avatar

Análisis 'The Purring Quest': La curiosidad salvó al gato
CON BIGOTES Y A LO LOCO

Análisis 'The Purring Quest': La curiosidad salvó al gato

Por Rocío Pastoriza
PC
Categoría: Analisis
19 de Noviembre 2015 | 14:32

Durante el fin de semana de la Madrid Games Week, allá por principios de octubre que ahora parece tan lejano, pudimos ver muchas cosas interesantes en el pabellón (los pabellones, más bien) del IFEMA. Una de las cosas que más me sorprendió fue ver varias secciones dedicadas a los juegos de estudios indies españoles. Por un lado teníamos el stand propio de PlayStation (que ya tenía ocupado medio pabellón entre 'Uncharted' y 'Assasins' Creed Syndicate'), pero no era el único. El más indie de los indies fue el llamado Made in Spain, que reunió estudios desarrolladores de diferentes plataformas, de los cuales ya hablamos poco después de la feria.

Es una lástima comprobar que los indies son los grandes olvidados en España. No por los jugadores ni por las grandes compañías (aunque éstas sólo echan una mano a uno de cada diez), sino por nosotros, la prensa. La prensa de videojuegos en nuestro país se toma a los estudios independientes nacionales como si fueran unos apestados, y no hablan de ellos salvo que estemos ante un conocido o un familiar que ha decidido hacer un juego. Es por eso que esto debe cambiar, ¿no creéis? Así que hoy vamos a hablar de un indie español que acaba de salir al mercado en Steam y que promete muchísimo, después de haber estado un tiempo de cortesía en Greenlight.

Análisis 'The Purring Quest': La curiosidad salvó al gato

Hoy voy a hablaros de 'The Purring Quest', un juego mágico y muy gatuno. Obra de Valhalla Cats, un estudio murciano, 'The Purring Quest' es un título de plataformas 2D protagonizado por Kimchi, un gatito blanco y naranja, que ha perdido a su amo. Pero este adorable felino no ha perdido a su amo de la forma en la que todos creemos. No es que Kimchi se haya perdido, es su dueño quien se ha perdido. Para entenderlo, debemos contarlo todo desde el principio.

Un triste comienzo, una bonita historia

La historia de The Purring Quest comienza con el aleteo siniestro de un cuervo que nos lleva hasta un banco de madera. Allí pasan los días, pero siempre vemos la misma escena: Un hombre y una mujer, sentados cada uno a cada lado. No se conocen, hasta que una bonita casualidad convierte su vida en una historia de amor. Se casan, se mudan a una casa y los años pasan. Sin hijos, el matrimonio decide adoptar a un gatito. Sí, lo has adivinado, ése es Kimchi.

Poco a poco, vemos a nuestro gatito protagonista crecer, pero no todo es feliz en esta familia. La mujer, Elsa, muere prematuramente, y cual corto de Up vemos al esposo envejecer solo, comenzando a olvidar su pasado y hasta a su esposa. Por suerte, Kimchi está ahí para hacerle recordar y ayudarle a decidir ir a visitar a su amada al cementerio. A cualquiera se le rompe un trocito de alma con este vídeo de presentación, que termina con Kimchi quedando solo junto a la tumba de su mami.

Análisis 'The Purring Quest': La curiosidad salvó al gato

Aquí comienza nuestra aventura. Nuestro dueño, influenciado por una ilusión en la que ha creído ver a su esposa, nos deja solos en aquel lúgubre lugar. Pero el gatito, que ahora somos nosotros, no se asusta por nada y sabe lo que tiene que hacer: Debe rescatar a su amo perdido.

'The Purring Quest', en su sencillez, nos cuenta una historia preciosa, pero muy triste, que puede llegar al corazón de todos nosotros. No sólo porque estemos ante una aventura protagonizada por un gato (y hasta los alérgicos adoran a estos animalillos), sino porque trata temas que nos llegan de una forma mucho más profunda de lo que se espera de un juego de plataformas.

Conociendo el mundo

Tras este inicio que nos deja con los nervios a flor de piel, vamos a hablar del juego. Este plataformas 2D es aparentemente muy sencillo, y, por suerte, muy preciso. Los controles nos facilitan el movimiento con una jugabilidad muy simple. Avanzamos en el escenario (o retrocedemos) con D y A, saltamos con la barra espaciadora y trepamos con la W. Además, la S nos permitirá llegar más alto con nuestros saltos (pero no más lejos) y la Q nos servirá para defendernos a base de zarpazos.

