avatar

Análisis de 'Octopath Traveler' para PC, un viaje de ocho
JPRG CLÁSICO

Análisis de 'Octopath Traveler' para PC, un viaje de ocho

PC
Categoría: Analisis
20 de Julio 2019 | 17:00

'Octopath Traveler' resultó toda una sorpresa en su lanzamiento para Nintendo Switch en 2018, consiguiendo llevar a los fans de los JRPG a la edad dorada del género gracias a una jugabilidad profunda y una estética nostálgica y bonita. El más de un millón de unidades vendidas en su primer mes de vida demuestran las ganas que había de un juego de este estilo. Un año más tarde, el título desarrollado por Square Enix en colaboración con Acquire deja de ser exclusivo para que más jugadores puedan disfrutar de él con esta versión de PC.

La llegada de 'Octopath Traveler' a PC no trae consigo ninguna novedad, nada de nada, ni una misión extra, ni alguna mejora gráfica... por lo que aquellos que ya hayan completado la aventura en Switch no encontrarán en esta versión ningún aliciente.

Octopath Traveler

'Octopath Traveler' cuenta la historia de ocho personajes diferentes, alejándose de la clásica narrativa grandilocuente y épica de este género y optando por una visión más cercana e intimista. Esta decisión no es para nada negativa, es más, se agradece este prisma algo diferente, pero la forma de llevarlo a cabo tiene ciertas carencias. A lo largo de cada aventura, nos iremos encontrando con el resto de los personajes, los reclutamos y nos ayudan a vencer a enemigos cada vez más fuertes. Sin embargo, el protagonista sigue siendo el núcleo de su historia y los demás no tienen ninguna presencia, como si fueran ayudantes en los combates y luego desaparecieran. Se pierde por completo la oportunidad perfecta para crear una sensación de equipo, amistad y solidaridad entre todos. Las historias tampoco llegan a entrelazarse más allá de compartir algunos elementos comunes. Este apartado nos deja un sabor agridulce que, por suerte, se nos pasa cuando empezamos a atisbar y probar la jugabilidad.

Los combates aleatorios por turnos nos retrotraen a una época pasada, ayudado por ese estilo artístico que combina personajes en dos dimensiones con fondos en tres dimensiones con un resultado muy bonito. Aquí radica toda la diversión del juego. Cada enemigo tiene una debilidad (desconocidas al principio) a algún tipo de arma o de magia, algo que debemos aprovechar constantemente para dejarlos aturdidos. Con cada turno recibimos un punto de impulso, que podemos utilizar para golpear varias veces en un mismo turno. Esto genera una serie de decisiones constante durante los combates: utilizar los dos puntos o esperar a tener tres para acabar con el enemigo, pero aguantar el daño que nos provocará mientras tanto.

Octopath Traveler

Conforme vayamos consiguiendo más habilidades, magias y potenciadores, más será necesario saber combinarlo todo correctamente para aprovechar las habilidades de los enemigos y salir victoriosos. La dificultad en 'Octopath Traveler' está muy bien medida, lo justo para no resultar aburrido y ofrecer un desafío interesante. Esto hace que los combates ordinarios no se ganen simplemente con atacar sin ni siquiera mirar el teclado o el mando.

El sistema de combate se complementa con los trabajos, ocho por cada uno de los personajes y otros cuatro más que custodian jefes opcionales bastantes duros. De esta forma, se puede combinar para crear unos héroes más completos que, por ejemplo, puedan curar y robar a la vez. Cada personaje también tiene una habilidad única que le permite interactuar con los NPCs de una manera diferente, como desafiarlos en un combate, robarles o reclutarlos.

Cada zona tiene un nivel recomendado y esto nos lleva a dos posibilidades. Si nuestro nivel es ligeramente más bajo, toca darse algunos paseos y conseguir un poco de experiencia extra, algo que no es raro de ver en este tipo de juegos y que no tiene por qué ser malo per se, a no ser que se abuse demasiado. El problema radica aquí en que en el grupo sólo pueden ir hasta cuatro miembros y el resto se queda en la taberna, por lo que para subir de nivel a todos hay que dar varias vueltas y el proceso se hace algo pesado. En otros casos, quizás la diferencia de nivel es tan grande que el juego nos "obliga" a cambiar de protagonista y dejar la historia en pausa. Estos cambios no les hace un gran favor y rompe el ritmo de la narrativa.

Octopath Traveler

Visualmente hay poco que decir sobre 'Octopath Traveler', porque se ve a simple vista la belleza de su pixel art, potenciado aún más por un gran trabajo de iluminación. La única queja es que los personajes no llegan a ser muy diferentes y cuesta diferenciar a algunos. El diseño de los jefes es otra cuestión a destacar, a pesar de su escaso dinamismo. El toque final lo pone Yasunori Nishiki, compositor del juego. Nishiki ha creado una banda sonora digna de los mejores momentos de Nobuo Uematsu. Si finalmente no os animáis a probar este JRPG (por las razones que sean), escuchad al menos su música. Para terminar, 'Octopath Traveler' llega con textos en español y voces en inglés o japonés.

Conclusiones

'Octopath Traveler' brilla en su parte jugable, pero da mucha pena el planteamiento de su historia, con decisiones que no se llegan a comprender ni a disfrutar. Si el tema de las ocho historias se hubiera llevado de mejor forma, estaríamos ante un juego redondo y uno de los referentes del JRPG. El sistema de combate es lo suficientemente complejo, divertido y desafiante, capaz de sustentar el resto de los apartados que no terminan de funcionar del todo.

8,0

Lo mejor:

- Un sistema de combate muy trabajado y divertido.

- La estética es preciosa.

- La banda sonora merece escucharla, aunque no vayas a jugar.

Lo peor:

- El planteamiento de la historia a ocho bandas.

- La calidad de las historias es, cuando menos, irregular.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.