avatar

Análisis de 'Baba is You' para PC, el poder de las palabras
BABA IS LOVE

Análisis de 'Baba is You' para PC, el poder de las palabras

Por Jonathan León
PC SWITCH
Categoría: Analisis
3 de Mayo 2019 | 14:45

El diseño de videojuegos es un diálogo. Sus creadores verbalizan lo que nos quieren decir a través la forma en la que disponen los elementos del juego; tratan de comunicarnos, entre otras cosas, cómo hay que jugar. Nosotros, los jugadores, respondemos a ese mensaje dirigido hacia nosotros mediante el propio acto de juego. Que el diálogo fluya correctamente depende, por un lado, de cómo descifremos los códigos propuestos, y por otro, de que estos se expliquen a sí mismos de manera coherente. No obstante, no siempre el camino designado es el único viable, y como en las buenas conversaciones, cada interlocutor tiene algo que aportar que el otro no esperaba y que enriquece el tema del que se habla. En los videojuegos, el ejemplo más rotundo es el speedrun, todo un arte surgido de la no intencionalidad. Pero quizás ahora no sea el momento de hablar de eso.

Tratar de comunicar sin mediar palabra, y en completo diferido, es una de las tareas más titánicas a la hora de diseñar juegos. No solo que el mensaje llegue lo más inmaculado posible, sino también lograr que eso que dices haga que el jugador aprenda algo y se replantee cosas sobre su forma de abordar la situación. El género de los puzles es básicamente eso: alguien incitándonos a pensar fuera de nuestros límites, a ver la otra cara que estaba oculta tras capas y capas de obviedades que pululaban en la superficie de nuestro pensamiento. El lenguaje son tanto las reglas del juego como el diseño del puzle, y nosotros tenemos que adaptarnos para hablar a la misma frecuencia. En 'Baba is You' las reglas son, a su vez, el propio lenguaje.

Palabras que se juegan

Recuerdo que, cuando estudiaba sintaxis en el instituto, lo consideraba una especie de juego. No había que reordenar nada, así que tampoco era un rompecabezas, pero sí que tenía que desenmarañar el misterio de cómo funcionaba esa oración, descubrir qué era lo que la hacía ser una máquina de engranajes precisos. Cada elemento tenía una función y todos trabajaban en equipo para llevar un mensaje cristalino a quien leyera la frase en cuestión. El más mínimo cambio podía hacer que su significado fuera completamente distinto. Era divertido pensar en las diferentes connotaciones que pudiera tener cada variante, y esa es justamente la propuesta del título de Arvi Teikari. Jugar con el lenguaje, explorar posibilidades, y descubrir nuevas formas de entender aquello a lo que nos estamos refiriendo según cómo hablamos.

Baba is You

'Baba is You' es el nombre del juego y, al mismo tiempo, su mecánica principal. Baba eres tú, hasta ahí todo bien, pero si Baba no eres tú, pierdes. Aunque tú no tienes por qué ser Baba, también puedes ser una roca, una bandera, o incluso un muro de hormigón, siempre y cuando en pantalla exista una frase que implique que "algo" eres tú. Elimina cualquiera de las tres palabras que forman la oración, y nada tendrá sentido.

Todo ello se explica de manera magistral en el tutorial del principio, pensado para dejarnos trastear con las incontables posibilidades que brinda esta sintaxis jugable. Muestra clara, concisa y divertida de lo que va a ser 'Baba is You' el resto del tiempo: un juego que comunica su idea perfectamente sin necesidad de usar palabras, salvo las que son parte del puzle. Una roca puede convertirse en agua, y ese trozo de agua hundirnos al tocarla, o dejarse empujar como si fuera esa misma roca que era hasta hace unos segundos.

Reconstruir significados para llegar a nuevas cotas que antes eran inimaginables. Si el lenguaje limita nuestro pensamiento, y los puzles tratan precisamente sobre pensar más allá de lo establecido, la obra de Teikari es una maravillosa contradicción que nos enseña que el lenguaje, al final, no tiene por qué ser una barrera, sino una herramienta con la que conocer más y adoptar nuevas perspectivas. Las reglas del lenguaje son consenso social, pero ese consenso lleva siglos y siglos siendo cada vez más difuso y maleable. No hay nada absoluto, e igual que el lenguaje inclusivo se está extendiendo cada vez más para ayudarnos a entender que existen muchas personas fuera de ese otro constructo que es la heteronormatividad, 'Baba is You' nos insta todo el rato a hacer posible lo que a priori parece imposible, a base de modificar las construcciones de palabras de mil formas distintas y experimentar con sus efectos. Las frases son las que moldean la realidad que es cada nivel de 'Baba is You'; cambiarlas, es cambiar la realidad.

