Última hora Israel, al borde de la descalificación de Eurovisión 2024

Análisis de 'Leyendas Pokémon: Arceus' para Nintendo Switch, futuro hallado en el pasado

EXPLORA UN NUEVO CAMINO

Análisis de 'Leyendas Pokémon: Arceus' para Nintendo Switch, futuro hallado en el pasado

Daniel G. Astarloa Por Daniel G. Astarloa

El 25 de Septiembre 2022 | 12:00

La gran franquicia 'Pokémon' explora la posibilidad de cómo hacer evolucionar sus futuras entregas y consigue un juego divertido aunque lejos de la excelencia.

La franquicia 'Pokémon' tiene muchos problemas que se le pueden atribuir a sus juegos más modernos, pero hay algo que los fans no pueden negar: no le falta identidad. No por nada se ha convertido en una de las franquicias más grandes del mundo. Todos saben quién es Pikachu, en qué consisten tanto los juegos como las películas y su lugar en el mercado. Cuando ves una captura de uno de los videojuegos sabes que hablamos de las criaturas increíbles de GameFreak.

Esa identidad tan marcada ha creado otros problemas a su vez. 'Pokémon' lleva mucho tiempo atascada en su identidad y no se atreve a salirse del marco que se le ha establecido con el tiempo. Un RPG por turnos, explorar una región, derrotar a la mafia de turno y hacerte con ocho medallas. Salir de ahí ha sido algo complicado para GameFreak, quienes año tras año se ven obligados a lanzar un nuevo lanzamiento que siga el esquema.

Hay fans hartos de esta fórmula. Otros se contentan con ella. Ha costado ocho generaciones de entregas principales que la desarrolladora se dé espacio a sí misma para probar algo nuevo que desafíe el concepto que tenemos de los juegos principales de la saga. 'Leyendas Pokémon: Arceus' es un grito de atención que asegura un posible nuevo futuro para las criaturas de bolsillo. Y este se encuentra en el pasado lejano.

Villa

Regreso al pasado

La trama de 'Leyendas Pokémon: Arceus' es el aspecto que menos ha preocupado a GameFreak durante su desarrollo. Tomamos el control sobre un protagonista sospechosamente parecido a los de 'Pokémon Perla' y 'Pokémon Diamante' que, de alguna forma, han sido elegidos por el mismísimo dios de los Pokémon para viajar al pasado y completar la Pokédex. El misterio de quiénes somos o por qué Arceus necesita que esta labor sea realizada no se explica en ningún momento.

Es cuanto menos extraña la decisión por parte de GameFreak de afrontar así la trama del juego. Existen giros y sorpresas que nos esperan por el camino, pero quedan muchas más preguntas por resolver a las que no se atiende en ningún momento. La posibilidad de viajar en el tiempo y tomar contacto con divinidades superiores podría haber llevado a toda una amalgama de posibilidades en la franquicia que se ven sin explotar a la hora de la verdad.

Para compensar esta falta de substancia narrativa tenemos un abanico de personajes encantadores que conectan con los futuros descendientes que ya conocimos en otras entregas principales de la saga. Los diseños y algunas partes de su personalidad son totalmente diferentes, pero consiguen que nos encariñemos a ellos lo suficiente como para que les recordemos bien. De hecho esperamos volver a ver a algunos en el futuro cercano y saber cuál será sus destinos, ya que tras esta aventura queda abierta la posibilidad.

Monturas

La tierra de dios

El mayor protagonista del juego es su mundo. 'Leyendas Pokémon: Arceus' nos invita a conocer Sinnoh cuando aún no estaba colonizada y la naturaleza salvaje tenía el control. Nos separan su mundo en cinco grandes zonas abiertas que podemos explorar a nuestro gusto una vez desbloqueadas, y con ayuda de algunos Pokémon podemos incluso alcanzar más partes antes inaccesibles.

Cada zona tiene su propio clima, formación y secretos a desentrañar. 'Leyendas Pokémon: Arceus' quiere dar la libertad que el jugador merece para que investigue a su ritmo sus alrededores y haga avanzar su investigación de la Pokédex como más guste. Es refrescante para los estándares de la franquicia, los cuales nos suelen atar a un camino prefijado con cada vez menos exploración en la saga.

