Impresiones de 'Agents of Mayhem'
2
PROVOCANDO EL CAOS

Impresiones de 'Agents of Mayhem'

Por Daniel G. Astarloa
PC XOne PS4
Categoría: Avance
14 de June 2017 | 19:52

'Saints Row IV' es un título que de verdad le encanta a este redactor. La cuarta entrega de la saga sandbox de salió de las normas establecidas y volvía una locura todo lo que tocaba, otorgando diversión sin igual con su carisma y ganas de hacer reír. Era un título especialmente único, uno que tenía muy claro hacia dónde quería dirigirse con su público.

Es lógico, por tanto, que tuviese mucha curiosidad por ver hacia dónde se dirigía Volition, desarrolladora del juego, tras semejante explosión de creatividad. La sorpresa no ha llamado a tantos, pero tiene un resultado que merece ser observado con detenimiento: se trata de 'Agents of Mayhem', y puede que sea la siguiente gran licencia de este estudio.

Agents of Mayhem

Has sido un chico malo

De nuevo, Volition hace lo que quiere con su argumento y nos presenta una premisa extravagante y llamativa. Una serie de supervillanos con cara de pocos amigos se ha reunido para crear LEGION (League of Evil Gentlemen Intent on Obliterating Nations), una organización que pretende dominar el mundo a través de la tecnología, cultura y música barata. Sólo podemos detenerlos nosotros, los agentes de MAYHEM (Multinational Agency for Hunting Evil Masterminds), enfrentándonos cara a cara a los miembros de LEGION y su jefazo: el doctor Babylon.

En efecto, esta es una trama de cómic americano de los años setenta muy típica. La cosa es que nuestros protagonistas tampoco son unos santos y estamos combatiendo el fuego con fuego: nuestros personajes también son una amenaza para la ciudadanía a considerar, aunque lo son más por su tono gamberro que por la capacidad de destrucción masiva. No es un concepto desconocido, pues éramos iguales en la saga 'Saints Row', en la que podíamos comportarnos mal pero el extraterrestre dictatorial de turno podía ser más maligno. Y seamos francos, ser malos sienta bien de vez en cuando.

Tenemos doce personajes con los que jugar, más alguno especial como Gat de 'Saints Row' si reservamos el juego. Debemos seleccionar a tres para formar un equipo y dirigirnos hacia la batalla con el equipamiento previo que hayamos escogido: cada agente tiene sus propias características y fortalezas, así que imaginad las combinaciones que se pueden dar pensando bien a quiénes utilizar.

Poderes especiales para todos

Y, por supuesto, no sólo se queda en cambiar las armas. Cada personaje sube de nivel y mejora mientras lo usamos, y tienen sus propias habilidades que podemos desbloquear y mejorar a nuestro gusto. Ese toque RPG da un punto personal al juego que nos permite la especialización a la par que la personalización, algo que se agradece en todo momento para hacer nuestras partidas únicas.

Seúl, una gran ciudad

Los personajes que manejamos son profundos en la jugabilidad y las misiones están llenas de humor, pero hablemos del mundo. Sí, MAYHEM tiene su propia base de operaciones y nos moveremos mucho por aquí, sea para seleccionar nuestro equipo, mejorar nuestras habilidades o mandar a agentes a misiones encubiertas alrededor del mundo. Pero la diversión principal está en el mundo abierto de la ciudad de Seúl.

Es un curioso lugar para elegir presentar un videojuego, pero uno efectivo. La ciudad es algo pequeña en lo que pudimos jugar, pero está llena de misiones, bases que conquistar y recorrerla se vuelve de buen gusto gracias a las habilidades especiales de nuestros agentes y algunas extras a modo superheroico. Podemos coger vehículos para ir de un punto a otro también, pero si tenemos la capacidad de hacer saltos enormes y disfrutar así de las calles y edificios, ¿por qué renunciar a ello?

Agents of Mayhem

La clase de misiones que podemos realizar varía de un punto a otro, siendo algunas más destacadas que otras. Tenemos bastantes que se repiten en mecánica, pero hay algunas muy divertidas en lo que pudimos probar que saca todo el potencial de un concepto como este, enfrentándote a jefes finales como robots gigantes. La verdad es que no hay mucho lugar para el aburrimiento, aunque pueda parecer que sea fácil entrar en la repetitividad.

En resumidas cuentas, este es un juego que se nota como algo fresco por parte de Volition y al que este redactor tiene ganas de echar mano a la versión final, aunque parece algo menos potente que a lo que estamos acostumbrados con 'Saints Row'. Tendremos que quedarnos por ahora con las ganas de profundizar y esperar al 18 de agosto, cuando podamos desatar el caos en Seúl.

 
COMENTARIOS
Puedes registrarte y conectarte, o comentar rellenando los campos a continuación.