avatar

Análisis de 'Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo' DLC para Nintendo Switch
RELATOS DE UN PASADO PERDIDO

Análisis de 'Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo' DLC para Nintendo Switch

SWITCH
Categoría: Analisis
17 de Noviembre 2021 | 16:00

El año pasado fuimos sorprendidos con 'Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo'. Omega Force regresaba con la franquicia de 'The Legend of Zelda' con un musou que no sólo se limitaba a darnos el fanservice que queríamos. Esta vez se aproximaban al juego principal más reciente, 'Breath of the Wild', para darnos una especie de precuela que rompió muchos esquemas. Los personajes más queridos del pasado de esa entrega, algunos allegados del futuro y unos pocos originales hacían un título de acción bien completo.

El juego nos daba perfectamente más de media centena de horas antes de llegar siquiera a ver todos los guerreros controlables. Y aun así teníamos más terreno para cubrir en el futuro: unos meses después de que pasara el lanzamiento Nintendo anunció por sorpresa un pase de temporada compuesto por dos expansiones.

Hemos tenido que esperar un año completo para tener la versión completa del título ahora que podemos sumar estos prometidos DLC. Ha sido un desarrollo largo y una espera eterna. ¿Merece la pena ahora regresar a la Hyrule del pasado para ver las novedades que nos añade el juego?

Guerreros

El latido ancestral

El primero de los sets incluidos en el pase de temporada se centra en otorgar un mayor reto a los fans. Los niveles de dificultad del juego base ya podían complicar las cosas, pero este DLC se ríe de cualquier concepción previa de lo que es difícil y añade todo un modo nuevo para hacer sudar la gota gorda. Se trata de Apocalipsis, un auténtico desafío para hacer frente a Ganon.

La forma de jugar a este modo se caracteriza por su aleatoriedad. Las misiones principales del juego pueden aparecen en color rojo de vez en cuando con el icono de la luna carmesí, el peligroso augurio de 'Breath of the Wild'. Nuevas clases de enemigos pueden aparecer en el mapa, todos hacen considerablemente más daño y el nivel mínimo para acceder se eleva estrepitosamente. Para entendernos como es debido, el poder mínimo al que debemos acomodarnos como es debido está por encima del nivel 80. Eso sin contar debido equipamiento y una comida que nos ayude...

No sólo se queda en darnos las cosas más difíciles. El DLC se anima a añadir nuevas misiones pequeñas de un nivel parecido que nos obligan a enfrentarnos a nuevos tipos de enemigos. No suponen una gran diferencia con respecto a los del juego base, pero suman algo de variedad a los escenarios. Pasar por ellos tiene sus propias recompensas, y las armas más poderosas del juego se consiguen por este medio. Si queremos destacar tras terminar la partida, aquí está el auténtico endgame.

Claro que Omega Force no se conforma con sólo girar el dial de la dificultad. Las misiones nuevas dan acceso al laboratorio de investigación de Rodger y Prunia, los científicos locos de Hyrule. Con ellos podemos desbloquear el arma definitiva de Link, la bestia ancestral con forma de moto para Zelda y una sorpresa extra: un personaje completamente nuevo capaz de arrasar el escenario.

El Guardián de Batalla es uno de los mejores añadidos del título. Entrar en el campo con él hace temblar a cualquier pelotón enemigo: su especialización está en cubrir grandes distancias con sus ataques, y su capacidad para concentrar sus rayos en un único rival puede hacerle temible. Es una de las recompensas más merecedoras de todo el pase de expansión y una grata sorpresa.

Guardianes

El guardián de los recuerdos

Con el Latido Ancestral tienes muchas más horas por delante con las que disfrutar del título, pero a la hora de la verdad no hay un contenido por el que luchar. No se agrega historia ni un objetivo a largo plazo. Es lo que prometía cubrir el segundo set de DLC, prometido para el aniversario del lanzamiento del juego base.

