño y su perro sobrecogió a los jueces de este evento que lo galardonaron como "Mejor juego de 2014". Después de un año de su proclamación como indie más importante de la industria española, y tras muchas horas de trabajo, por fin ha llegado a PS Network las aventuras de Tarpak y su fiel amigo Tarao, con el noble objetivo de acabar con los que maltratan a los animales.

Una noble historia con un mensaje de respeto

'Dogchild' es un título orientado al público infantil, y en Animatoon Studios han sabido transmitir al juego no solo diversión, sino también la idea de concienciar a los más pequeños de la importancia de cuidar el medio ambiente y a los animales. El título está protagonizado por Tarpak, un chico que perdió a sus padres y que solo tiene a su más fiel amigo Tarao, un perro con habilidades muy especiales. Entre los dos, lucharán por evitar que un grupo de malhechores intenten destrozar la naturaleza para conseguir beneficios económicos. La base de este juego reside en la amistad de ambos personajes, los dos controlables en todo momento, y en la capacidad del usuario de saber utilizar las habilidades de cada uno de la forma más acertada.

El título al estar orientado al público más pequeño, por lo que está exento de cualquier contenido violento, es decir, los enemigos no nos "matarán", solo se interpondrán en nuestro camino para evitar que consigamos nuestros objetivos. Entre nuestras misiones debemos encontrar comida envenenada o salvar a los perros de que sean secuestrado por la perrera. En todo momento estaremos conectados a nuestro centro de mando que nos irá aportando nuevos objetivos y ayudándonos a solventarlos. No estamos ante un juego complejo, pero sí divertido, por lo que es apto tanto para los más pequeños como para un público más experimentado.

 Dogchild centro mando

Una misión entre amigos

Como he comentado en líneas anteriores, la base de "Dogchild' es saber combinar a Tarao y Tarpak para ir consiguiendo los diferentes objetivos durante los seis capítulos de los que consta la historia. Nuestro joven protagonista es un experto en el arte del parkour, por lo que las misiones más "plataformeras" serán cosa de Tarpak. Además, a la hora de encarar los posibles enfrentamientos, disponemos de un pelota con la cual aturdir a nuestros enemigos, con la posibilidad de realizar múltiples combos y golpear a los diferentes enemigos con un disparo de nuestra bola. En cambio, nuestro fiel compañero perruno es capaz de descubrir pistas o personas a través de su olfato. Para ello, Animatoon Studios ha creado una cámara en primera persona con la línea cromática de azul a amarillo simulando la vista real que tiene los perros. A través de esta visión podremos seguir los rastros y buscar los objetos necesarios para que Tarpak los recoja.

En esta tesitura, el título está bien planteado, aunque el resultado final no sea todo lo satisfactorio que se esperaría. Los movimientos de nuestro personaje son bastante bruscos, y en muchas ocasiones entorpecen la consecución de los diferentes saltos, además éstos no suponen un verdadero reto para el jugador. A pesar de que están pensados para un público menos experimentado, unos niveles más complejos no hubieran enturbiado la jugabilidad, ya que al final las fases de plataformas se quedan en meras anécdotas dentro del juego.

 Dogchild Tarao y Tarpak

En cuanto a los momentos de acción con nuestra pelota, hay que resaltar las grandes posibilidades y número de combos que podemos realizar, pero como pasa con el parkour, su ejecución no es todo lo gratificante que se esperaría. Conseguir apuntar a nuestros enemigos se hace complicado y tosco, y en muchas de las ocasiones, una vez fijado nuestro objetivo, el tiro no siempre alcanza al enemigo. 'Dogchild' claramente no está orientado para eliminar antagonistas, ya que en la mayoría de las veces podemos elegir por resolver los conflictos a través del sigilo, pero los combates obligatorios no están resueltos de la forma más satisfactoria. A pesar de ello la idea que plantea Animatoon Studios no deja de ser interesante.

Donde más brilla el título son en los momentos de sigilo donde la cooperación entre Tarpak y Tarao se hace más brillante. Utilizar a nuestro perro para despistar a los enemigos, o para sujetarlos mientras los atamos, son solo algunas de las opciones que tenemos para resolver las diferentes encrucijadas que se nos plantean. Por ello, una de las mayores bazas de 'Dogchild' son la multitud de opciones jugables que se nos plantean, aunque no todas están resueltas de igual modo.

Jugando en la plataforma equivocada

Como he comentado en la introducción de este análisis, estamos ante un juego indie, por lo que hay que valorarlo como tal. Quizás a 'Dogchild' su lanzamiento en Playstation 4 le ha quedado un poco grande. Técnicamente estamos ante un título de la pasada generación, y a pesar de ser un juego de bajo presupuesto e indie, encontramos ejemplo de este tipo de títulos que son realmente bellos y que han sabido aprovechar la potencia de PS4. Como ya se ha explicado, las animaciones de los personajes son bastante toscas, además de una sensación de "tirón" continuo de la cámara que no la convierte en una experiencia satisfactoria para el jugador. En cuanto a los enemigos son bastante repetidos y con una IA algo mejorable, aunque siendo un juego orientado a un tipo de público específico, se puede considerar comprensible.

 Dogchild gráfico

Técnicamente existen fallos tales como popping o dientes de sierra, entre otros. Creo que hubiera sido un juego muy apto para PS3 o PS Vita. A pesar de ello, no es todo negativo, y existe efectos como la visión de Tarao o el la recreación de los rebotes de la pelota que rozan a un gran nivel.

Conclusión

'Dogchild' es un juego divertido, con un gran número de opciones jugables, y lo más importante, con un mensaje claro de amistad y respeto por la naturaleza. Muchas veces, los aficionados o la prensa especializada nos dejamos embaucar por grandes prodigios técnicos sin considerar otros aspectos fundamentales. Es cierto que este juego no pasará por ser el indie más bonito o novedoso del actual plantel de títulos, pero sí enseña a los más pequeños, y a los que no lo somos tanto, el verdadero sentido de la amistad y del amor por la naturaleza. Sin duda aspectos que muchas veces se pasan por alto en los videojuegos, y que de forma equivocada se sustituyen por mostrar destrucciones y valores que poco o nada sirve a los más pequeños. 'Dogchild' es un juego que hay que mirar más allá, es necesario jugarlo y comprender lo que quiere demostrar y sobre todo enseñar. A pesar de eso, la prensa del videojuego se conforma por ofrecer notas, calificaciones numéricas no siempre justas. En este análisis yo seré el primero que comenta el error de analizar y puntuar solo sus aspectos técnicos, pero si hubiera que poner una nota al mensaje y a la enseñanza que ofrece, sin duda le daría una matrícula de honor.

7,0

Lo mejor:

-Las grandes enseñanzas que ofrece a los más pequeños. -La variedad de situaciones y posibilidades. -La combinación Tarpak y Tarao-

Lo peor:

-Técnicamente no llega a las exigencias mínimas de la next gen. -Ciertas situaciones no están bien resueltas a pesar de ser interesantes. -El parkour es más una anécdota que una posibilidad jugable.

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.