avatar

Análisis de 'Sniper: Ghost Warrior Contracts 2' para PS5, letal en todas las distancias
UN DISPARO, UNA MUERTE

Análisis de 'Sniper: Ghost Warrior Contracts 2' para PS5, letal en todas las distancias

PS5
Categoría: Analisis
25 de Septiembre 2021 | 22:03

A diferencia de en la vida real, en los videojuegos (y en el cine, por supuesto) se puede acabar con una invasión y una guerra únicamente con un soldado en el terreno y un francotirador. CI Games continúa apostando por ese nicho de mercado que son los shooters especializados en rifles de francotirador y se mantiene en la decisión que tomó en el desarrollo de 'Contracts', un punto de inflexión de la saga que apostó por un cambio en su estructura. Dejaron atrás el mundo abierto por un sistema más clásico de misiones en escenarios más contenidos.

'Sniper: Ghost Warrior Contracts 2' nos pone en la piel de Raven, un francotirador de élite contratado para acabar con los dirigentes de un país ficticio de Oriente Medio que lleva varios años bajo el control de un dictador. Los paralelismos con la realidad son tan obvios que ni siquiera se podría decir que esto es el subtexto. Es más, el tono de la narrativa es tan aséptico, que no está claro si no querían plasmar la realidad de forma muy obvia o si no se han molestado en profundizar algo más. Realmente, los únicos personajes que hablan en el juego son nuestro contacto, que nos ofrece la información necesaria para llevar a buen puerto la misión, y el protagonista.

Como hemos dicho, 'Contracts 2' mantiene la estructura de misiones en escenarios más contenidos, dejando atrás el mundo abierto. Además, cada misión cuenta con varios contratos y realmente sólo es necesario completar uno de ellos para avanzar con la historia, pero pierde gran parte de la gracia, evidentemente. Los mapas son considerablemente grandes, haciendo que podamos tardar alrededor de una hora en completarlos, especialmente si vamos con el cuidado necesario. El acercamiento recomendado siempre es el sigilo, pero sólo en las dificultades más altas se pone suficientemente complicado como para no poder tirar de ametralladora en ciertas situaciones.

Sniper

Nos encontramos con dos tipos de misiones: largo alcance y normales. Sin duda, las primeras son donde más brilla el juego, porque es cuando aprovecha lo realmente distintivo de su arma protagonista. Tener un rifle de francotirador y matar a soldados a quince metros de distancia no aprovecha realmente todo su potencial. En estos contratos, tenemos que llegar a zonas con un punto de vista claro y directo al objetivo. Entre estas zonas hay pequeños poblados que sirven como pequeño trámite para llegar a lo que de verdad importa.

En este punto es cuando 'Contracts 2' se acerca al máximo a la filosofía de 'Hitman'. Primero analizamos la zona, marcando a los enemigos y localizando al objetivo. El sigilo suele ser una herramienta imprescindible porque, si suena la alarma, empezará a correr y posiblemente huya de la zona con vida. El hecho de sólo tener a nuestra disponibilidad las balas a distancias de más de un kilómetro hacen que sea una experiencia muy emocionante. Por eso tenemos que recurrir a reventar cajas de fusibles para alejar a ciertos soldados, analizar bien sus patrullas o ejecutar dos muertes de un disparo. Aun así, nos quedamos con la sensación de que tenía más potencial que explotar, precisamente en la parte más cercana a 'Hitman'. En contadas ocasiones tenemos que sacar al objetivo de su escondite e incluso matarlo haciendo que parezca un accidente (desde mil metros, por si no ha quedado claro).

Una vez salimos de nuestra posición de francotirador, el resto del juego se siente un poco genérico, y no es que sea malo, pero en los asesinatos a larga distancia es donde verdaderamente brilla y alcanza su máximo esplendor. Las herramientas que tenemos a nuestra disposición son las clásicas: arma secundaria (normalmente una ametralladora, pero también hay un arco), pistola, dron, torreta portátil y granadas. El francotirador también tiene varios tipos de munición como la PEM, señuelo o perforadoras, pero cada uno puede llevar unas balas concretas, así que hay que elegir con cuidado según la misión.

Sniper

Cualquier juego de francotiradores tiene que tener una kill cam. Este juego, para diferenciarse de los rayos X de 'Sniper Elite', opta por reventar cabezas sin demasiadas contemplaciones. El movimiento de la bala a través de largas distancias es impresionante. Eso sí, este elemento que parece ser algo exclusivamente estético no lo es y llega a afectar negativamente. La precisión es un elemento imprescindible aquí, donde hay que tener en cuenta distancia, viento... y el movimiento del enemigo. Si la cámara se activa, la bala siempre acierta y hay que apuntar exactamente donde se encuentra el objetivo. Sin embargo, si la cámara no se activa y el soldado se está moviendo, hay que adelantarse un poco.

El sistema de puntos de control también falla un poco. Generalmente, los checkpoints son muy generosos y nos ayudan mucho a avanzar con cuidado y resolver nuestros errores rápidamente. Es más, incluso tenemos varias partidas guardadas por si tenemos que dar atrás varios pasos. La cuestión es que no queda claro en qué situación guarda exactamente el juego y no ayuda a poder planificar nuestros pasos.

El mapa es un tanto incómodo de usar porque son imágenes de satélite, así que hay caminos ocultos que no son fáciles de ver desde el menú. En el desplazamiento de interiores es directamente inútil mirar el mapa. Es comprensible que un operativo sólo tenga imágenes de este tipo en el terreno, pero dificulta un poco ciertos movimientos.

Sniper

Para terminar, esta edición en PlayStation 5 es la última que ha salido y tiene sus pros y contras. Los tiempos de carga para empezar las misiones son sorprendentemente largos, aunque cargar punto de control o hacer viaje rápido es prácticamente instantáneo. Los gatillos son la mejor novedad y cambian su resistencia según el arma que utilicemos. La sensación de poder presionar ligeramente el gatillo para preparar el disparo y luego hacer mayor presión para disparar es realmente placentera.

Conclusiones

'Sniper: Ghost Warrior Contracts 2' es un shooter muy entretenido, con misiones largas en las que ir investigando poco a poco y otras en la que hay que medir con precisión cada disparo. Esta variedad ofrece un cambio de ritmo que ayuda a no cansarse a las pocas horas. La falta de ambición en partes a larga distancia nos da la esperanza de que en una hipotética tercera entrega se seguirá explorando las posibilidades que esconde un acercamiento tan 'Hitman'. Algunos detalles jugables empañan ligeramente la experiencia, pero, en líneas generales, 'Contracts 2' cumple con nota en todos sus aspectos.
7,5

Lo mejor:

- Las misiones a larga distancia.

- Los gatillos del DualSense.

Lo peor:

- La kill cam falla.

- Los tiempos de carga.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.