avatar

Análisis de 'The World Ends With You -Final Remix-' para Nintendo Switch
2
EL JUEGO DE LOS SEGADORES

Análisis de 'The World Ends With You -Final Remix-' para Nintendo Switch

SWITCH
Categoría: Analisis
30 de Octubre 2018 | 10:00

Repasad casi cualquier lista de mejores videojuegos para Nintendo DS. Si un título se repetirá más que ningún otro en lo más alto es una de las muchas obra magna de Square Enix en sus años de gloria. Por desgracia no ha sido un juego al que muchos jugadores hayan podido acceder durante estos años: la escasez de ediciones físicas del juego en la consola original y la inexistencia de una plataforma digital hacían que, para muchos, cayese en el olvido.

Probablemente esa fue la mayor desgracia de toda la historia de la consola de doble pantalla, porque este mismo analista concuerda con esas listas de mejores videojuegos que han existido a lo largo de la historia del medio. Una de las aventuras más profundas, originales y llenas de sentido a las que nadie podía echar mano hace diez años. Aprovechaba a la perfección hasta el más pequeño de los detalles técnicos de Nintendo DS como ningún otro juego jamás lo hizo, daba un mensaje muy importante para jóvenes y adultos y brillaba por sus muy originales ideas, en su día revolucionarias.

Ahora es el momento de dar el paso y, mientras muchos esperan una secuela como agua que cae en mayo, podemos volver a disfrutar del juego original con más extras, más música, más ataques. ¿Pero consigue 'The World Ends With You -Final Remix-' estar a la altura de la obra de Nintendo DS o se queda estancado como un producto de su tiempo?

Significado

Dancer In The Street

La trama de 'The World Ends With You' es una que habla de la adolescencia, la condición humana y nuestra capacidad para empatizar con los demás y expandir nuestros horizontes más allá de nuestro propio ego. Neku, un joven encerrado en sus propias emociones y que no ve el sentido ni la utilidad de las demás personas que conviven con él en Shibuya. Por desgracia para él se ve forzado a participar en el Juego de los Segadores, un macabro concurso de vida y muerte donde debe colaborar con un compañero pactado para sobrevivir a los siete días de misiones que tiene por delante.

Todo hay que decirlo: Neku es despreciable como persona. Sus acciones y pensamientos en los primeros días nos dejan claro que tenemos frente a nosotros al arquetipo de protagonista de JRPG de su época: solitario, oscuro, oculta sus emociones o incluso las niega. E igual que estos evoluciona hacia ser una personaje mejor, pero Neku lo hace con la particularidad de que su arco se extiende hasta más allá de lo que en un principio otros personajes se atreverían. Pasamos de aborrecer a Neku a admirar cómo abraza el cambio y se convierte en un digno integrante de la sociedad de Shibuya.

De hecho, ese es casi el sentimiento con todos los habitantes de la ciudad al completo. Hasta el más pequeño de los personajes secundarios pasa por su propio arco, en el cual al conocerlos quizás no nos caigan bien la gran mayoría... Pero al final del día, cuando les conocemos en profundidad y conocemos las motivaciones y personalidades de cada uno de ellos, pasamos a guardarles respeto y aprecio. Nuestros horizontes se ven abiertos y conectan con el corazón de cada individuo que conocemos en nuestro camino. Incluso si no estamos de acuerdo con sus pensamientos, 'The World Ends With You' hace hincapié en demostrar el valor y fortaleza de cada persona en el mundo.

Compañerismo

It's So Wonderful

El mensaje que expresan los desarrolladores con esta historia no se queda sólo en su narrativa y evolución de personajes, sino que va más allá hasta expandirse con su propia música. La banda sonora es magnífica, tanto la original como las distintas remezclas que se nos ponen a lo largo de la aventura: es una banda sonora que no sólo pega de forma ambiental y en cada momento que se reproducen las canciones, sino que podemos escucharla por separado y seguir disfrutándola al máximo. Es sin lugar a dudas una de la mejor recopilación de canciones de la historia de los videojuegos, la cual seguramente hará que más de una vez nos quedemos mirando a la nada y sólo escuchando en vez de continuar nuestro viaje.

