avatar

Análisis de 'Giraffe and Annika' para PS4, un título cálido y entrañable
DE GATETES VA LA COSA

Análisis de 'Giraffe and Annika' para PS4, un título cálido y entrañable

Por Sandra García
PC XOne PS4 SWITCH
Categoría: Analisis
10 de Septiembre 2020 | 11:30

La llegada de la nueva generación se encuentra cerca. Un nuevo salto hacia el futuro que brinda nuevas posibilidades al videojuego. Un evento que implica un constante debate sobre el rendimiento, las capacidades. La potencia. Hablamos de teraflops, de fotogramas por segundo, de trazado de rayos; de espectacularidad. Hablamos, en esencia, no del videojuego, sino de su capacidad para sorprendernos.

Mientras el debate ocupa el discurso del medio, Atelier Mimina lleva su primera obra a consolas. Tras un anticipado estreno en PC, 'Giraffe and Annika', la ópera prima de Atsushi Saito nos recuerda que el videojuego puede decir algo más. De cómo el espacio independiente puede evadirse del discurso adaptando esas necesidades a través de otros canales.

Giraffe and Annika

Y es que Saito nos ofrece a través del título distribuido por Bandai Namco una obra de luces y sombras, que nos habla de la capacidad del espacio independiente para explorar ideales que el título comercial no siempre tiene margen para cubrir, pero también de la dificultad de llevar estos conceptos a la vida haciendo uso de escasos recursos. Un título del que el autor se reconoce como director, guionista y programador y para el que ha puesto un notable nivel de detalle y cariño pero que no siempre consigue todo lo que se propone.

Una obra de descubrimiento

'Giraffe and Annika' es, en primera instancia, una obra de descubrimiento. Descubrimiento, no solo personal, sino también del propio título, en una constante búsqueda de un estilo propio al que no consigue acabar de aferrarse y que entremezcla conceptos sacados de aquí y allá, dando como resultado un título increíblemente ambicioso pero que no consigue llegar a acertar de pleno en ninguna de sus particularidades.

Giraffe and Annika

Nuestra historia es, a su vez, la de Annika. Una Felycan —una chica humanoide con rasgos felinos— que despierta de un extraño sueño para encontrarse en una situación incluso más peliaguda. Tras haber perdido la memoria, Annika se encuentra, sola, en la Isla de Spica, un lugar repleto de magia, pero también de peligros a los que la chica deberá hacer frente con sus propias capacidades.

Tras encontrarse con Giraffe, quien sirve de coprotagonista para su historia, Annika se convertirá en la encargada de hacer frente a las diferentes mazmorras del juego para obtener tres fragmentos de estrella. Cada una de ellas oculta, no solo un misterioso poder, sino también una suerte de conexión con su pasado, que se irá revelando poco a poco y a lo largo de su aventura, sin permitirnos atar todos los cabos hasta llegar al punto y final de lo que propone en sus líneas.

Con esas, 'Giraffe and Annika' presume de contar con un apartado narrativa sumido en las sombras del misterio y que nos obliga —aunque sin poner tanto de su parte como gustaría— a ir tirando del hilo si queremos descubrir quién es Annika, que se oculta en su pasado y dar forma a todo el misticismo que rodea a la Isla de Spica. Una trama que se abraza a la conformidad y simpleza, sin convertirse nunca en algo profundo y con un delicado estilo de tonos suaves y dulces con cierto tono infantil.

Giraffe and Annika

Aventurándonos a través de Spica

Así, es su propia historia la que nos guiará en una aventura que priorizará las relaciones interpersonales —a un nivel muy simple— antes que los propios misterios, que se encontrarán siempre de telón de fondo. Hablamos de una aventura de carácter personal y que se define, en esencia, por sus misiones de "corre, ve y dile". Un sistema que, si bien encaja a la perfección con su estilo apacible, no deja de significar un trabajo prácticamente constante como recadero.

