avatar

Análisis de 'Deep Rock Galactic' para Xbox One; Incursiones enanas espaciales
¡PERO CUANTO ENANO!

Análisis de 'Deep Rock Galactic' para Xbox One; Incursiones enanas espaciales

Por Fco Javier Castro
PC XOne
Categoría: Analisis
29 de Mayo 2020 | 12:15

Enanos galácticos, asteroides por explorar, materiales por recolectar, armas originales, hordas enemigas de insectos y un plan de escape. Lo cierto es que para este análisis, además de invertir en un buen puñado de horas, he estado en la tesitura de otorgarle una descripción al género al que pertenece y no he podido establecerlo. Podríamos decir que estamos ante un shooter de aventuras con farmeo de materiales al que se le suman ciertas características RPG en un juego cooperativo (o solitario si preferimos hacer las incursiones en modo lobo solitario), y en el que debemos cumplir los requisitos para avanzar en las características de los personajes para... seguir trabajando. Bienvenidos al análisis de 'Deep Rock Galactic', el juego de los enanos molones por excelencia.

Deep Rock Galactic

Esos enanos son unos máquinas, y unos sinvergüenzas

Lo primero que hay que entender de 'Deep Rock Galactic' es que estamos ante un juego donde la evolución de las clases es lo primordial. Jugamos con y para los enanos, que tienen como misión principal extraer ciertos minerales de un gran asteroide para una gran corporación. Somos subcontratados para la compañía, y nuestras habilidades, armas y herramientas van del compás del trabajo que nos han determinado que tenemos que hacer. Todo gira alrededor de ellos, ya sea el desarrollo de estos simpáticos enanos excavadores como las recompensas que nos administra la propia corporación. Para ello contamos con 4 clases muy bien definidas con un rol muy marcado, lo que irremediablemente conlleva una buena cooperación de cara a superar los retos, misiones, recados e incursiones más difíciles. El desarrollo de los personajes, que va de la línea de conseguir nuevas mejoras para el equipo, está marcado por una serie de requisitos que van desde conseguir dinero a recolectar materiales especiales. A ello hay que sumarle una subida de nivel, el cual sirve al mismo tiempo como barrera para acceder a ciertas misiones específicas y recompensas únicas.

Las clases están divididas en cuatro: Perforador, Ingeniero, Artillero y Explorador. Cada una de ellas tiene sus propias propiedades y herramientas, así como armas especiales para hacer frente a las gigantescas hordas de insectos gálácticos que nos asediarán continuamente una vez nos encontremos en el asteroide espacial. A modo de resumen, el perforador será capaz de realizar grandes agujeros en el asteroide y de dinamitar grandes secciones del área, el ingeniero podrá construir una o varias torretas defensivas y colocar estructuras orgánicas para poder acceder a zonas elevadas o para dejarnos caer sobre las mismas para no sufrir daño, el artillero será nuestra primera línea de defensa ya que va equipado con una ametralladora garlic además de poder colocar una tirolina para que todo el grupo pueda deslizarse por ella y así salvar una zona infranqueable, y finalmente el explorador podrá procurar de luz en los recovecos más oscuros y utilizar un gancho para acceder a zonas altas de difícil acceso. Cada uno de ellos tiene un rol primordial, y deberemos cooperar para poder cumplir las misiones si queremos salir victoriosos de las incursiones en el asteroide.