No es revolucionario en comparación con otros juegos de mundo abierto, pero toma las suficientes notas como para crear una experiencia lo suficientemente novedosa para los fans. El mapa no depende de torres o minimapas, sino de que nosotros tengamos la voluntad para explorarlo a nuestro gusto. El gran tamaño de estos lugares nos lleva a querer explorar cada rincón por nuestra cuenta, y más cuando la experimentación queda en nuestra mano para descubrir las condiciones en las que podría aparecer un codiciado y raro Pokémon.

Este grado de exploración se asemeja en gran medida a otros grandes lanzamientos de Nintendo en lo que se refiere a mundos abiertos: 'The Legend of Zelda: Breath of the Wild' y 'Xenoblade Chronicles'. A Arceus no le preocupa un porcentaje, sino que descubramos a nuestro gusto y ritmo. Si sumamos a esto el buscar eventos secretos y los Pokémon variocolor hacemos que cada sesión de juego se convierta en toda una aventura merecedora de nuestro tiempo. Es el mayor logro de la entrega y merece sacar pecho por ello.

Entrenadores

Bestias salvajes hasta donde se pone el sol

El otro aspecto en el que 'Leyendas Pokémon: Arceus' quiere sacar pecho es en los auténticos personajes principales de la franquicia: los llamados monstruos de bolsillo. Viajar al pasado implica conocer otra forma de entender el mundo y su aproximación a estas criaturas. Existen Pokéball para atraparlos y unir lazos con ellos, pero los habitantes de Hisui no están familiarizados como nosotros con ellos.

Crear el puente que une Pokémon y humanos queda en nuestras manos a través de las misiones secundarias. Nuestro conocimiento previo con otras entregas puede ayudar a ver el mundo que nos rodea y cómo estos animales interaccionan con nuestros alrededores de forma distinta a otros personajes. También haber podido viajar al pasado nos ayuda a romper algunas normas establecidas en la saga, como escondernos en la hierba alta y atrapar a nuestras presas sin necesidad de entrar en combate. Las limitaciones se han borrado para que podamos movernos a nuestro antojo.

Esto afecta directamente a los combates, que es la parte del juego que menos impresiona en comparación con antiguas entregas. Existen muy pocos entrenadores a los que hacer frente para poner a prueba nuestras habilidades, así que este queda muy de lado a la hora de la verdad. Además de ello se introducen algunos cambios como ataques rápidos y débiles o fuertes pero lentos. GameFreak está en buen camino para revolucionar las batallas por turnos en el futuro, pero aún no termina de pulirlo en esta entrega.

Eso sí, a cambio logra algunos puntos que hasta ahora parecían quedarse atrás. El combate final del juego rompe también las normas de lo que entendíamos que es justo en combate y nos ofrece un interesante desafío para cerrar la aventura. También se hacen interesantes los combates contra Pokémon legendarios, los cuales ya no palidecen ante nuestro arrasador equipo. Pero alguna clase de reto adicional se habría agradecido, algo semejante a la Torre de Batalla. No podía ser.

Parecía que con las actualizaciones del juego podríamos ver un DLC de esta clase antes o después, pero en su lugar se nos ofrece un reto en forma de actualización que, si bien se agradece como contenido adicional, resulta más cargante que desafiante. Esperemos que en siguientes 'Leyendas' veamos una mejora sobre este sistema de batalla.

Iniciales

Conclusiones

'Leyendas Pokémon: Arceus' está en un buen camino para crear algo nuevo en la franquicia y aportar el soplo de aire fresco que necesita desesperadamente. Se sigue moviendo en los términos de la identidad que la ha hecho tan famosa, pero se atreve a experimentar con qué puede funcionar y qué no de cara a su futuro. El resultado no es perfecto, pero sí divertido y nos deja con ganas de más. Con algunas mejoras en las próximas entregas podríamos tener un futuro brillante para esta clase de aventuras.

8,0

Lo mejor:

- Gran mundo para investigar y descubrir a nuestro gusto.

- Interesantes propuestas para el futuro de la saga.

Lo peor:

- Sistema de combate algo falto de desarrollo.

- Falta de profundidad en su trama.

Artículos recomendados