Su desarrollo nos llevará a enfrentarnos a un total de cinco mazmorras, cada una con una temática definida y que irán aumentando su dificultad de forma exponencial, sin resultar nunca demasiado exigentes. Sin capacidad para combatir, nuestro deber será únicamente el de avanzar, superando las diferentes trampas y obstáculos que encontremos hasta llegar al final del desafío. Por el camino, eso sí, encontraremos diversos desvíos. Algunos se supondrán como retos, mientras que otros desembocarán en una "meowsterpiece", piezas de obras gatunas que suponen también los coleccionables del juego, con los que desbloquearemos algunos de sus extras.

Giraffe and Annika

Un contexto que se aplica también a su mundo. Y es que explorar la Isla de Spica y todos sus rincones es una de las particularidades más notables del título. Un espacio abierto y de un tamaño considerable para una obra independiente que se encuentra delimitado por un sistema de niveles progresivo, que nos permitirá el acceso a nuevas zonas una vez acabemos las tareas pendientes u obtengamos nuevos poderes tras desafiar las diferentes mazmorras.

Un mundo que, sin conseguir destacar en exceso, resulta ameno y entrañable, con zonas claramente diferenciadas, secretos ocultos a lo largo y ancho de la aventura que nos ofrece y media docena de personajes con la suficiente vida propia para dar cierto sentido a las monótonas misiones del juego. Algo que, además, se ve enriquecido por el trabajo de SHIMO y tosaka, los artistas que se encuentran tras los diseños de personajes y el brillante formato cómic —con un amplio acercamiento al manga y webtoon— con el que se nos narra la historia de Annika y compañía. Una de sus propuestas más interesantes. Ocurre lo mismo con el trabajo de Tomohiro Harada, que lidera el apartado musical con nota, siempre adaptándose a la situación de la obra, pese a que algunas de sus melodías pueden acabar resultando demasiado reiterativas.

Giraffe and Annika

Un trabajo con grandes ambiciones

Con todo, si bien la obra destila ese cariño especial y personal en todos sus puntos, también es innegable la necesidad de revisión para limpiar algunas de sus asperezas más notables. Y es que 'Giraffe and Annika' es una obra repleta de conceptos interesantes y grandes ambiciones que, al final, no consigue destacar en ninguna de las pretensiones que se propone al inicio. Y esto es algo que se hace notar, especialmente, en el apartado mecánico.

Los movimientos de nuestra protagonista, así como algunas de sus animaciones, resultan demasiado toscos y, aunque la respuesta a los controles no se encuentra afectada, los resultados acaban por resultar caóticos y provocan cierta inestabilidad que empaña su jugabilidad como juego de aventura. Un hecho que se extiende a lo largo de todo el juego y que, de nuevo, parece contemplar demasiadas opciones, complicando sus sistemas más de lo necesario. Más allá de las secciones de plataformas y exploración contamos con secciones de fotografiar, pequeños desafíos de disparar sobre raíles y, por supuesto, sus batallas contra jefes finales en base a juegos de ritmos. ¡Incluso incluyen diferentes dificultades!

Giraffe and Annika

Un conjunto muy equilibrado y completo para un título que no se extiende más allá de las cinco o seis horas de duración pero que parecen excesivos y, por desgracia, no consiguen funcionar con la fluidez necesaria. Algo que se hace notar especialmente en sus secciones subacuáticas que, sin embargo, resultan absolutamente absorbentes y hacen notar la delicadeza del estudio al trabajar los detalles del fondo marino y sus elementos.

'Giraffe and Annika' es, en esencia y en última instancia, el producto de los sueños de Atsushi Saito. Un primer trabajo para el director y el estudio que rebosa luz y color pero que también proyecta largas sombras. Algunas de ellas especialmente simples y que podrían ser arregladas a través de una revisión. Más allá de eso, hablamos de una obra dulce y reflexiva, que no ofrece menos de lo que proponía en sus anuncios y que, pese a sus errores, se siente como un cálido destello en las manos de quien lo juega. Un título encantador que, con sus más y sus menos, también supone un punto de partida a tener en cuenta para Atelier Mimina.

6,5

Lo mejor:

- Su historia y personajes, siempre entrañables

- La forma de narrar, a través del formato cómic

- Su delicadeza y el trabajo en los detalles que acompañan su mundo

Lo peor:

- Necesita limar algunas asperezas, especialmente en el control

- Las misiones acaban siendo excesivamente monótonas

- Resulta demasiado ambicioso para sus posibilidades

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.