Deep Rock Galactic

Un centro de mando muy completo

El título cuenta con la opción de jugar con amigos, en solitario o con desconocidos. Una vez arrancamos, lo primero que nos llamará la atención será nuestra sala de control, una sección de la nave de la corporación donde podemos administrar a nuestros enanos. Incluso tenemos nuestra propia habitación donde realizar diferentes tareas como adquirir habilidades, mirar estadísticas o cambiar de enano. Tenemos a nuestra disposición una mesa de trabajo, donde podemos adquirir nuevas mejoras para nuestras herramientas y armas que ampliarán su eficiencia, un monitor donde comprar mejoras para un dron llamado "Bosco" que nos acompañará durante la incursión si decidimos embarcarnos en solitario (el cual nos salvaguardará las espaldas y nos ayudará a recolectar minerales inaccesibles para algunas clases), una sección de armario para cambiar nuestro aspecto físico, una tienda para adquirir skins cosméticas a cambio de oro, y finalmente un taller y un panel de misiones especiales que se encuentran bloqueadas hasta que consigamos ascender a uno de los enanos hasta el nivel 25. En otras secciones de la nave también tendremos acceso a un salón conmemorativo, donde podremos apreciar los logros cosechados, un bar donde solicitar cervezas especiales con cualidades especiales que nos otorgan bonus para las misiones, y finalmente el mapa del asteroide, donde elegiremos la siguiente misión.

Una vez nos hayamos familiarizado con nuestro centro de mando, comenzará la ardua y peculiar misión de enriquecer a la corporación realizando incursiones al asteroide, realizando diversos objetivos como recolectar minerales, fósiles, huevos alinígenas, destrucción de enemigos blindados o recolección de cristales en una suerte de misiones que iremos desbloqueando al ritmo que subimos de nivel. La premisa es sencilla; aterrizamos en algún lugar en específico del asteroide, nos ponemos en marcha para realizar la misión encargada a la que le podemos sumar un objetivo opcional, cumplimos con dicho objetivo, no sin antes tener que pasar por un buen puñado de complicaciones como pueden ser terrenos inaccesibles, áreas llenas de incidentes naturales del propio asteroide, hordas y hordas de enemigos en forma de hormigas alienígenas y más desventuras, y finalmente planeamos nuestra fuga de tan inhóspito lugar, con una cuenta regresiva de hasta 5 minutos en el que nos toca correr para acceder a la cápsula de escape.

Deep Rock Galactic

Un planetoide muy movidito e inescrutable

'Deep Rock Galactic' cuenta con la creación de escenarios procedurales, lo que se traduce en escenarios que son creados de forma aleatoria, los cuales podemos destruir a placer, ya sea para acceder a minerales, abrirnos paso hasta otra sala e incluso crear túneles para comunicar diferentes áreas. Algunos de los enanos son especialmente eficientes para estas tareas, así que en este sentido no hay límites. El asteroide está compuesto de 8 secciones con biomas únicos con sus propias peculiaridades, así que es bastante habitual encontrarnos con cosas como hielo que se agrieta a nuestro paso, terremotos que hacen tambalear la caverna entera, fosas de aire que nos empujan con violencia y nos hacen salir volando, plantas tropicales tóxicas y un sin fin de peligros que nos acompañarán por todo un asteroide que hará de todo menos ponernos las cosas fáciles. Todo ello mientras intentamos abrirnos paso por el interior de los escenarios, envueltos en oscuridad permanente que solo podremos dilucidar gracias a las bengalas y a ciertas herramientas que nos ayudarán a tener más luz por un corto periodo de tiempo.

En cuanto a los enemigos, solo existe un tipo, y es un gran enjambre de hormigas alienígenas que nos acosará continuamente, con sus propias subsespecies que van desde tejedoras de tela, obreras, gusanos perforadores, hasta súper blindados, gigantes explosivos que al morir serán capaces de crear un gran cráter, o las temidas hormigas voladoras que serán capaces de raptarnos para elevarnos a zonas altas y dejarnos caer para que muramos en la caída. Así pues el escenario ya de por sí nos complicará las cosas para acceder a ciertas zonas y las hordas intentarán acabar con nosotros por todos los medios. En este punto tal vez se echa en falta un poco de variedad en los enemigos, ya que pueden llegar a hacerse repetitivos.

