avatar

Análisis 'Sombras de Mordor: El Señor de la Luz', Celebrimbor contra Sauron
DLC

Análisis 'Sombras de Mordor: El Señor de la Luz', Celebrimbor contra Sauron

Por Álex Pareja
Categoría: Analisis
21 de Marzo 2015 | 10:00

A pesar de ser un buen juego, 'La Tierra Media: Sombras de Mordor' pecaba de una limitación bastante evidente que se hacía notar a las pocas horas de juego: al final todo se basaba en volver a repetir lo mismo una y otra vez, otorgando todo el protagonismo al sistema Némesis, que a pesar de ser muy satisfactorio quizás podría haber estado mejor aprovechado.

Es por ello por lo que me acerqué a esta nueva expansión, 'El Señor de la Luz', de forma bastante cauta. ¿Qué pasaría si esta expansión basara todo su contenido en volver a ofrecer lo mismo durante un rato más y ya está? Pues efectivamente eso es lo que hace, aunque con ciertos matices que os voy a comentar a continuación.

El señor de la Luz

Celebrimbor toma el mando... o nosotros con el mando le tomamos a él

En primer lugar y para situarnos un poco, os puedo contar que esta nueva expansión basa sus hechos antes de lo acontecido durante la historia principal, sirviendo de precuela para conocer más a fondo a Celebrimbor, el elfo que posee a Talion y que le concede poderes especiales en la campaña principal del juego.

Argumentalmente tampoco aporta mucho más (si es que estáis pensando en adquirirlo por el componente narrativo), aunque bien es cierto que, sin entrar en spoilers, el final es mínimamente digno de ver si te gustó la historia relatada en el juego, ya que aporta un giro bastante interesante dentro de lo que es la historia del título, que tampoco es que dé para mucho.

De esta manera manejaremos a Celebrimbor, que contará con todas las habilidades desbloqueadas desde el principio, eliminando el componente rolero más allá de las runas que sí que podremos seguir adquiriendo y añadiendo a nuestras armas para conseguir bonificaciones. El elfo tiene algunas habilidades diferentes a lo que ya vimos con Talion y, en general, parece algo más poderoso, pero tampoco variará en ningún momento nuestra manera de jugar. Más o menos será lo mismo de siempre.

El Señor de la Luz

Lo que sí cambiará será la posesión del Anillo Único, que durante un tiempo determinado y si queremos activarlo nos proporcionará un poder descomunal con el que poder realizar remates de manera ilimitada, sin necesidad de rellenar los combos para poder realizarlos. Podremos activarlo rellenando una barra marcando enemigos.

Y esa es una de las partes más importantes de 'El Señor de la Luz' y que aporta un toque diferencial respecto a la aventura de Talion. Porque marcar enemigos convirtiéndolos en aliados en lugar de en enemigos se convierte en algo fundamental, ya que esta vez las peleas serán más numerosas y desafiantes.

El Señor de la Luz

Un reto mayor

Se nota y mucho que han querido enfocar este DLC a todos aquellos usuarios que ya hayan acabado el título original, ya que desde el principio su nivel de dificultad es superior a casi todo lo visto con Talion. ¿Cuál es el problema? Algo que también pasaba en la campaña principal: el juego sólo sabe aumentar la dificultad aumentando el número de rivales y el número de esbirros poderosos por metro cuadrado, punto y final.

Además, en una clara diferencia con la saga 'Batman: Arkham' (a la que copia el sistema de combate), se hace bastante complicado distinguir a los enemigos. Es decir, hay enemigos que saben detener los golpes normales y debemos atontarles primero para que los golpes les afecten, mientras otros tienen escudos y consiguen evitar nuestros golpes frontales, por lo que deberemos saltarles para atacarles por la espalda, etc. Esto también ocurre en los juegos de El Caballero Oscuro, pero de forma visual sabíamos en todo momento cuál era el enemigo al que primero debemos atolondrar (el que lleva el chaleco rojo) y cuáles hay que saltar (los más grandes). En 'La Tierra Media: Sombras de Mordor' todos son prácticamente iguales y muchas veces se pierde la oportunidad de realizar grandes combos por culpa de ello, y no tanto por nuestra habilidad.

Es algo que también ocurre en 'El Señor de la Luz' y, además, continuamente. ¿Por qué? Porque hay mayor cantidad de enemigos de estas características (lo que encima perjudica aún más que no los distingamos) y encima todos visten el mismo uniforme. Pero bueno, esto también entiende de gustos y comprendería que a alguno lo prefiera para aumentar el reto y la dificultad. A mí, me parece la mayor diferencia respecto a los juegos de Batman y lo que precisamente hace que pierda la batalla frente a ellos.