Y la música sin un aspecto visual esplendoroso no lograría destacar tanto, algo en lo que 'The World Ends With You -Final Remix-' sobresale con matrícula. Los sprites de Nintendo DS han sido actualizados a obras de arte andantes, con los diseños de los personajes destacando en las conversaciones y sus versiones animadas en los combates y el mundo en el que caminamos. Shibuya no logra destacar tanto cuando la recorremos a pie, pero la remasterización de los enemigos y paisajes en cada una de las batallas hace que la experiencia merezca lo suficiente la pena como para actualizarnos a esta nueva versión que también añade unos pequeños extras para no dejarnos con sabor a poco, aunque sean al final de la aventura.

Lucha

Give Me All Your Love

Por desgracia sí existe un elemento que puede dividir a los jugadores a la hora de decidirse sobre cuál es la versión óptima para disfrutar de la obra maestra que es 'The World Ends With You'. La versión de Nintendo Switch logra sobredestacar en casi todos los aspectos al original excepto en uno, quizás el más importante de todos: el control. En Nintendo DS podíamos acceder a la experiencia completa tomando el lápiz táctil con una mano y los mandos de la consola con la otra, creando una experiencia compleja que aprovechaba las dos pantallas de la consola para colocarnos en situaciones extremas y complicadas. Era un sistema muy difícil de dominar que iba a caer de base al perder el acceso a las capacidades de Nintendo DS.

Nintendo Switch, por otro lado, nos ofrece tres formas de tomar el control. La primera y más interesante es la que más intenta reproducir la fórmula, al menos de manera simplificada: jugar con controles táctiles. Es lo que más se acerca a la experencia del juego original, con la importante desventaja de que de ninguna manera podrás jugarlo así si solemos aprovechar la consola en el dock. Lo cual nos lleva al segundo tipo de control, el más complicado y en ocasiones imposible de mantener a la altura del resto: usar uno de los Joy Con a modo de puntero que se mueva por la pantalla, algo semejante a los controles de Wii. Es un modo de juego realmente complejo y que hace que descartemos algunas formas de luchar de forma inmediata, como controlar a ambos personajes durante el combate, algo muy necesario al enfrentarnos a cierta clase de enemigos.

Lo cual nos lleva a la tercera y mejor manera de disfrutar del juego: en modo cooperativo. Sigue tomando los controles por Joy Con, pero permite pasar uno de los mandos a un amigo para que disfrute de la experiencia a nuestro lado mientras controla al otro personaje jugable, haciendo mucho más accesibles los combates y facilitando la fórmula al cuadrado. Pese a todo ninguna de estas opciones logra emular las sensaciones del título original, y para muchos romperá lo suficiente la experiencia como para no disfrutar en absoluto de todo el juego.

Nuevos personajes

Conclusiones

'The World Ends With You -Final Remix-' es, cuanto menos, una curiosidad por parte de Square Enix. Por un lado tenemos un juego que de por sí es una gran obra maestra mejorado, reforzado y con numerosos extras como para enriquecer la experiencia. Por el otro, unos controles que por desgracia rompen en gran medida la magia original. Pese a todo, es una ocasión perfecta para revisitar la ciudad de Shibuya o para venir por primera vez si nunca tuviste la oportunidad de jugarlo en su día. Abre tus sentidos y déjate llevar por uno de los mejores títulos de su tiempo.

9,0

Lo mejor:

- Excelente narrativa y gran evolución de personajes.

- Sistema de dificultad perfecto para ajustar al reto que cada jugador desee de varios modos.

- Diseño gráfico precioso y remasterizado a la altura.

- Música excelente y soberbia.

- Multijugador cooperativo local bien implementado.

Lo peor:

- Control muy poco práctico en modo sobremesa.

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.