El juego hace click de verdad cuando comenzamos a darnos cuenta de que, en el fondo, todo puede ser cualquier cosa. Que en la mayoría de niveles tú seas Baba, no significa que Baba sea intrínsecamente un avatar. Mientras haya una frase que lo diga, Baba puede tener las mismas propiedades que un cangrejo, una estrella, o una bandera. Es, una vez más, el propio juego hablándonos a través de sus mecánicas: todo es posible, pero siempre hay algo inmanente, y eso eres tú. Se ha hablado mucho de cómo los videojuegos como medio se caracterizan porque necesitan que el jugador interactúe para que este siga su curso normal; un interlocutor. Como decía, los juegos son diálogo, tratan sobre aprender desde ambas partes y cooperar para conseguir que cristalice una catarsis. En 'Baba is You' no tiene sentido que no haya un jugador, un "tú", porque de lo contrario, todo sería rígido, inmutable, seco. Pero al actuar, insuflamos cambio, distintas posibilidades y perspectivas que solo son posibles mediante el diálogo, cuando salimos de nuestra burbuja de identidad.

Reciprocidad como motor del cambio

Baba is You

Comentaba al principio que gracias a eso se pueden llegar a alcanzar nuevas cotas no previstas, y efectivamente ese es el mantra al que se adscribe este juego en la mayor parte de sus niveles. Múltiples posibilidades a la hora de encontrar la solución a los niveles, como bien nos anticipaba ese brillante tutorial. Sin embargo, los puzles más difíciles tienden a caer en la limitación extrema de nuestras posibilidades para que la solución sea rebuscadamente única. Cuantas más reglas inamovibles hay, más difícil es, pero también menos estimulante.

'Baba is You' es muy difícil. Arvi Teikari es un genio maníaco de las deducciones. Pero ese no es un punto negativo, ni mucho menos. Parte de la gracia de los juegos de puzles es esa: darnos contra un muro hasta que tenemos ese momento eureka que lo soluciona todo. Es más, permite bastante libertad en cuanto al orden en el que encarar los rompecabezas, por si se nos atasca uno, probar suerte con otro a ver si es más asequible, y dado que nunca se nos pide superar la totalidad de estos para completar un mundo, se agradece esa agilidad. El problema quizás sea que brilla más cuando trata de introducirnos sus mecánicas, que cuando da por hecho que ya las conocemos y nos suelta en mitad de la selva con un puzle que de solo verlo se nos queda la cara de la señora esta del meme de los cálculos matemáticos, pero multiplicada por 20 en intensidad.

Las primeras 4 ó 5 fases de cada mundo son geniales, enseñan a jugar de manera inteligentísima con los nuevos elementos que ahora debemos tener en cuenta, y casi siempre permiten múltiples soluciones. Las últimas no lo son tanto, porque a veces asumen que conocemos ciertos trucos que todavía no habíamos asimilado, y porque limitan demasiado (casi siempre) nuestra creatividad a la hora de abordarlos. El salto entre estos y los anteriores es demasiado grande, pero eso no quita que, incluso los más difíciles sean diseños de calidad y altamente gratificantes de superar. Lo mejor, sin duda, es ver que nunca parecen agotarse sus ideas. Cada nueva área trastoca aún más las reglas que parecían tan asentadas, y cuando todo indica que no puede ir a más, lo hace.

Baba is You

Me quedo con eso de 'Baba is You'. Ha sido un viaje duro, pero en el que el anglosajón "sense of wonder" nunca ha dejado de acompañarme. Maravillándome siempre con su capacidad para hacerme pensar en lo que nunca había pensado, para hacerme creer que lo imposible es posible; una mentalidad que por su vacuo optimismo nunca me ha hecho tilín especialmente, pero en la que este juego me ha hecho caer de lleno. Todo puede significar cualquier cosa si así lo aceptamos, ergo podemos dar lugar a situaciones imposibles modificando solamente cómo entendemos el lenguaje, rompiendo la realidad a la que este nos tiene maniatados. Pero no deshaciéndonos de él, sino explorando su infinita versatilidad.

Y sin embargo, siempre permanece una parte de ti, lo que te define. Tú siempre eres tú, pero tu individualidad no impide que puedas ser también cualquier otra cosa, y seguir siendo tú. Todos cambiamos al aprender, al considerar nuevos puntos de vista. 'Baba is You' es un juego sobre aprender. Un diálogo.

9,0

Lo mejor:

- Un concepto original y bien aprovechado

- Excelente introducción a sus mecánicas y conceptos

- Sus ideas no se agotan nunca, siempre sorprende

- Una poderosa lección sobre la importancia del lenguaje

Lo peor:

- Los niveles más difíciles suelen ser los menos interesantes

Artículos recomendados

 
COMENTARIOS
Puedes y , o comentar rellenando los campos a continuación.