Nuestras agilidades felinas nos ayudarán a sobrevivir en territorio hostil, como es el escenario en el cual empezamos: el cementerio, donde encontraremos ratas de las que debemos librarnos a base de zarpazos. Pero no a todos nuestros enemigos y obstáculos podremos enfrentarlos cara a cara (o zarpa a zarpa), como es el caso de los perros. Esos dobermans con cara de pocos amigos serán un adversario molesto, pues nuestras únicas opciones al verlos venir serán o correr, o escondernos.

Análisis 'The Purring Quest': La curiosidad salvó al gato

El cementerio no será el único escenario en el que Kimchi tenga que desenvolverse con sus mejores habilidades, pues también pasearemos por el pueblo, el barrio gótico, los rascacielos y la ciudad. En cada una de estas localizaciones disfrutaremos de un gran trabajo artístico, con escenarios que han sido pintados a mano y cuidados al detalle. Una delicia visual.

Siete vidas tiene un gato

Nuestra pantalla apenas tendrá "estorbos" que nos molesten a la hora de jugar. Los únicos indicadores que veremos, en la esquina superior izquierda, serán el de las vidas de Kimchi, que serán siete en total, por supuesto; y la cantidad de raspas de pescado que recogeremos en nuestro camino, a modo de anillos de Sonic.

Perderemos una vida cada vez que recibamos daño o nos caigamos al vacío, pero no te preocupes. En nuestra aventura nos toparemos con rascadores en los distintos escenarios por los que vayamos pasando. Cada vez que muramos, reaparecemos junto al último rascador que hayamos tocado. Incluso si perdemos nuestras siete vidas, tenemos la oportunidad de empezar de nuevo desde el último rascador. Eso hace las cosas más fáciles, pero no menos desesperante si no tenemos forma de pasar al maldito perro pesado.

De esta forma, 'The Purring Quest' se convierte en un juego "fácil", pero complicado a la vez. Fácil porque resucitar a nuestro pequeño Kimchi (y da bastante penita cuando muere) es muy sencillo gracias a esos rascadores, pero complicado porque morir es más fácil de lo que parece.

Personajes célebres

Pero los perros y las ratas no serán los únicos animales que veamos en nuestro camino, si bien los terceros en discordia no nos supondrán un obstáculo ni un enemigo peligroso. Sí, en su viaje, Kimchi también se cruzará con diferentes gatos. Pero son gatos muy especiales, ya que son conocidos por Internet.

Análisis 'The Purring Quest': La curiosidad salvó al gato

No, no es que Valhalla Cats haya decidido inventarse una trama secundaria en la que Kimchi se codea con los celebrities de turno, gatos inventados que son famosos vete a saber por qué. En realidad, 'The Purring Quest' reúne a gatos que son, en el mundo real, famosos. Henri, Le Chat Noir, Nala, Nora, la gata pianista o el gatito ciego, Oskar, entre otros, ayudarán a Kimchi en su aventura, en busca de su dueño. Cada uno lo ayudará a su manera, claro, pero un consejito de vez en cuando no le vendrá nada mal a este pobre gato.

Todo por la causa

En general, The Purrig Quest es un juego magnífico, con un trabajazo detrás que se deja ver en todos los detalles que componen esta maravillosa historia. Una historia triste y preciosa que causará más de una lágrima, pero que no se puede dejar de jugar.

'The Purring Quest' se encuentra en Steam a 8,39 euros a modo de oferta de lanzamiento (el juego salió el día 12 de este mes), y la verdad es que merece mucho la pena, con ese precio y con el que sea. No sólo como juego, sino como causa social.

Y es que los chicos (y gatos) de Valhalla Cats van a hacer un gesto muy bonito. Una parte de los beneficios que recauden gracias a 'The Purring Quest' irán a parar a diferentes asociaciones y protectoras de animales. Estos tres primeros meses las destinatarias serán diez, entre las que se encuentra SoS Perros Abandonados, de Lora del Río, o La Bienvenida, de Ciudad Real. Pasado este primer periodo, se elegirán otras diez asociaciones.

Como amante de las plataformas, y como amante de los animales (especialmente de los gatos) recomiendo este juego a cualquier persona que sienta devoción por cualquiera de los dos elementos principales del juego. The Purring Quest es un juego genial y no puedes perdértelo.

8,0

Lo mejor:

- La música y el apartado sonoro, en general

- Encontrarse con gatos famosos de Internet no tiene precio

- Los escenarios están cuidados al detalle y se nota

Lo peor:

- Hay algunos pequeños fallos de programación, pero la comunidad ya se está encargando de avisar mediante Steam

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.