avatar

Análisis de 'Yonder: The Cloud Catcher Chronicles' para Nintendo Switch: Aventuras en la granja
STARDEW CON NIEBLA

Análisis de 'Yonder: The Cloud Catcher Chronicles' para Nintendo Switch: Aventuras en la granja

SWITCH
Categoría: Analisis
16 de Mayo 2018 | 15:40

En pleno auge de los videojuegos estilo Battle Royale, existe una lenta pero constante costumbre que hace que los usuarios dediquen también varias horas de su tiempo a cierto tipo de juegos indie: hablamos de todos aquellos en los que el modo de juego es continuo, llevamos una granja o cuidamos de un complejo en concreto y nuestras aventuras suponen la administración de una serie de recursos para conseguir un bien material. A muchos os sonará ya a estas alturas en los oídos 'Stardew Valley', ¿verdad? Pues efectivamente, por ahí van los tiros con 'Yonder: The Cloud Catcher Chronicles', juego que analizamos ahora que llega a Nintendo Switch tras su paso por otros sistemas el pasado año. ¿Merece la pena?

Como siempre, decidir si adquirimos un juego que apareció en el mercado recientemente para otros sistemas en una tarea que está más sujeta al gusto personal que a cualquier otro elemento, y sobre todo a la situación, ya que si no hemos tenido oportunidad hasta el momento de disfrutarlo, la respuesta es más que obvia, pero si lo adquirimos poco tiempo atrás... en realidad la finalidad de esta clase de análisis es explicar qué tal funciona en el nuevo sistema. Y en el caso de 'Yonder: The Cloud Catcher Chronicles', todo funciona más que bien. Aunque también sin novedades en el frente. Muy poco o nada aporta la híbrida al juego de Prideful Sloth, salvando el obvio hecho de permitirnos jugar en cualquier sitio, sea la TV cuando estamos con la consola en el dock, sea en el autobús con la consola en modo portátil.

Un título relajante

Primeros momentos en Yonder para Switch

Que no aporte excesivamente no es malo, sino simplemente señal de que aunque le juego se tradujese bien a la hora de ser adaptado, no se han aprovechado las funciones que la máquina podría haber aportado. Nos referimos con esto, por ejemplo, a la pantalla táctil, cuyo funcionamiento se reduce a elegir directamente en el menú o a mover la cámara durante la partida. No hay mucho más que decir. Así que hablemos del título en términos generales para todo aquel que no lo jugase anteriormente: 'Yonder: The Cloud Catcher Chronicles' nos ofrece un estilo de juego reposado, dulcificado, con una sensación agradable que va desde su apartado técnico - con una potente presencia de tonos pastel y figuras redondeadas - hasta el ritmo, pues aquí tenemos la prisa justa. No, de hecho, a este juego se viene a disfrutar.

Lo cierto es que pese a estar realizado con el motor Unity (algo muy frecuente en los indies del momento), el aprovechamiento visual que se hace de la potencia gráfica de la consola llama la atención, tanto a la hora de reflejar los frondosos parajes naturales como en los cielos nocturnos y la iluminación. Incluso se han atrevido con ciertos efectos atmosféricos que, la verdad, no quedan nada mal. Y todo esto, teniendo como centro a un personaje que hemos creado nosotros, eso sí, con opciones muy básicas, aunque lo haremos evolucionar a medida que vamos consiguiendo nuevas herramientas y elementos cosméticos (hasta gafas).

Vemos la niebla en Yonder para Switch

La citada "dulcificación" llega hasta el extremo de que, como cabe esperar, aquí no hay violencia. Estamos ante un juego sin armas, sino con herramientas, y en el que nuestra relación con la naturaleza es respetuosa (salvo que a alguien le moleste, en plena era de Minecraft, cortar un árbol virtual) y los animales pueden convertirse en nuestros amigos y vivir en nuestro establo si los convencemos... dándoles de comer, para que "nos quieran". Y es que en este juego, vamos mezclar un inicio que nos recuerda al genial 'Rime' (por su ambientación y su profundo y mágico argumento) con el ya citado 'Stardew Valley'. Nuestra aventura en busca de los orígenes de una oscura niebla que se cierne como una plaga sobre la mítica isla en la que se desarrollan los acontecimientos tendrá como base nuestro rancho, en el que podremos cultivar y también criar animales, todo esto mientras nos movemos por los entornos aledaños haciéndonos con misiones, consiguiendo recursos de la tierra y uniéndonos a gremios, cada uno con sus características.

Construcción de la granja en Yonder para Switch

Esto significa que aunque la historia tenga una cantidad de horas limitada (pero que puede escalar hasta las 20 con facilidad, según el perfil del jugador), lo que en realidad nos ofrece es un tiempo de juego sin límites: horas y horas de diversión cuidando de nuestros animales y plantas, gestionando los recursos que generan y comerciando con ellos. Hay ocasiones en las que hemos dedicado muchos minutos a, simplemente, deambular buscando piedras o minerales. Incluso nos atrevemos a saltar por los acantilados, sabiendo que el juego no nos permite "dañarnos" (el personaje cae lentamente gracias a un paraguas con el que planea). Sí que es cierto que si nos lanzamos al agua, reaparecemos fuera. El control sobre el personaje es directo, pero como decimos, exento de combos o velocidad para cualquier fin.

Amaestrando animales en Yonder para Switch

Llega la hora de mencionar lo que para quien suscribe es algo crucial en la ambientación y que da valor a la obra en conjunto: 'Yonder: The Cloud Catcher Chronicles' cuenta con una banda sonora que es una auténtica delicia. Más allá de los "grititos" de los personajes que tratan de sustituir a las conversaciones reales, la música mezcla melodías (sintetizadas) de piano y de orquesta tan suaves como el apartado visual del juego. Aporta un punto mágico, profundo y que se adhiere con facilidad sobre el ruido ambiental, que también tiene un buen trabajo detrás. Bravo. No podemos decir lo mismo de la traducción: el juego nos llega en latino, y eso no tendría que ser ningún problema. Sin embargo, hay fallos en la construcción de las frases, no concuerdan género y número en ocasiones...

7,0

Lo mejor:

- Muchas horas de juego.

- Relajante, distendido.

Lo peor:

- Se echa en falta algo de emoción.

- Traducción poco trabajada.

Galería

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.