Decir que cumple con lo prometido sería acertado, pero no cómodo. La trama que agrega es minúscula: añade un buen puñado de misiones principales que recorren la línea temporal de la campaña para ofrecernos algunas batallas y momentos que no vimos en la aventura. Así descubrimos el viaje de Terrak hasta conocer a Zelda, pequeñas escenas de los Campeones haciendo migas con sus herederos o cómo el Rey llegó a cierta ubicación clave.

Son muchas cinemáticas para añadir al título, pero nada revelador ni sorprendente. Se aprecia el esfuerzo pero, por lo general, no generan interés cuando podrían haberse aprovechado para conocer otras historias y pasado de personajes clave. Al menos logra acertar con sus escenarios, los cuales visitan localizaciones de 'Breath of the Wild' que no vimos en la campaña base. Tras visitarlos es fácil comprender por qué no aparecieron anteriormente al no ser ubicaciones acomodadas para campos de batalla, pero agregan variedad y nuevos detalles en los que fijarnos.

Bestias

Alargando la leyenda

La segunda expansión no logra acaparar nuestra atención en su base, pero por suerte va más allá en otros aspectos. Por un lado hace una revisión del juego base al completo y añade mejoras opcionales para todos los héroes que equilibran la diferencia de poder entre todos, haciéndolos más viables y con nuevos movimientos que nos animen a completar el 100% con todos ellos.

También da un paso adelante y añade dos personajes adicionales con los que jugar. El primero de ellos es el dúo de Rodger y Prunia, ausentes en el juego original y ahora más listos que nunca para arrasar en la guerra. Sus locas invenciones traen motosierras, poder invocar a las Bestias Divinas para limpiar el escenario y muchos inventos alocados. Son muy divertidos de jugar y un complemento perfecto para el primero de los DLC.

El segundo personaje, por desgracia, no logra destacar tanto como cualquiera del resto de añadidos. Mantendremos su identidad como un secreto y el cómo desbloquearlo, pero sus mejores cualidades se quedan en ese misterio. No tiene misiones adicionales referidas a él y su jugabilidad se queda atrás con respecto al resto de nuevos personajes y armas. Parece un personaje descartado rescatado en el último momento para el placer de los jugadores en vez de algo metido con cariño y tiempo como el dúo de científicos.

Para acomodar ambos DLC se agregan varias mejoras opcionales que nos ayudarán a completar el 100%. Podemos ver la ubicación de tesoros ocultos, tener más espacio para armas y desbloquear algunos aspectos adicionales y aspectos de armas extra para unos cuantos personajes. Nada de esto cambia sustancialmente el juego, pero ayuda a animarnos el completarlo en vez de quedarnos a medio camino.

Chupichuli

Conclusiones

La expansión de 'Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo' no se centra en mejorar el juego que teníamos entre manos. Tampoco es que lo necesitara: la campaña base era estupenda y las decenas de horas que nos daba cumplían como un fantástico juego musou y de 'The Legend of Zelda'. Lo que hacen estos DLC es allanar el camino para animarnos a completar el título original, y de paso darle algo más de sabor a la experiencia para quedarnos con el buen recuerdo de lo que Omega Force tiene para ofrecer a Nintendo.

No es, en absoluto, una expansión necesaria ni cambiará la opinión que ya tengas del juego base. De hecho, si lo completaste al 100% quizás no tengas razones para revisitar el juego en sí con estos DLC. Pero si quieres añadir más horas y disfrutar de unos buenos extras en ese camino es mucho más que recomendable que te hagas con el pase de temporada antes de terminar el juego.

7,5

Lo mejor:

- Nuevas facilidades y ayudas para completar el juego.

- Auténtico endgame con los desafíos del modo Apocalipsis.

- Más misiones y escenarios que disfrutar.

Lo peor:

- Ningún cambio sustancial en la historia del juego con su segunda expansión.

- De haber completado la campaña original quizás tengas menos valor del que disfrutar.

- El personaje secreto queda por detrás del resto de guerreros.

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.