avatar

Análisis de 'Hell is other demons' para Nintendo Switch, piruetas demoníacas y puntiagudas
FANFARRIA DEL AVERNO

Análisis de 'Hell is other demons' para Nintendo Switch, piruetas demoníacas y puntiagudas

SWITCH
Categoría: Analisis
7 de Junio 2019 | 18:00

Venir de jugar diferentes títulos independientes que exigen tanto acción como un poco de estrategia me ha malacostumbrado bastante, ya que la rapidez y los reflejos necesarios para enfrentarme a 'Hell is other Demons?' están atrofiados. A pesar de ello, todo puede mejorarse mediante entrenamiento y, aunque me ha llevado algo de tiempo, me he puesto a tono y he conseguido superar muchos de los niveles que propone este título de acción y arcade frenético en el que el jugador, no contento con tener que matar a todo bicho viviente, tiene que bajar hasta el mismísimo infierno en busca de jaleo.

Hell is other Demons

El estudio Cuddle Monster Games ha creado un título bastante disparatado que se asemeja un poco a muchos otros juegos de acción en los que te tienes que enfrentar a decenas de enemigos en entornos muy limitados y en constante transformación, solo que en lugar de avanzar por mazmorras aleatorias, aquí hay una serie de niveles que compensan esa aleatoriedad con pinchos, plataformas que se mueven, lodos letales y demonios que bien podrían ser nubes de chuchería por el aspecto que tienen.

El infierno es de colores fosforitos

La ambientación satánica y demoníaca ha evolucionado bastante a lo largo de los años, algo que se ha podido ver en todo tipo de series y películas, pero que en la mayoría de los casos se ha dado en representar el infierno como un lugar envuelto en llamas constantes bajo nuestros pies y todo como si estuviese comprimido en una enorme cueva que parece tener millones de galerías. Por suerte para nuestra imaginación mundana y trivial, este maligno lugar puede ser como nos de la real gana, ya que ninguno de los que estamos aquí ha visto (si es que cree en él) dicho lugar.

Hell is other Demons

De ahí que en Cuddle Monster Games hayan preferido darle un toque bastante más llamativo a un lugar que, en teoría, no sigue normas establecidas. Si lo hiciese, estaríamos hablando más bien de un edificio del gobierno más que de un pozo de cólera, pasión y locura. Pues bien, en este contexto en es el que se desarrolla 'Hell is other Demons?' y parte de su encanto está en esa estética plana, muy de 16bits en la que predominan solo dos colores: el negro y otro más que depende de la zona en la que nos encontremos de la campaña o la que elijamos nosotros si llegamos a desbloquear esa opción.

¿Y qué tiene de llamativo eso? Pues todo, ya que el pequeño demonio que manejamos se mueve ágilmente entre plataformas oscuras y pozos de sustancia radiactiva que lo mismo puede ser de color verde plutonio o de un rosa centelleante que puede llegar a deslumbrar a los jugadores con la vista sensible. Todo un acierto que, sin duda, invita al jugador a querer descubrir más sobre el juego.

Propuesta sencilla, pero adictiva

'Hell is other Demons?' no tiene una linealidad narrativa al uso, ya que no hay una historia que nos guíe o no por lo menos una de la que nos invita a querer saber más. Sí que tiene un progreso más tradicional, pero que no es lo principal ni lo que más peso tiene en este juego. Al igual que en títulos arcade en lo que lo importante es avanzar cuanto más mejor, aquí ocurre exactamente lo mismo, solo que no es tan sencillo decirlo como hacerlo, ya que cada nivel entraña diferentes dificultades que no se pueden salvar así como así.

Hell is other Demons

Cada nivel de este juego independiente enfrenta al jugador a diferentes oleadas de enemigos. Estos pueden ser derrotados con las habilidades del demonio protagonista o saltando sobre ellos (un guiño bastante bueno a 'Super Mario Bros.'). El objetivo es simple, pero nada fácil de conseguir, ya que el enemigo no solo aparece en forma de demonio, sino que el entorno tampoco es amable con nosotros. Todas las fases requieren de una atención extrema, de unos reflejos automáticos y de una capacidad de reacción máxima, ya que las oleadas van aumentando su dificultad a medida que se avanza en el nivel, pero es que los entornos siguen suponiendo una amenaza en tanto en cuanto se activan trampas o se modifican cada poco tiempo.

Es decir, no solo hay que batallar con los bichos del infierno que van apareciendo (cada uno de su padre y de su madre), sino que no se puede poner un pie en el suelo sin que aparezca alguna trampa que nos haga perder una porción de nuestra salud. Eso sí, acabar con cierto número de enemigos trae recompensas, por lo que lo mejor es volverse loco en ciertos momentos para ver si cae algún corazón que nos haga pasar de nivel.

El avance por el tablero de fases llevará al jugador no solo a enfrentar a pequeño secuaces (y no tan pequeños), sino que también habrá fases más complicadas con jefes que propondrán otra fórmula para poder ser derrotados. De nuevo, conocer el entorno y ser rápido de reflejos será una ventaja para poder sobrevivir y salir victoriosos.

Progreso adecuado

Como es lógico, acabar con tanto ser del inframundo debe tener alguna recompensa. Pues sí. 'Hell is other Demons?' aplica la fórmula más tradicional que existe en el videojuego: el comercio libre. Acabar con la vida de los diferentes demonios acarrea el poder acumular gemas, que es la moneda con la que se mueve el infierno. Al final, todos tenemos un precio y hasta en este plano de la realidad existe un intercambio por el cual se pueden obtener bienes y servicio mediante algún tipo de pago. Y las bonificaciones son bastante importantes de cara a poder sobrevivir.

Hell is other Demons

A lo largo de la aventura por los dominios del mismísimo Satanás, habrá zonas en las que desbloquear tiendas. Estos locales ofrecen ciertas habilidades y ventajas al jugador que serán de gran ayuda a medida que se avance, ya que los niveles se complican cada vez más. Desde una habilidad definitiva arrasadora hasta la posibilidad de disparar para ambos lados o que nuestros saltos sean más altos. Obviamente, aplicar estas habilidades tiene un límite, límite que se puede ampliar también mediante gemas.

Conclusiones

De nuevo, Switch vuelve a mostrar una vez más lo buen hogar que es para títulos independientes sean del género que sean. Si no requieren de un gran hardware para poder funcionar (que por lo general es así), se convierten en el pasatiempo perfecto para sacar la consola híbrida y echar unas cuantas horas. Además, 'Hell is other Demons?' es perfecto para llevarlo a cualquier sitio, ya que su planteamiento de ensayo y error pide intentar cuantas veces sea necesario un nivel hasta encontrar el método válido para superarlo sin caer en el intento.

8,5

Lo mejor:

- Propuesta simple y divertida

- Dificultad alta, pero sin llegar a frustrar

- Gran cantidad de opciones de mejora

Lo peor:

- Estética llamativa, pero demasiado chillona a veces

- Planteamiento en modo campaña, pero con poco o ningún peso narrativo

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.