El Señor de la Luz

Lo mismo de siempre

Las misiones que nos encontramos no son variadas en absoluto, y todo se resume en: ve aquí y mata a estos enemigos. Cuando mates a todos, podrás ir a por uno de los caudillos, al que también tienes que matar. Y cuando acabes con todos, vete a luchar con Sauron (del que también voy a hablar más adelante).

Sí que nos encontraremos algunos retos secundarios y objetos que recoger, aunque muy poco numerosos. No lo he contado pero no creo que lleve más de media hora conseguir todos estos objetivos secundarios, configurando la aventura en total unas tres o cuatro horas. Eso sí, al igual que con Talion, siempre podremos darnos un paseo por el mapa y seguir matando enemigos y disfrutando del sistema Nemésis, que sigue funcionando exactamente igual de bien.

Sí que se nota, como he comentado antes, que este DLC trata de contentar a aquellos aficionados que acabaron la aventura principal y se quedaron con ganas de vivir batallas más grandes y multitudinarias, y también más complicadas, porque al final en 'El Señor de la Luz' todas las batallas (que al final es lo único que haremos) la formarán nuestros aliados y nosotros contra un gran número de enemigos dispuestos a machacarnos.

El Señor de la Luz

Sauron, el final boss

Y lo que no fue en ningún caso una gran batalla en el contenido principal del título fue su jefe final, que al final terminábamos despachando con Quick Time Events. Aquí se han querido quitar la espina ofreciendo un enemigo final a la altura, que no podía ser otro que Sauron, el Señor Oscuro. Y podéis estar tranquilos porque no acabaremos con él mediante QTE.

En su lugar tendremos una gran batalla que, siempre para mi gusto, tampoco termina de ofrecer todo lo bueno que podría ser. En mi mente imaginaba una batalla de proporciones épicas entre Sauron y Celebrimbor, y en lugar de ello tendremos a Sauron yendo detrás de nosotros con malas intenciones mientras no paramos de encontrarnos con enemigos por el camino. ¿Es un enemigo desafiante? Sí, pero porque sus golpes son muy poderosos y alrededor nos meten una gran cantidad de caudillos y enemigos. Así claro que vas a hacer difícil cualquier fase.

Creo que en su momento no supieron diseñar un enemigo final en condiciones, por eso a lo largo del juego no nos enfrentamos a ninguno y el final boss del título termina siendo lo que es. Aquí sí es mucho mejor que el de la historia principal, pero a mí me sigue sin convencer.

El Señor de la Luz

Pero...

Aún así y, a pesar de todo, ocurre una cosa importante: me he divertido mucho. Es lo que hay, el título es divertido, y sus mecánicas a pesar de ciertos fallitos siguen siendo entretenidas y enganchan. ¿El combate contra Sauron podría haber sido mejor? Sin duda. Pero también me lo pasé bien y disfruté del reto, ya que ya os digo que resulta bastante complicado acabar con él. Y lo mismo con el resto del juego.

Acabamos haciendo siempre lo mismo, al igual que lo terminábamos haciendo en 'La Tierra Media: Sombras de Mordor', pero es que todo eso seguía siendo divertido. Es entretenido buscar los contenidos secundarios, encontrarse con algún enemigo poderoso por el camino, picarnos con alguno de los Caudillos que no paran de matarnos... 'El Señor de la Luz' es igual de divertido que el juego principal y eso es inapelable.

Eso sí, tenéis que tener en cuenta lo que aporta antes de comprarlo. Vais a hacer lo mismo durante unas pocas horas más y vais a disfrutar de batallas algo más grandes y desafiantes, pero ya está. Si no te entusiasmó el título original y tampoco te apetece demasiado enfrentarte a un reto mayor, puedes volver a rejugarlo y ya está, al final no cambia mucho. Si disfrutaste de la historia de Talion, quieres saber (un poco) más sobre Celebrimbor y repartirle espadazos a Sauron y a una gran cantidad de enemigos a la vez, adelante, vas a divertirte seguro.

6,5

Lo mejor:

- Sigue siendo muy divertido y disfrutable. - Batallas más multitudinarias. - Un reto mayor que agradecerán muchos aficionados. - Por fin un enemigo final de verdad.

Lo peor:

- No aporta casi nada nuevo. - Aumenta su dificultad añadiendo más enemigos, nada más. - No hay misiones originales más allá de lo ya visto.

Galería

Te puede interesar

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.