Deep Rock Galactic

Una carrera en la minería, el sueño de cualquier enano

Como ya hemos mencionado, todo gira en torno a la evolución de las cuatro clases y sus mejoras. El problema que le vemos es que una vez has pasado una veintena de horas a los mandos de 'Deep Rock Galactic' sientes que ya los has hecho todo y lo que queda de telón de fondo es seguir mejorando al personaje. Sí, es cierto que a medida que avanzas en nivel se abre la posibilidad de realizar misiones opcionales que nos brindan con la posibilidad de conseguir nuevas armas. Por poner un ejemplo, las armas principales del perforador son un lanzallamas y una pistola, y tras muchas horas tenemos la opción de desbloquear un lanzador de hielo para congelar a los enemigos y una pistola de energía. Cada clase tiene sus propias armas especiales para desbloquear, pero por desgracia se tarda demasiado en llegar a los requisitos mínimos para estas misiones, así que literalmente puedes estar medio centenar de horas para acceder a esos recursos. Ocurre lo mismo con el taller y las incursiones, los cuales se desbloquean tras ascender a un personaje a nivel 25, momento que tendremos acceso a mejoras de núcleo para las armas y a incursiones profundas, una variante más desafiante de las misiones conocidas. Y volvemos a lo mismo, el juego reincide en las mismas misiones y mecánicas una y otra vez, con lo que puede llegar a cansar un poco. Eso sí, os garantizamos que mientras tengáis amigos con los que jugar, raras serán las ocasiones en que sintáis esa monotonía. Aún así, no le vendría mal más variedad a la hora de cumplir los contratos, e incuso alguna clase extra, aún cuando las que hay disponibles son muy complejas y están muy bien pensadas.

Deep Rock Galactic

Apartado visual discreto, pero efectivo

La versión analizada es la de Xbox One X, y nos ha sorprendido lo bien que funciona en cuanto a rendimiento. No podríamos asegurar que el juego se mantenga a 60 frames por segundo, pero lo cierto es que se siente muy fluido. Con un aspecto muy colorido y sabiendo manejar muy bien la iluminación, estamos ante un título simple en el apartado puramente visual pero al mismo tiempo llamativo. Dentro de las limitaciones que supone los escenarios procedurales, se sienten bastante inspirados gracias a los diferentes biomas y sus peculiaridades, donde tan pronto estamos en una caverna arenosa, como en una especie de glaciar gigante o un bosque subterraneo.

En el apartado sonoro, obtenemos algunas melodías simpáticas que acompañan en las incursiones, temas bastante bien seleccionados que, sin destacar, se encuentran ahí para ambientar el asteroide y la acción cuando esta aparece. Además los enanos son un continuo en los comentarios, así como el encargado de guiarnos en las incursiones (eso sí, las voces en inglés). Los efectos sonoros son correctos y los guturales sonidos que profieren los enemigos pueden llegar a poner los pelos de punta en medio de la oscurdad.

Deep Rock Galactic

Conclusiones

'Deep rock Galactic' es una buena propuesta si lo que queremos es pasar muchas horas jugando con amigos, desconocidos o incluso en solitario. Sin pertenecer del todo a ningún género, tiene mecánicas FPS mezcladas con aventura y farmeo, con un gran desarrollo de clases y un gran componente de cooperación. No nos cabe duda de que su propuesta se siente bastante innovadora dentro de un mercado en el que es difícil hacerse un hueco. Es un título que ofrece incontables horas de diversión y que nos obligará a preparar las incursiones a conciencia. No obstante al cabo de muchas horas puede llegar a antojarse algo repetitivo, ya que tampoco aporta demasiada variedad en las misiones, y por momentos podemos llegar a sentir que estamos repitiendo un objetivo de más.

Tiene un apartado audiovisual que, sin destacar en absoluto, se siento robusto y gracias a su diseño artístico y su motor de iluminación es agradable de ver. El apartado sonoro cumple, sin llegar a destacar, y se encuentra ahí para acompañarnos en la incursión al asteroide, que es realmente lo que cobra más peso.

7,5

Lo mejor:

-Clases muy bien desarrolladas

-Los escenarios procedurales están muy bien conseguidos

-Tremendamente divertido con amigos

Lo peor:

-Puede llegar a volverse repetitivo

-Hay que invertir una gran cantidad de horas para el desarrollo de personajes, demasiadas

-Poca variedad en los objetivos

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.